El camino a través del TIPNIS, que debía ser financiado por el BNDES, generó profundo rechazo.