Hillary, la primera entre todas

Nunca antes en la historia de Estados Unidos una mujer había logrado la nominación presidencial. Hillary Rodham Clinton, de 68 años, abogada, exsenadora, ex primera dama y exsecretaria de Estado lo hace por primera vez.
Hillary, la primera entre todas
Hillary, la primera entre todas
domingo, 12 de junio de 2016 · 00:00
Aldea Global / ANSA

El ascenso de Hillary Clinton, o Hillary a secas, como se la conoce en Estados Unidos, como si fuera una personalidad del mundo de la música o la televisión, la llevó a convertirse en la primera mujer en la historia del país que está en carrera para la Casa Blanca.
 
Su cara es conocida por todos. Desde su imagen como estudiante en los años 60, a joven abogada en los 70, hasta convertirse en primera dama junto al presidente Bill Clinton en los 80, y más tarde como senadora y secretaria de Estado en el nuevo milenio.
 
Hace ocho años quedó relegada en su camino a la Casa Blanca ante el entonces senador por Illinois, Barack Obama, quien conquistó la nominación demócrata para luego convertirse en el primer presidente afro-estadounidense de la historia de Estados Unidos.
 
Tenía en ese momento 18 millones de votos en su espalda, que la habían apoyado para ser la primera mujer en obtener una nominación presidencial, que finalmente se le escapó.
 
Ahora le llegó la posibilidad de pelear por llegar a la Casa Blanca. Es la oportunidad en la vida política de Hillary Rodham Clinton.
 
Primera de la clase desde siempre, tendrá que pelear contra la poca capacidad de infundir confianza y de suscitar empatía, su talón de Aquiles, para el sprint final hacia las presidenciales del 8 de noviembre próximo.
 
Como Primera Dama, Bill Clinton le confió una de las tareas más ambiciosas de su administración: la de transformar el sistema sanitario.
 
Fracasó en su intento y casi pone en peligro la presidencia de su marido.
 
Temida en el interior de la Casa Blanca, aún se recuerda cuando en 1995 intervino en la Conferencia de Naciones Unidas sobre la Mujer en Pekín, definiendo los derechos de las mujeres como "derechos humanos”.

Una intervención fuerte e inteligente
 
Fue más tarde senadora por Nueva York, antes de intentar la nominación presidencial demócrata de 2008. Pero no pudo contra el carisma de Obama y el mensaje de cambio que proponía el senador.
 
En el primer gobierno de Obama se transformó en secretaria de Estado. Y como jefe de la diplomacia estadounidense sufrió el ataque contra el Consulado de EEUU en Bengasi de 2011, donde murió el embajador en Libia.
 
El manejo de esa situación así como el escándalo por el uso de su cuenta de correo electrónico personal en lugar del gubernamental, son dos de los puntos débiles que aprovechan sus rivales para atacarla.
 
HIstórico
  • Es la primera mujer en 240 años de la historia de Estados Unidos en ser elegida candidata a la presidencia de su país.
  • Lo logra 96 años después de que las mujeres alcanzaran el derecho al voto en Estados Unidos.
  • Hace ocho años Hillary perdió contra Obama, quien entonces hizo historia al ser el primer candidato afro a la Casa Blanca.
  • Según los sondeos, curiosamente el sector de la sociedad al que Clinton más le cuesta seducir es el de las mujeres.
  • Su lucha contra Donald Trump es vista como un referendo sobre el rol de la mujer estadounidense en la política.
  • Recién el 25 de julio próximo será la candidata oficial cuando se celebre la Convención Nacional Demócrata.

Consejo a Hillary: "A renovar el vestuario”

 
Ricos y famosos sostienen que si la flamante candidata demócrata Hillary Clinton quiere llegar al corazón de la clase media estadounidense, tendrá que cambiar su manera de vestir.

Es que, según sus detractores, la exsecretaria de Estado se viste como una millonaria.
 
Lucir como una empresaria rica, al parecer, es primordial para esta abogada, quien invierte al menos 200 mil dólares al mes para vestirse en su campaña presidencial, según el New York Post.
 
Vestidos y trajes de altos diseñadores, zapatos costosos y joyas de las más reconocidas marcas son una constante para la candidata presidencial.
 
Varios medios señalaron, por ejemplo, el paso en falso de Hillary luego de haberse presentado en un discurso con un abrigo de la firma italiana Giorgio Armani, de un costo estimado en 12.500 dólares, mientras predicaba sobre la necesidad de resolver las desigualdades sociales en Estados Unidos causada por la disparidad de los salarios, según Ansa.
 
Sus detractores aseguran que su modo de vestir es una señal de distancia con el ciudadano común, reforzando la imagen de una Hillary  out of touch  (ajena a la realidad).

 

Valorar noticia