La corrupción da un giro tragicómico

José López fue la mano derecha del exministro de Planificación de Argentina Julio de Vido. Fue descubierto esta semana intentando esconder bolsas de dinero en un monasterio de monjas. La corrupción, así, dio un giro tragicómico.
La corrupción da un giro tragicómico
La corrupción da un giro tragicómico
domingo, 19 de junio de 2016 · 00:00
Fátima Molina C. / Agencias

Con la reciente detención de un prominente exfuncionario estatal argentino que trató de esconder bolsas con millones de dólares lanzándolas por encima de una pared de un monasterio, los hallazgos de corrupción en América Latina se van sumando y han dado un giro tragicómico.  
 
El martes pasado, el actual diputado del Parlasur y quien fuera el poderoso responsable del dinero de las obras públicas durante el kirchnerismo, José López, fue detenido cuando intentaba ocultar en un monasterio bolsos y una maleta cargados con 8,982 millones de dólares, más 153 mil euros, 49.800 pesos y costosos relojes, en una escena calificada de "película” por el gobierno de Macri; sí, película, pero de humor negro.
 
El actor de este filme es el exsecretario de Obras Públicas durante las administraciones de Néstor Kirchner (2003-2007) y Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015), que además llevaba consigo una carabina calibre 22.
 
López fue la mano derecha del exministro de Planificación Julio de Vido, quien también está bajo la lupa judicial por supuestos casos de corrupción. De Vido, mientras ostentó su cargo, visitó Bolivia y en Argentina recibió al presidente Evo Morales, para tratar asuntos relativos a hidrocarburos y la compra de un reactor de investigación nuclear.

Casi peor que el caso de Lázaro Báez
 
El caso de López en Argentina es peor que el de la difusión de Canal 13 de ese país de un escandaloso video, en marzo pasado, que mostraba al hijo y al contador de Lázaro Báez contando miles de dólares y euros en efectivo, arrastrando bolsos con billetes y brindando para celebrar el fin de la operación con whisky y habanos. La difusión de ese video produjo una conmoción social, política y judicial que aún resuena en el vecino país.
 
Báez, el empresario con mayores vínculos económicos con la familia Kirchner y hasta hace poco un poderoso zar de la obra pública en la Patagonia, fue detenido tras la difusión del video, acusado de lavar cinco millones de dólares provenientes de la evasión fiscal a través de operar la "cueva financiera” SGI (conocida como "La Rosadita”). Su contador, al que se veía en el video, también fue detenido.

En todas partes se cuecen habas
 
En Brasil, en el caso que atañe a su expresidente  Lula da Silva, los fiscales federales, a cargo del proceso por corrupción en Petrobras, escándalo conocido como "Petrolao”, afirmaron esta semana tener pruebas para imputarlo por los favores que recibió de dos grandes empresas constructoras.
 
Los fiscales de la Operación "Lava Jato” dijeron que cuentan con "pruebas contra Lula en tres procesos distintos por lavado de dinero y corrupción que tienen una pena de 15 años de prisión”, de acuerdo a informaciones recientes de la cadena Globo.
 
Según los fiscales, se obtuvo un amplio material "probatorio” sobre los "favores” recibidos por el exmandatario Lula da Silva de parte de las empresas constructoras OAS y Odebrecht, como ser la compra de un departamento en la ciudad balnearia de Guarujá, en el litoral de Sao Paulo, la cual siempre fue desmentida por Lula y sus abogados.
 
Para los fiscales, OAS asumió el costo de ese "triplex” (departamento de tres pisos) como un "favor” a Lula por autorizar o consentir contratos irregulares de Petrobras con esa constructora. Se menciona también que Odebrecht financió la remodelación de una quinta frecuentada por Lula en la localidad de Atibaia, en el interior del estado de San Pablo.

"Es evidente que si Lula recibió esos favores de las constructoras, está claro que hubo un grave conflicto de intereses, es algo muy serio”, dijo a una radio de Sao Paulo el editor de Época, Joao Gabriel de Lima, según la agencia Ansa.    
 
Hace tres meses Lula fue detenido por algunas horas para que declare ante fiscales y policías en el aeropuerto de San Pablo, lo cual desató una airada protesta del público en esa estación aérea y del mismo expresidente.

También el expresidente de Diputados
 
Esta semana, el Consejo de Ética de la Cámara de Diputados de Brasil aprobó también el pedido de expulsión del poderoso presidente del Legislativo, Eduardo Cunha, por haber violado el decoro al negar que tenía cuentas bancarias en el exterior, según la prensa brasileña.
 
"Estamos ante el mayor escándalo que este colegiado haya juzgado, no se trata apenas de omisión, de mentira, sino de una trama para enmascarar la evasión de divisas y el fraude fiscal”, señaló en la ocasión el relator del caso, Marcos Rogério, en referencia a que Cunha poseía al menos cuatro cuentas bancarias en Suiza sin declarar, según el portal de Globo.
 
Cunha, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) del presidente Michel Temer, presidió la cámara baja hasta el 5 de mayo, cuando fue suspendido como diputado por el Supremo Tribunal Federal, ya que estaba procesado por varios delitos de corrupción en el marco de la causa "Lava Jato”.
 
89 casos de corrupción en Venezuela
 
El Parlamento venezolano –de mayoría opositora– se encuentra investigando 89 presuntos casos de corrupción por 69.000 millones de dólares que involucran a funcionarios y exmiembros del gobierno del presidente Nicolás Maduro.

"Con ese dinero se puede financiar la canasta básica para 900 millones de personas. Se puede alimentar a todo el país por 30 años”, aseguró el diputado Freddy Guevara, presidente de la Comisión de Contraloría, que realiza las indagaciones, según versiones periodísticas del país caribeño, al hacer la denuncia.
 
El parlamentario aludía al desabastecimiento de alimentos y medicinas que afecta a Venezuela, sumergida en una crisis económica agravada por la caída del ingreso petrolero.
 
Guevara sostuvo que esos capitales han sido enviados a cuentas en el exterior y que el objetivo es "ubicar dónde están” y "repatriarlos”.
 
Las pesquisas incluyen a la estatal petrolera PDVSA, que –según las cifras citadas por Guevara– ha sufrido una desviación de recursos por al menos 7.000 millones de dólares.
 
El presidente Maduro, al respecto, aseguró que las acusaciones de ineficiencia y corrupción son parte de una maniobra de la oposición para desestabilizarlo y propiciar su caída.