Colombia acaricia la paz

El 23 de junio de 2016 será recordado como un día histórico. El Gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC firmaron en La Habana, Cuba, un acuerdo de cese del fuego bilateral y definitivo, lo que pondrá fin a cinco décadas de conflicto sangriento.
Colombia acaricia la paz
Colombia acaricia la paz
domingo, 26 de junio de 2016 · 00:00
Aldea Global  / Raúl Peñaranda U.

Miles de horas de complejas negociaciones, numerosas amenazas de romper el diálogo, obstáculos imprevistos y fluidez cuando no se esperaba. Y un continente anhelante de ver que Colombia alcance la paz.

El jueves 23 de junio será recordado como un día histórico.  El Gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC firmaron en La Habana, Cuba, un acuerdo de cese del fuego bilateral y definitivo, lo que pondrá fin a cinco décadas de conflicto sangriento. Ese alto al fuego servirá para seguir negociando los puntos finales del acuerdo de paz definitivo, todavía por un plazo cercano a los dos meses.

El presidente Juan Manuel Santos y el comandante de las FARC, Timoleón Jiménez Timochenko firmaron los documentos ante la presencia del anfitrión, el líder cubano Raúl Castro, y los presidentes de Venezuela, Nicolás Maduro, Chile, Michelle Bachelet y México, José Peña Nieto. Asistieron también el secretario general de la ONU Ban Ki-moon y decenas de invitados especiales.

En la madrugada del miércoles 22 los negociadores de ambas delegaciones lograron ponerse de acuerdo en el punto referido al fin del conflicto, el tercero dentro de la lista de cinco que se pactaron en noviembre de 2012 (siendo los otros cuatro los siguientes: "desarrollo agrario integral”, "participación política”, "la solución al problema de las drogas ilícitas” y "resarcimiento a las víctimas”).

El tema del fin del conflicto es trascendental y definirá las zonas de ubicación de las tropas guerrilleras para la verificación del cese bilateral del fuego; el cronograma de la dejación de armas y las garantías de seguridad para los combatientes.

Próximos pasos

Firmado el cese del fuego, la firma definitiva de la paz se daría en dos meses, según los cronogramas conocidos, y se realizaría en Bogotá, la capital colombiana. Una vez realizado aquello, seguirá la convocatoria a un plebiscito que autorice (o rechace) mediante el voto popular lo pactado entre las partes.

Para ese momento, la Corte Constitucional debe haberse pronunciado sobre la convocatoria a ese referéndum, que no estaba previsto en la economía jurídica colombiana.

Un día después del plebiscito, el presidente Santos activará el mecanismo de "procedimiento legislativo especial”, que le permita implementar las leyes y normas necesarias para implementar los acuerdos.

En primer lugar se debe reunir a los distintos frentes de las FACR que operan a nivel nacional en zonas determinadas del territorio. Ello podrá hacerse debido a la modificación de la Ley de Orden Público. El Gobierno suspenderá las órdenes de captura de los guerrilleros ubicados en estos lugares.

El diario El Tiempo de Bogotá informó que esta tarea requiere una detallada labor logística que implica dar alimentación, agua e incluso medidas sanitarias para los guerrilleros.

Crímenes

Entre los documentos más difícilmente negociados están los que tienen que ver con la denominada "justicia transicional”, mediante la cual civiles que han cometido delitos serán cobijados. El acuerdo establece que quienes hayan estado involucrados a nivel individual, de diferentes formas y en diferentes grados, en la comisión de delitos dentro del conflicto armado como consecuencia de su relación con alguna organización armada ilegal, no serán sancionados. Solo habrá penas para los responsables de las acciones más graves y representativas.

Es por ello que un Tribunal para la Paz  concentrará sus esfuerzos de juzgamiento y sanción para la "comisión de los delitos más graves y representativos, en particular aquellos que adquieran la connotación de crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad y genocidio”. Los demás, quedan exculpados, pero los límites entre un caso y otro pueden ser difíciles de identificar.  

 

Cerca del fin a 50 años de conflicto

Aldea Global

 Tras casi cuatro años de negociaciones, ambas partes están a un paso de firmar la paz. Esto, ya que ayer la comisión negociadora del Gobierno colombiano y la guerrilla más antigua de América Latina anunciaron en La Habana que llegaron con éxito a un acuerdo para el cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo, "la entrega de armas; las garantías de seguridad y lucha contra las organizaciones criminales”, declararon en conjunto. 

El acuerdo es un hecho histórico y simbólico tras más de 50 años de conflicto armado que ha dejado 220 mil muertos y 45.000 desaparecidos, además de casi siete millones de desplazados en Colombia. El pacto está compuesto por tres temas que son parte del "fin del conflicto”, una de las materias dentro de la agenda para firmar la paz. El gobierno espera que el proceso culmine con la firma de la paz en unos dos meses.

A pesar de que el anuncio no implica que se firme la paz en este momento ni que se deje la violencia de inmediato, sí significa un gran avance para el Gobierno colombiano y la guerrilla, que desde fines de 2012 llevan adelante negociaciones para poner fin al conflicto. En marzo pasado, ambas partes no lograron firmar la paz tal como habían anunciado en septiembre de 2015. Lo hicieron esta semana. (La Tercera).