La Paz, Bolivia

Lunes 26 de Junio | 23:32 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Minuto 90

Furia de titanes

Álvaro Loayza Desde el Camp Nou

En un Camp Nou como imponente marco, se enfrentaron dos equipos que se están jugando cuerpo a cuerpo las mayores glorias de la temporada (Liga y Champions); un Barça de corte clásico, con esa pléyade de estrellas que viene deleitando hace más de un lustro ante un enorme e inopinado Atlético de Madrid, que pese a manejar presupuestos incomparables con la de los dos gigantes españoles, se ha erigido como una escuadra sorprendente, confiada, valiente, intensa, eficaz y ganadora, construida a imagen y semejanza de su entrenador el  Cholo  Simeone.
El encuentro estuvo a la altura de las expectativas con los roles muy marcados, un Barça dominador y con el control del balón, liderado por un Busquets sobresaliente, haciendo de titiritero en el centro del campo y un Atleti ordenado, áspero y solvente, con Miranda como puntal de una defensa casi infranqueable.
 El primer tiempo se tuvo las tempranas bajas de Piqué para los baulgranas y de Diego Costa para los colchoneros, reemplazado por su tocayo Diego Ribas. El juego transcurrió al compás del Barça, pero el peligro sobrevoló el arco de Pinto con dos remates de Villa, uno afuera y el segundo paradón.
La segunda parte, cuando recién se iba armando el ajedrez, tras un pase de Gabi, Diego Ribas sacó un bombazo que se clavó en el ángulo de Pinto, dejando estupefacto a un Camp Nou admirado, mudo y pasmado. El Barça no terminaba de agarrarle el pulso al partido hasta que acaecieron los cambios: entró Alexis; Neymar, que había naufragado hasta entonces, pasó a la banda izquierda, Iniesta se retrasó y la salida de Villa  replegó completamente a los atléticos. Poco tiempo pasó para que llegara el empate con un pase que cual mago se sacó Iniesta de la galera habilitando a Neymar, que gatilló rapidísimo para vencer a Courtois, el cual parecía que era un gigante imbatible en la noche catalana. Hoy no acudió a la cita Messi y Costa se bajó malherido apenas empezada la contienda; ellos eran los invocados a ser los abanderados del juego, pero en su ausencia surgieron Courtois, con voladas impresionantes; Gabi, como un pulpo recuperando balones en el medio; Diego Ribas con despliegue y un shot de antología, y por los culés Iniesta, cuándo no, dijo presente derrochando talento, Busquets se comió la cancha y Bartra hizo que lo de Piqué pase a cuenta de anécdota.  
El resultado final deja con mejor sabor de boca a los madrileños, pero con una eliminatoria totalmente abierta que se define la próxima semana en el Vicente Calderón, con el antecedente de que este duelo de titanes se ha jugado cuatro veces esta temporada y hasta la fecha nunca han podido vencerse o, si se prefiere, derrotarse. Una incógnita se cierne sobre dos equipazos que seguro brindarán otra épica batalla el miércoles en Madrid, allá en la ribera del Manzanares.
¿ TE GUSTA ESTA NOTICIA ?
Comentarios