Kempes : “No jugué para la dictadura"

“Mis goles no eran para Videla, sino para la Selección. Nunca jugamos para los militares en el poder”.
martes, 14 de noviembre de 2017 · 12:00:00 a.m.
AFP / Buenas Aires  

 El exfutbolista Mario Kempes negó haber tapado con sus goles los crímenes de la dictadura en el Mundial Argentina-1978 y aseguró que su único objetivo era que la Albiceleste saliera campeón. 

"Yo dije que mis goles no eran para (el exdictador Jorge) Videla, sino para la Selección. Nunca jugamos para los militares en el poder”, declaró Kempes, 63 años, en una entrevista del diario Página/12. 

El atacante y goleador del Mundial del 1978 que se disputó en plena dictadura (1976-1983), viene de editar El Matador, mi autobiografía. Aseguró que no fue la intención de los jugadores que "el deporte tapara lo que se estaba viviendo” en el país, al subrayar que "no teníamos ni idea de la gravedad de lo que estaba pasando”. 

Ahora lamenta que la gloria deportiva se haya manchado con el trasfondo del régimen dictatorial, que dejó 30.000 desaparecidos en Argentina, según los organismos humanitarios. 

"Esto manchó nuestro buen hacer. Es una mochila que cargaremos toda la vida. Pero después de llevarla 40 años, creo que ya fue suficiente”, dijo. El exfutbolista, que en aquellos años jugaba en el Valencia de España, insistió en que "lo que hacíamos dentro de la cancha no era para que los militares sacaran pañuelitos y festejaran. Era para que Argentina consiguiera el título de campeón del mundo que nunca había logrado, a pesar de tener muy buenas selecciones y los mejores jugadores”. 

Tras lograr el título en 1978, la selección argentina obtuvo su segundo campeonato mundial en México-1986, con el astro Diego Maradona en la cancha. Según Kempes, el equipo dirigido por César Luis Menotti no defendía "intereses ni valores que no fueran los del deporte”. Sobre el polémico 6-0 a Perú que le dio a Argentina el pase a la final del Mundial 1978, el Matador rechazó las sospechas sobre la legitimidad del triunfo albiceleste.

 Kempes dijo que ese día el equipo salió "con más ganas que las habituales” a disputar el partido, ya que tenía "la cabeza puesta en estar en la final, queríamos la gloria deportiva”, sostuvo. 

"Se dijo que los militares apretaron a los jugadores peruanos en el vestuario en el entretiempo, que se retribuyó el favor de Perú mandándoles barcos con trigo y maíz, pero nunca saltó una prueba, una foto, un testimonio que lo confirmara. Eso es raro”, comentó el goleador.