La Paz, Bolivia

Martes 17 de Octubre | 09:21 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias

Vidal y Salinas, memorias de dos ídolos

“El Tigre cambió muchísimo porque ahora sale a jugar de igual a igual”, dijo el argentino.

Vidal y Salinas, memorias de dos ídolos

Vidal González y Álex da Rosa, delante de Evo Morales.

Diego Gonzáles  / La Paz 

Fue un lindo pretexto. The Strongest reunió el sábado a exjugadores  de los dos clubes con más historia en el fútbol boliviano. Marco Etcheverry, Antonio Vidal González, Sandro Coelho, Fernando Salinas... una constelación de estrellas que removieron los recuerdos. 
 
"Fue muy emocionante ver jugar nuevamente a Julián Jiménez”, dijo Agustín, un hincha ataviado con los colores oro y negro que  asistió al clásico de la leyendas para inaugurar la iluminación del estadio Rafael Mendoza Castellón.    
 
El delantero argentino Vidal González fue una de las principales atracciones. El ariete jugó en los dos grandes paceños pero  reconoció que su corazón es del  Tigre.
  
"Estoy muy emocionado, es muy lindo volver a jugar acá en Achumani. Pese a haber jugado en los dos equipos yo me identifique con The Strongest, tengo tatuado un Tigre en el brazo y recibir este reconocimiento hacia mí de parte de la hinchada es muy grato”, dijo el exfutbolista luego del encuentro amistoso que terminó 3-2 a favor del cuadro local.
 
González dice que fue hecho a la medida del cuadro de Achumani. Confesó  que el actual Tigre no tiene nada que ver con el Tigre que conoció hace más de 20 años. "Cambió muchísimo porque sale a jugar de igual a igual en cualquier cancha y eso es muy importante para un equipo boliviano. Hay muy buenos jugadores y referentes como Pablo Escobar y también Alejandro  Chumacero. Yo creo que está para pelear la Copa Libertadores”, analizó el argentinio que ahora tiene 53 años.
 
En la vereda del frente, Bolívar, brilló el mayor goleador de la historia académica, Fernando Salinas. El sábado  llegó desde Tarija para volver  a ponerse la casaca celeste. No quiso perderse este duelo. 
  
"Estoy muy feliz,  más que todo por compartir con exjugadores y compañeros tanto de Bolívar como de The Strongest. En la cancha fuimos rivales, pero  entre la mayoría de los jugadores tenemos una amistad muy grande. Ahora no hay mucha fricción porque los años ya pesan, las reacciones son más lentas y los dolores que le aparecen a uno o a otro. Lo importante es que estrenan la iluminación y eso es una satisfacción para los hinchas atigrados”, opinó el chapaco de 55 años.
 
 Alejado del fútbol, Salinas se convirtió en hincha del  balonpié nacional. "El fútbol boliviano mejoró, Bolívar y The Strongest se vieron mejor internacionalmente. Yo creo que eso siempre es conveniente, ya que cada vez el fútbol se hace más competitivo, de más roce”, dijo.
 
Al máximo goleador de la historia de la Academia le es difícil jugar, pero "aunque sea sobre una pierna vendré a jugar”.

 

 


128
6