Empate que desata crisis

The Strongest mostró una de sus peores versiones. Los argentinos se defendieron y perdieron tiempo.
Anterior Proximo
Empate que desata crisis
Freddy Barragán / Página Siete.Los jugadores del Tigre salen del campo de juego del estadio Siles.
Empate que desata crisis
Atigrados alientan a su equipo pese al empate.
Empate que desata crisis
Bejarano festeja luego de anotar la igualdad atigrada.
Empate que desata crisis
Freddy Barragán / Página Siete.Rodrigo Ramallo se lamenta luego del empate en el Siles.
viernes, 07 de julio de 2017 · 12:00:00 a.m.
Juan C. Toro  / La Paz

Puso un pie fuera de la Copa Libertadores. El Tigre empató 1-1 en el estadio Hernando Siles  ante Lanús, en un duelo para el olvido. The Strongest mostró su peor versión en el duelo de ida de los octavos de final. La situación provocó una crisis. 

El presidente del club, César Salinas, se estrelló contra Alejandro Chumacero y el plantel. 

 El partido de ayer fue uno de los más flojos del atigrado, que no fue ni la sombra del cuadro que disputó las otras fases del torneo continental, pero al final salvó un punto que  mantiene con vida a los paceños.

 No hubo buen fútbol por parte de los locales, pero sí la tradicional garra  que los dejó respirando en el torneo.

El cuadro visitante  se fue al descanso con el 1-0 a su favor. Fue un premio a la efectividad de los argentinos que tenían una idea clara de lo que querían hacer en el Hernando Siles, evitar que el Tigre haga su juego y lo lograron.

Los granates tuvieron dos llegadas sobre la puerta de Daniel Vaca, la segunda la transformaron en gol.  

Los rioplatenses arrancaron el duelo con un  sistema  ultradefensivo, replegados de la mitad de la cancha hacia atrás, incluso con sus delanteros y con ganas de no dejar que el local encuentre el camino a su arco.

El Tigre cayó en ese juego, en especial los 20 primeros minutos, cuando sólo llegó en una ocasión sobre la puerta de Esteban Andrada. Fue con un centro de Diego Bejarano, Alejandro Chumacero hizo pegar en el arquero y el balón se fue al córner. Luego el atigrado careció  de ideas, no supo abrir espacios y buscar la sorpresa con remates y pelotazos a las espaldas de los defensores.

Desde el minuto 20 el aurinegro fue otro.  Juntó a su tridente ofensivo y logró abrir espacios. Matías Alonso pudo anotar a los 24’ y 30’. Veizaga también hizo lo suyo con remates, pero el gol no llegó.

  A los 37’ el Tigre quiso salir jugando, Chumacero perdió la pelota en el medio, los granates aprovecharon la oportunidad ante una defensa que no marcaba y un arquero adelantado, Nicolás Pasquini sacó el remate al arco, al ángulo, y venció a Daniel Vaca, un golazo.

El cuadro paceño trató de recuperarse, pero Lanús volvió a lo suyo, cerró los espacios y el Tigre no supo abrirlos.

Nada cambió en el complemento. A la falta de ideas para generar peligro, se sumó el nerviosismo.
 
Los atigrados se aceleraron en las jugadas y se excedieron en los centros, nada rindió  frutos.  A algunos jugadores les faltó confianza y cuando recibían el balón, se apresuraron por deshacerse de éste, les quemaba los pies.

 Escobar tuvo algunos destellos.  A los 62’ trató de filtrar un balón, pero le salió un remate que salió cerca del arco rival. Un minuto después intentó sorprender con otro remate, pero tampoco hubo fortuna. 

Una de las más claras para el Tigre fue a los 77’. Tras un córner, Diego Bejarano cabeceó  el balón y García sacó el balón.

No hubo buen fútbol, pero sí garra. A los 90’, tras un centro de Escobar, Diego Bejarano de taco anotó el 1-1, marcador que  hace soñar a los de Achumani.

 

 
 
 

 

35
124