La Paz, Bolivia

Viernes 18 de Agosto | 00:57 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Minuto 90

El secreto aviador

El secreto aviador

Ramiro Sánchez El Panamericano Deportivo

Días agridulces para el fútbol boliviano. Eliminados de Copa Sudamericana y con un duro revés por la desclasificación de uno de los más fuertes en Copa Libertadores como fue The Strongest. Afortunadamente ese trago amargo pasó con el histórico pase de Wilstermann a cuartos de final. Una de cal y otra de arena,  dirían algunos.
 
Qué tuvo el equipo aviador que carecieron los planteles paceños para lograr el gran objetivo? Cero distracciones.
 
En el caso de Bolívar, la estela que dejó el festejo del título  se prolongó demasiado. La alarma sonó en los compromisos con San José y Wilstermann pero fue ignorada. En el primer partido oficial ante Guabirá, tampoco se levantó cabeza y se extrañó más que nunca a Ronnie Fernández.
 
El descanso luego de campeonar, la partida de jugadores emblema, la nominación de un nuevo asistente técnico y la tardía incorporación del refuerzo estrella, Marcos Riquelme, fueron los elementos distractivos de la Academia.
 
 Debió trabajarse sin pausa y programando idealmente amistosos internacionales para consolidar la nueva idea de juego. Otra vez el receso le ganó a Bolívar.
 
En Achumani las aguas estuvieron más alborotadas. La posible partida de Chumacero, la sanción a Cesar Farías, la atención de la alta cúpula a las elecciones federativas, empresarios acechando en entrenamientos y presiones de jugadores por incrementos salariales hicieron insostenible el ambiente. Pasó de todo, menos preservar el trabajo del primer equipo.
 
Mientras tanto, Wilstermann fue ejemplo de una acertada planificación, blindando el trabajo del plantel con un perfil bajo pero efectivo. Igual de importante  fue definir con anticipación las partidas y llegadas de jugadores.
 
Con la nueva calendarización del fútbol boliviano, vale la pena tomar en cuenta estas experiencias, sobre todo Bolívar y The Strongest, ya clasificados a la Libertadores 2018.
 
Ramiro Sánchez  El Panamericano Deportivo