La Paz vivió una fiesta dakariana

La lluvia recibió a los pilotos. En el palco hubo música y gran expectativa del público paceño.
viernes, 12 de enero de 2018 · 01:08

Juan C. Toro  / La Paz


La fiesta del Rally Dakar 2018  tuvo como protagonista a la Ciudad Maravilla. El público, como en anteriores eventos, le puso su condimento especial en una jornada fría en la sede de Gobierno.


Hubo mucho color, música y danza en el palco que se instaló   fuera  del estadio Hernando Siles, donde los pilotos llegaron con frío, pero contentos por el calor que brindó la gente en el recorrido desde el sector de Desaguadero, punto de partida de la sexta etapa.


Hernán Paredes tuvo un gran recibimiento. Fue uno de los más aplaudidos. La gente lo cargó en hombros y  le agradeció por su pedido de mar para Bolivia cuando se abría la competencia en Lima, Perú.

Toma aérea  del recibimiento paceño al Dakar 2018. 
 Foto:FAB / APG


 En la ruta, miles de aficionados esperaron el paso de los pilotos. Desde muy temprano esperaron el espectáculo. Con sus motorizados acamparon a un costado del camino y con su tricolor en mano alentaron a cada uno de los participantes. Los más ovacionados fueron los corredores nacionales que quedan en competencia.


 Con el cuerpo mojado y las manos entumecidas por el frío intenso que se vivió en el altiplano nacional los deportistas saludaron a la afición. “Es como un aliciente para recargar energías”, dijo el motociclista nacional  Juan Carlos Salvatierra. 


Los deportistas extranjeros también se mostraron sorprendidos por el ambiente que se vivió en la ruta y lo expresaron a la conclusión de la jornada, como el argentino Kevin Benavides que recibió varios presentes  en la meta de ayer.

Pese a  la lluvia, El Alto también vibró con el rally. 
Foto:APG


 La lluvia no paró a la gente. A medida que se anunciaba la llegada de los corredores a la ciudad de El Alto, los vecinos de esa urbe salieron a las principales avenidas para alentar a los “héroes”. Bastó un paraguas o un poncho de nailon para   protegerse de la intensa lluvia.


La Autopista, que está en refacción, se transformó en un túnel por donde  pasaron las máquinas en el enlace a la ciudad de La Paz. Al igual que en otras zonas la tricolor nacional se hizo sentir.


Evo Morales, presidente de los bolivianos, también siguió la carrera desde varios sectores del recorrido,  ataviado con un poncho, con su voz de aliento a los deportistas del Dakar.


Lo más intenso se vivió en la avenida Montes. En esa zona se instalaron muchos seguidores de la prueba y varios marchistas que reclamaban la abrogación del Código del Sistema Penal. 


Estos lanzaron petardos y se encontraron con la Policía que los reprimió con  gases lacrimógenos hasta dejar expedita la ruta a Miraflores.


En el palco, el presidente Evo y  el vicepresidente Álvaro García recibieron a los deportistas, a quienes se les entregó guirnaldas con la hoja de coca.


Muchos de los corredores  pudieron acercarse al mandatario para estrecharle la mano y  lo  mismo pasó con García Linera.


Con Wálter Nosiglia y  Salvatierra el saludo fue más efusivo. Ambos se tomaron fotos con el Presidente y los aficionados que estaban cerca lograron algunas selfies con los pilotos.


“Nunca vi algo así. Es impresionante”, dijo el uruguayo Álvaro Cópola luego de ver el “espectacular” recibimiento, que incluyó baile. Un grupo de morenos calentó la fiesta en el palco, también se observó el salay y la diablada. En   la noche comenzaron a pasar los pilotos. Marco Bulacia fue el más ovacionado, ya que se trata del piloto mejor ubicado en el automovilismo.


Los corredores partieron   a la zona de Sur de La Paz donde está ubicado el vivac. El público siguió con  su apoyo al  Lobo del Desierto, el ídolo de la afición en La Paz.

Húngaro Szalay retrocedió por los manifestantes

Página Siete  / La Paz


El piloto húngaro Balazs Szalay, del Opel Dakar Team, no la pasó bien en La Paz. El corredor fue recibido por un grupo de manifestantes,  que impidieron  su paso en la avenida Montes. El corredor retrocedió. 


Cuando el visitante  se aprestaba a cruzar el sector de la pasarela, un grupo de manifestantes que pide la abrogación del Código Penal apareció en su camino. Estos gritaban “¡no queremos Dakar c...!”.

Al corredor no le quedó otra que dar vuelta en el sector y retornar por donde había llegado.

Un piloto  del Rally Dakar en el palco de la sexta etapa, ayer cerca  del estadio Siles. 
Foto:APG


Ante el accionar del corredor los marchistas siguieron con sus gritos, mientras la Policía traba de tranquilizar a los manifestantes.


Quienes protestaban se quedaron en el sector intentando evitar el paso de las máquinas por el centro paceño, hasta que llegó la Policía para gasificarlos y evitar que sigan con su manifestación.


En cuanto al piloto Szalay, se conoció que abandonó la competencia en territorio peruano, pero llegó a la  ciudad de La Paz porque quiere concluir con el trazado que se elaboró para esta edición del Rally Dakar y es por eso que se encontraba como punta de lanza.


 Carlos Maldonado, hijo del piloto Fortunato Maldonado,  que no compite en esta edición de la prueba, contó que tenían que hacer equipo para este rally y queda la posibilidad de realizar el proyecto en 2019.

 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

11
23

Otras Noticias