Los Nosiglia, los héroes bolivianos que se apoderaron de la etapa maratón

i El Lobo del Desierto terminó la séptima etapa en el noveno puesto y se ubicó en el décimo lugar de la tabla general, en la modalidad de cuadratracks. La carrera internacional llegó a Uyuni y mañana dejará el país.
domingo, 14 de enero de 2018 · 00:00

 Diego Gonzáles / Enviado especial  a Uyuni


 Con gran esfuerzo, pues  corrió sin frenos desde el kilómetro dos, el motociclista  paceño Daniel Nosiglia  se ubicó en el decimotercer puesto de  la séptima jornada de competencia  del Rally Dakar, que ayer vivió su etapa maratón, entre La Paz y Uyuni. Wálter Nosiglia fue el mejor del Team Bolivia, al terminar la prueba en el top 10 de la categoría cuadratracks.  


“Me quedé sin frenos en el kilómetro dos y se me hizo muy complicado transitar rápido”, contó Nosiglia, luego de ser ovacionado por el público que lo recibió en tierra potosina.

Los coches en la plaza principal de la turística Uyuni. 
Foto: Marka Registrada


 El menor de los Nosiglia terminó la prueba en el decimotercer puesto, con un tiempo de 5 horas, 31 minutos y 49 segundos. 


“Tenía el freno malo, traté de apretar lo más posible, pero el cariño de la gente me llena de motivación, de estar lo más adelante posible”, apuntó el único motociclista boliviano que continuará en el Dakar de este año.


 Nosiglia llegó a Uyuni  en medio de aplausos y el “¡viva Bolivia!” de los miles de turistas nacionales y extranjeros que llegaron a Potosí para presenciar el paso del gran circo. 

Los camiones  fueron protagonistas en tierra potosina.  
Foto: Marka Registrada

“La verdad que vine remando lo que  más podía. Traté de hacer  una buena carrera, lo mejor posible.

Me quedé sin frenos, pero traté de compensar  con la caja, eso no es lo ideal. Me caí dos veces por no tener freno, pero, bueno...”, agregó el piloto de 23 años de edad.


 El hijo de Wálter Nosiglia  es uno  de los principales candidatos para tomar la posta que dejó Juan Carlos Chavo Salvatierra, quien le dijo adiós al Rally Dakar de motos, con su abandono de ayer. 


Daniel Nosiglia es uno de los representantes nacionales que se ganó  la confianza de los seguidores del deporte tuerca, ya que demostró  que no dará tregua hasta el final del rally.

“Me siento cómodo en la carrera, pese a las dificultades. Me encantan las dunas, no es mi especialidad, pero lo disfruté mucho. En otras etapas tenemos mucha piedra, eso es peligroso, pero tenemos que saber superar las dificultades”, dijo en una improvisada conferencia de prensa.


El paceño consiguió su mejor rendimiento en el tramo Arequipa-La Paz, luego de  llegar a la sede de Gobierno en la séptima posición, lo que le permitió ser el primero de los bolivianos en subir a la rampa.

Wálter Nosiglia  y su hijo Daniel, ayer en el vivac de Uyuni. 
Foto:Prensa Nosiglia


Wálter Nosiglia, en el top 10


El Lobo del Desierto es el otro representante nacional que  alegró ayer. Terminó la séptima etapa en el noveno puesto (7h30’58’’) y se ubicó en el  décimo  lugar de la tabla general, con 32 h 14’57’’. Nosiglia padre registró su mejor rendimiento en el Rally Dakar de 2015, cuando subió al podio.

 Aplausos, fiesta y lodo en la ruta dakariana

Diego Gonzáles  / Enviado especial a Uyuni


 Impresionante fue la salida del Dakar de la sede de Gobierno. Los competidores pasaron por la ruta que une Belén de Andamarca con  Orinoca en medio de una multitud de espectadores que se dieron cita desde muy temprano a los costados del tramo.


 Familias enteras con banderas de Bolivia y otros países lograron ver el paso de los competidores en medio de una ruta deshabitada, perfecta para quedarse a disfrutar del espectáculo.

Los pilotos  ingresan a Uyuni luego de  la etapa maratón. 
Foto: Marka Registrada


  El primero en pasar fue Joan Barreda, quien se llevó los aplausos de toda la gente que esperaba alegre a cada competidor. El primer momento del clímax fue cuando pasó Daniel Nosiglia, el mejor boliviano hasta el inicio de esta etapa.


Luego fue el turno de Juan Carlos Salvatierra, que en la motocicleta número 11 pasó con la mano en alto para recibir la ovación de todos. Tras las motocicletas pasaron los cuadratracks bajo una lluvia constante, que ocasionó que tanto vehículos como pilotos estén totalmente embarrados, para desilusión de la gente que no pudo reconocer a los pilotos nacionales.


 En autos el que se llevó todos los aplausos fue Marco Bulacia, quien a su paso por el sector de espectadores, tocó su bocina como cuando se festeja un campeonato en las calles de las principales ciudades bolivianas. 


La jornada se cerró con el paso de los camiones, categoría en la cual Bolivia no tiene representantes pero por ser un espectáculo diferente, atrajo a muchas más personas a los costados de la ruta.

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

70
14