Timo, un finlandés al que el amor trajo a Bolivia

Anterior Proximo
Timo, un finlandés al que el amor trajo a Bolivia
Timo Gronlund (izq.) y Breitfuss Kammerlander en los JJOO de Invierno. AFP
Timo, un finlandés al que el amor trajo a Bolivia
La estadounidense Nagasu hizo historia con el espectacular salto.
Timo, un finlandés al que el amor trajo a Bolivia
Chloe Kim, de 17 años, le dio oro a EEUU en snowboard. AFP
Timo, un finlandés al que el amor trajo a Bolivia
Akwasi Frimpong, de Kenia, en la prueba de skeleton. AFP
miércoles, 14 de febrero de 2018 · 00:03

AFP / Pyeongchang 

 Timo Gronlund es uno de los dos representantes bolivianos, junto al esquiador alpino Simon Breitfuss en los Juegos Olímpicos de Pyeongchang-2018, que poco imaginaba que en 2010 conocería en EEUU a Leny, una chica del país andino, que le abriría la posibilidad de participar en unos Juegos Olímpicos.

 “Viví en Finlandia hasta 2009, cuando tenía 22 años. Después estuve estudiando en Texas y en  2010 conocí a Leny en Estados Unidos. En mayo de 2011 me mudé al país, tras casarnos ese mismo año. Después me enteré de que si vivía dos años en Bolivia podía obtener la nacionalidad. Probablemente la idea de representar a Bolivia en los Juegos Olímpicos de Invierno pasó por mi mente”, explica Gronlund a la AFP. 

En Corea, participará el viernes en la prueba de 15 km de esquí de fondo. La decisión de obtener la nacionalidad boliviana, que le pudo haber abierto las puertas a participar en los Juegos de Sochi-2014, se tuvo que retrasar. “Después de ocho meses de vivir en Bolivia, decidimos ir a Oklahoma, en enero de 2012, para que yo pudiera acabar mi carrera. Después volvimos a Bolivia y desde 2014 vivimos en La Paz. Tuve que empezar mis trámites de carnet de extranjero desde cero, por lo que solo pude obtener en marzo de 2017 la nacionalidad boliviana”, añade.

 Al regresar a Sudamérica comenzó a trabajar en lo que había estudiado, aunque en los últimos meses se dedicó en cuerpo y alma a su sueño olímpico. “Soy licenciado en Idiomas y Comunicación Social. Desde junio de 2017 solo trabajo diez horas por semana para enfocarme más en los deportes”, añade. 

Amante de los deportes 

Timo Gronlund ha pasado la mayoría de sus 30 años de vida practicando deporte, una afición que no ha abandonado en Bolivia. “En mi niñez, mis padres me llevaron a competencias muy locales de esquí. Después, el voleibol y todo tipo de atletismo eran más importantes para mí, pero en 2001, cuando tenía casi 14 años, participé en unas competencias de esquí”, afirma. “Desde los 19 años he hecho ciclismo y triatlón. He ganado el campeonato nacional boliviano de triatlón 2012 y 2015. Se puede decir que no me he dedicado 100% al deporte, sino casi todo el tiempo también he estudiado o trabajado”, añade. 

Entrenamientos en Bolivia

 El esquiador de origen finlandés trata de practicar su deporte en Bolivia con las condiciones  que dispone. “En La Paz hay unos pocos lugares donde se puede hacer roller con esquíes de ruedas. Obviamente no es tan simple como salir a correr o a hacer ciclismo. Hay que ir mas lejos y a largo plazo requiere mucho esfuerzo. En las montañas hay nieve desde más o menos 5.000 metros de altura. Cada año hay unas competencias de snowboard y esquí alpino, pero no hay una pista preparada, y hay que subir al glaciar a pie. Tampoco hay una pista para esquí de fondo”, explica. 

Con Timo Gronlund y Simon Breitffus, Bolivia participa por sexta vez en unos Juegos de Invierno, habiendo sido la anterior 26 años antes, en Albertville-1992. Timo Gronlund confía en que su experiencia en Pyeongchang anime a otros deportistas bolivianos a una incursión en los deportes de la nieve. 

“Estoy seguro que el número de participantes bolivianos va a aumentar muy pronto”, concluye. El 16 de febrero tendrá la oportunidad de hacer realidad su sueño olímpico. Un sueño olímpico que comenzó con una historia de amor.

175
1