Publicación peruana confirma que la Diablada llegó a Puno recién en los '60

martes, 28 de octubre de 2014 · 15:13

Erbol

Una columna del escritor Roberto Valencia Melgar, publicada en el periódico Los Andes Puno, el martes 20 de Febrero de 1968, asegura que tres años antes de esa fecha no existía la Diablada en la festividad de la Virgen de la Candelaria.

Ahora, las autoridades peruanas pretenden utilizar la imagen de esta danza boliviana para lograr que la UNESCO declare a esta fiesta como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. "Hace tres años en la fiesta del 2 de febrero, no existía ni una sola "diablada" de Oruro (Bolivia).

En la actualidad existen más de dos que se dan el lujo de actuar con bandas de música del lugar de origen. Dicha danza no tiene mayor atractivo que su atuendo; por lo demás, es un baile monótono en su movimiento, cuyo desplazamiento escénico es desequilibrado. En donde el grupo femenino está por demás y el complemento de la banda que trata de hacer espectáculo le imprime un aspecto enteramente circense", escribió Valencia, según reprodujo el Comité Departamental de Etnografía y Folklore de Oruro en su blog.

La anterior semana, el diputado Alejandro Zapata reveló que el video que el Ministerio de Perú produjo sobre la festividad de la Virgen de Candelaria para la Unesco tiene imágenes de danzas bolivianas y anunció que legisladores y representantes de la Asociación de Conjuntos Folklóricos del Gran Poder formarán una Comisión para denunciar este hecho ante la organización internacional.

Video del Ministerio de Cultura peruano La columna de Valencia critica que los puneños hayan adoptado las danzas bolivianas por sobre las propias. Incluso, señala que en un concurso folklórico la mayoría de los bailes eran bolivianos.

"El IV Concurso Folklórico Departamental realizado el 4 de febrero, considerado como el más importante del Departamento, demuestra fehacientemente el volumen absorbedor de las danzas extranjeras, pues, de las 33 danzas presentadas 21 han sido indiscutiblemente bolivianas, confrontación que acusa un 63.6 por ciento o sea los 7/11 de la totalidad que constituye aproximadamente el doble de las danzas puneñas", indicó.

El escritor aseguró ese 1968 que Puno se convirtió en un "consulado" del folklore boliviano.  "Hoy se ha dado paso a la cursilería de presentar costosas danzas importadas de la vecina república de Bolivia, que con la estridencia de sus trompetas contratadas han apagado el dulce y armonioso sonido de las "pusas", que, con el retumbar de sus bajos en tuba han borrado los melódicos lamentos de quenas y pinquillos.

El millonario atuendo de "diablos" y "caporales" de Oruro ha opacado el original y vistoso traje fiestero, transformando a nuestra querida ciudad de Puno, a la voceada Capital Folklórica del Perú en un "consulado" o agencia de folklore boliviano".

Sobre el escritor Roberto Valencia Melgar fue un escritor pintor y músico puneño, nacido el 17 de diciembre de 1909 y fallecido el 18 de octubre de 2007. Según su biografía publicada por el Comité Departamental de Etnografía y Folklore de Oruro, era un "célebre personaje puneño que criticó duramente la desaparición de danzas típicas de Puno por la introducción de conjuntos bolivianos".