Bafopaz se presentó en Francia ante 1.250 personas

El folklore boliviano enamoró en la Unesco

Un elenco de 35 personas del Ballet Folklórico de La Paz (Bafopaz) visitó la sede de la Unesco en París para presentar bailes del occidente, Valle y oriente de Bolivia.
Anterior Proximo
El folklore boliviano  enamoró en la Unesco
Cortesía: Embajada de Bolivia ante la Unesco. Integrantes del Ballet Folklórico de La Paz (Bafopaz) interpretan la danza de los chutas en la sede de la Unesco en París.
El folklore boliviano  enamoró en la Unesco
Danzas del oriente del país también fueron presentadas.
El folklore boliviano  enamoró en la Unesco
1.250 personas llenaron la sala para ver bailes como el tinku.
El folklore boliviano  enamoró en la Unesco
Bafopaz interpretó huayños y bailes que representan las costumbres andinas de Bolivia.
martes, 25 de agosto de 2015 · 21:24
Milen Saavedra  / La Paz
Tinkus, chutas, huayños y carnavalitos, entre otras danzas del folklore boliviano, enamoraron a las 1.250 personas que se dieron cita en la sede de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación y Culturas (Unesco) en París (Francia).
La gran sala, donde se presentaron importantes elencos internacionales,  se llenó de embajadores de distintos países, de parisinos y también de residentes bolivianos que disfrutaron de la presentación de más de dos horas del Ballet Folklórico de La Paz (Bafopaz).
El espectáculo, que se realizó el 12 de agosto, fue  inaugurado  por un corto discurso del embajador de Bolivia ante la Unesco, Sergio Cáceres.
"En Bolivia, la danza -y aquí debería decir igualmente la fiesta- ocupa un lugar central en la sociedad. La danza va más allá del hecho artístico, del entretenimiento o el relacionamiento social. La danza es parte del ciclo de vida de la sociedad y abarca todos los aspectos de esta: social, político y económico”, dijo.
Después, Bafopaz  presentó sus coreografías  de danzas del altiplano, Valle y oriente del país.
Durante la presentación, los bailarines contagiaron su alegría a los asistentes quienes, sin pensarlo dos veces, subieron al escenario  para compartir la "magia” del baile y la fiesta del folklore boliviano.