La Paz, Bolivia

Viernes 18 de Agosto | 06:48 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Reseña

Café Budapest, de Alfonzo Zapico

Café Budapest, de Alfonzo Zapico
Jorge Siles (*) 

No había tenido el gusto de leer ningún trabajo de Alfonzo Zapico, pero qué mejor manera de conocer su obra antes de su llegada como invitado español a la próxima y cercana edición de la Feria Internacional del Libro en La Paz.

Café Budapest, la primera producción de Zapico publicada en España (antes había publicado en Francia), empieza a trazar la que es hasta ahora una carrera exitosa y llena de buenas críticas de parte de conocedores y público en general.

Esta novela gráfica cuenta la historia de Yechezkel Damjanich, un joven violinista judío que emprende el retorno desde la recién liberada Hungría hacia Palestina, ciudad donde los espera con los brazos abiertos el tío del protagonista, Yosef, un anarco-socialista que se ha establecido en el centro de la ciudad regentando un café llamado Budapest, sitio donde confluyen los más variados clientes, judíos, musulmanes, ingleses, etcétera. En medio de todo eso, Yechezkel forma un interés sentimental por una mujer prácticamente de otra galaxia social, por lo que la narración se va complicando paralelamente a las de Palestina por la desocupación inglesa. A lo largo de las páginas, Zapico nos conduce con dinamismo y precisión sin que la historia se haga simplona, nos regala momentos entrañables, como la relación del joven protagonista con un médico a cuya casa asiste a tocar pequeños conciertos juntos y dramáticos, como todos los que tienen que ver con su madre y su pasado traumático en los campos de concentración nazis.

Zapico escribe una historia ficticia, pero la dota de un trasfondo real, en este caso, la transición histórica sucedida a partir de la creación del Estado de Israel, son esos episodios definitorios los que vuelcan de cabeza la vida de los personajes y nos hacen acompañar al joven Yechezkel a lo largo de sus propias vicisitudes. 

El estilo de Zapico está visiblemente influenciado por la Bande Desinnée (historieta franco-belga), de hecho, reside actualmente en Angoulema, meca de la historieta europea.

Prueba de esta influencia es la unión de tres elementos que se distinguen en este trabajo de Zapico y que se ven, por ejemplo, en la obra de Hergé en Tintín, estos elementos son: el realismo de los fondos y paisajes, detallados minuciosamente y que demuestran la concienzuda documentación realizada por el autor, la caricaturización de los personajes, que con dibujos amables nos dan un contraste con los fondos y, por último, un retrato verosímil de las acciones y situaciones que acaecen a los personajes, situaciones que no escapan a los terrenos de la ficción fantástica, sino que se quedan, muy pegadas a las experiencias personales de cada lector.

Leer este cómic es conocer la "pequeña” historia de un personaje dentro del gran marco histórico del de la humanidad y darnos cuenta que todo es exactamente eso. Un autor recomendable desde donde se lo vea y que tendremos el gusto de tener entre nosotros gracias a la embajada de España y a la Feria Internacional del Libro de La Paz.

(*) Es ilustrador  boliviano y  es autor del portal comicbolivia.blogspot.com.

7
1
Comentarios

También te puede interesar: