Capezio sube el telón para su versión de La Bella y la Bestia

La puesta en escena contará con la participación de 180 artistas, entre alumnos de la escuela y profesionales.
martes, 14 de noviembre de 2017 · 12:00:00 a.m.
Manuel Filomeno /  La Paz

"La belleza de la danza radica en contar historias sin decir palabras. El público puede no saber que es un arabesque o un fouette, pero al verlos logra descifrar lo que significan”, explica la coreógrafa Magaly Rodrigues sobre la puesta en escena de La Bella y la Bestia.

El ballet en  tres actos, será presentada por CAP Escuela de Danza Capezio, el 19, 25 y 26 de noviembre en el teatro del Colegio Calvert.

 La puesta en escena contará con la participación de 180 artistas, entre alumnos e invitados.

Ana Paola Heredia, bailarina, coreógrafa y directora del Ballet Oficial encarnará a Bella y Daniel Soria Galvarro le da vida a la Bestia, en una puesta en escena monumental del clásico cuento francés.

"Los preparativos comenzaron en marzo, primero se compró la música, se desarrollaron los personajes y la coreografía, se comunicó a los padres de familia, se contrató a la costurera y se realizó la planificación de los ensayos”, sostiene la directora de CAP Escuela de Danza, Cecilia Pereyra.

Si bien el núcleo de la obra es el ballet clásico, Pereyra señala que para esta puesta en escena se han incorporado también coreografías de danza contemporánea y la música de la cantante Nadine Iberkleid.

"Nuestro objetivo en La Bella y la Bestia ha sido enriquecer la experiencia mediante la incorporación de otros elementos a parte del ballet clásico”, explica la directora.

Hasta el más mínimo detalle se ha cuidado, agrega la directora, quien señala que el vestuario, la escenografía, las luces y el sonido no tienen nada que envidiar producciones realizadas en otros países.

"Si algo ha caracterizado a Capezio en estos 24 años de vida es la pulcritud y el profesionalismo con el cual se montan los espectáculos”, agregó.

Entre el egoísmo y el amor

"La Bella y la Bestia es una historia en la cual el amor triunfa sobre los prejuicios y el egoísmo, pero también es un reflejo de que las apariencias engañan”, explica Rodrigues, a la vez que revela que el montaje de la obra fue todo un reto.

Los desafíos del montaje de la obra pasan en primer lugar por mostrar a través de movimientos corporales, una gama de significados y conceptos al público.

"La coreografía debe apelar a lugares comunes, para que a través de los movimientos de los bailarines la historia pueda ser contada de manera fluida”.

 En la puesta en escena participan niños desde los cuatro años, hasta adolescentes y bailarines profesionales.

"Trabajar una historia tan rica y compleja con los niños ha sido una experiencia maravillosa, por que ellos se apropian de los personajes, trabajan en equipo  y dan lo mejor de sí ”, agregó la coreógrafa y directora artística.

El precio de las entradas es de 80 bolivianos y se pueden adquirir en la escuela, ubicada en la avenida Inofuentes, entre las calles 10 y 11 de Calacoto.