Las temperaturas llegaron a los 26 grados en la ciudad de La Paz

Por ola de calor, las ventas de helados y refrescos se duplican

Algunas tiendas que ofrecen helados y que antes trabajaban con una sola heladera, ahora tienen hasta cuatro. Si antes se vendían 12 gaseosas mini, hoy son 24 al día
Anterior Proximo
Por ola de calor, las ventas de helados y refrescos se duplican
Fotos: Fredy Barragán / Página Siete.Helados con calidad de exportación listos a ser embalados.
Por ola de calor, las ventas de helados y refrescos se duplican
Fotos: Fredy Barragán / Página Siete.Preparación de centenares de paletas de helados Delizia.
Por ola de calor, las ventas de helados y refrescos se duplican
Ximena Paredes / Página Siete.Los refrescos en sus distintos tamaños son demandados en los puestos de venta de la calle.
sábado, 15 de noviembre de 2014 · 09:01:00 p.m.
 Luis Escóbar / La Paz
El incremento de las temperaturas durante las últimas semanas duplicó la venta de helados, refrescos  y gaseosas al hielo, de acuerdo con reportes de  dueños de tiendas, tras un recorrido por San Pedro, Máx Paredes y la zona Sur.
"Me dejan helados por la mañana y para el medio día ya debo estar llamando para que me traigan más”, dijo Magdalena C., la propietaria de una tienda en la avenida Buenos Aires. Ella afirmó que al día vende alrededor de un centenar de paletas, el doble que en anteriores años.
Otros negocios de barrio sienten el mismo efecto. Hacen dos pedidos al día y no dejan de vender helados, incluso, hasta el final de  la tarde. "Se siguen vendiendo los helados hasta las seis de la tarde. Los jóvenes salen de los colegios y se compran un helado de crema”, dijo  Esther Velasco, otra comerciante.
 Por el barrio de San Pedro, en inmediaciones del mercado Rodríguez el consumo de helados se hizo más frecuente. "Tenía una sola heladera, pero desde septiembre que las ventas subieron  ahora trabajo con cuatro. Una pequeña para los helados Arcor,  dos para la marca Delizia y un refrigerador para mantener congelados los helados de litro y las tortas heladas”, indicó Luis Aguilar, otro comerciante.
Lo propio sucede en las heladerías de la zona Sur. Una de las empleadas de Yogourt Berry, que se encuentra en la avenida Montenegro, contó  que hay más  demanda por  los frapuccinos o cafés fríos. Además, que la venta de helados se incrementó todos los días desde las tres de la tarde. Todos los dueños de tiendas y negocios  consultados coincidieron en que el incremento de las temperaturas permitió una mayor venta de helados.
 La anterior semana el Servicio Nacional de Hidrología y Metereología (Senamhi) reportó que en el centro de La Paz se registró 26 grados de temperatura, 1,1 grados menos de la máxima  obtenida 1998 en la sede del Gobierno.
Sin embargo, la sensación térmica es superior cuando no hay vientos o si las personas se encuentran en sitios cerrados.
Dentro de un minibús sin ventanas y al medio día se puede llegar hasta los 43 grados, según comprobó este medio utilizando un termómetro.
El ascenso de temperaturas se registró en todo el país. Por ejemplo, en la ciudad de Cochabamba se llegó a 35,5 grados y superó la máxima histórica de 34,8 grados  que se anotó en 1997. En la ciudad de Sucre hubo 30 grados; en Tarija, 33; en Cobija, 34,2 y en Santa Cruz, 34,2. Fueron las más altas de lo que va el mes.
Venta de refrescos
El consumo de jugos y gaseosas sube y los paceños ahora piden más refrescos congelados. "La Paz  siempre fue una ciudad relativamente fría y sólo vendíamos refrescos naturales (a temperatura ambiente), pero ahora los clientes piden que estén congelados”, explicó Enrique, quien atiende un comercio en la calle Boquerón.
Recordó que antes  vendía, al día, en promedio unas 25 botellas de diferentes refrescos entre jugos y gaseosas. "Ahora, se vende como medio centenar. Tengo que habilitar más espacio para recibir las botellas porque sé que se acabarán rápido”, dijo.
Las minoristas de los kioscos, que se encuentran en las aceras, también sintieron el efecto de las temperaturas. "Vendíamos una caja de minis (de 24 botellas) Ahora están saliendo dos cajas. A partir del medio día las personas buscan  un refresco”, añadió  Josefina Vargas, vendedora en la calle Max Paredes.
En esta misma vía, otras señoras  ofrecen jugos de q’uisa, durazno y otros. "Esta bien la venta, acabamos hasta el medio día nuestros refrescos y debemos traer más para la tarde”, complementó  otra  detallista  que tiene un puesto en la zona y que ha visto mejorar sus ingresos en  los últimos días.
Las tiendas, al paso, comenzaron a instalar congeladoras para enfriar los refrescos en botella. "Si está al hielo, le gusta más a la gente. Esperemos que el buen tiempo se mantenga el fin de semana para mejorar nuestras ventas”, agregó Josefina.

Valorar noticia