La Paz, Bolivia

Domingo 23 de Julio | 22:48 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Julio Villarroel, director de Transporte Aéreo Militar

El TAM reconsiderará sus destinos no comerciales al pasar a ser firma pública

La entidad áerea está en proceso de migración de ser una unidad de la Fuerza Aérea Boliviana a convertirse en una empresa pública. En la actualidad es la operadora que más destinos cubre del país, con 28.

El TAM  reconsiderará sus destinos   no comerciales al pasar a ser firma pública

Página Siete / La Paz

El director de Transporte Aéreo Militar (TAM), el coronel  Julio Villarroel Camacho, sostiene que una vez que se concrete la transformación de esta línea  a  una empresa pública, ésta entidad reconsiderará continuar o no con la oferta de viajes a destinos que no son necesariamente rentables, con los cuales, en la actualidad, cumple su misión de "vertebrar e integrar” al territorio nacional.  

Esta autoridad explica que TAM es la única entidad aérea que llega a 28 destinos, a diferencia de otras operadores que no pasan de los 13. Agrega que por cumplir su mandato,  TAM mantiene esas rutas, de la cuales "en su mayoría no son comerciales".
"Con seguridad (el TAM) va a tener que reconsiderar todos estos destinos. Porque tenemos que generar en principio aquellos recursos que están comprometidos como el Juancito Pinto y cuantas otras más que pueda venir. Vamos a tener que reconsiderar nuestras rutas", sostiene.   
"Desde luego -agrega el director del TAM- que constituyéndonos como empresa obviamente ha de cambiar nuestra filosofía. Hasta ahora hemos tenido una política de economía social y no una economía de libre mercado, (con la) que podamos competir en igualdad de condiciones con los demás”.
Villarroel manifiesta  que  siendo una empresa "ya se incorpora un hecho importante que es la generación de recursos, el lucro, que no lo hemos tenido hasta ahora, precisamente porque TAM ha mantenido esta política de económica social”.
En la actualidad, TAM está en proceso de pasar de ser una unidad de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB)  a convertirse en una empresa pública. En ese marco, esta entidad inició el proceso de certificación para tal objetivo.  
"Toda la gestión 2014 hemos trabajado precisamente para poder tener los documentos que nos permitan llegar a certificar a la empresa. Estamos hablando de informes técnicos jurídicos y estudios de factibilidad, estudios de mercado y básicamente el producto final de todo este paquete de documentos es el proyecto de decreto", explica.
La aprobación de esta norma, dice Villarroel, permitirá tener  un "certificado de nacimiento” que posibilitará a la entidad   seguir los pasos siguientes como "inscribirse a Fundempresa, ir a servicios nacionales de impuestos para sacar nuestro propio IVA, hacer también el trámite respectivo ante la DGAC porque si uno o tiene un certificado de nacimiento, cómo ha de ser las posteriores instancias”.
Pese a que aún no se concreta que las autoridades pertinentes sancionen el decreto, Villarroel explica que TAM se ha constituido como "una empresa de hecho y no derecho”. Un ejemplo que da en ese sentido es que sacaron su propio NIT.   
"Hemos dado pasos para poder tener nuestro NIT y con el cual TAM ya tiene su propio NIT, vale decir ya es una entidad de hecho; no tenemos nuestro certificado de nacimiento, pero ya estamos figurando ante impuestos internos como una entidad totalmente diferente”, expresa.
 Antes de sacar su NIT, esta entidad funcionaba con el de la FAB, dado que -manifiesta- TAM no es una unidad descentralizada ni independiente sino que es una unidad de la FAB.
 "Hasta que no tengamos otro decreto que nos constituya en otra entidad diferente, seguimos  siendo una unidad de la FAB”, afirma.
Sobre las proyecciones de la cantidad de recursos que requiere el TAM para funcionar como una firma pública, responde que "todo dependerá cuando nos constituyamos como empresa pública de los medios aéreos que tengamos y si vamos a seguir con las mismas rutas”.

Respecto a la deuda impositiva que se le atribuye a esta entidad desde 2008 hasta 2012, Villarroel afirma que "TAM como una unidad de la FAB no ha estado cubriendo sus obligaciones tributarias porque hay una ambiguedad de la norma".
Sostiene que como entidad pública el TAM está sujeto a normas básicas de sistema de contabilidad integrada y menciona que hay una resolución suprema, la 222957, que establece -dice- que todas las unidades que conforman la administración central y entidades públicas, como es el caso de TAM, deben registrar el total de la factura como débido sin poder registrar el crédito.
"¿En término vulgares, qué quiere decir esto? No nos tratan como una empresa. Es decir todo lo que generamos entra simplemente al débido. No somos sujetos de poder descargar los costos que hacemos con nuestras facturas, porque así dice a norma", sostiene Villarroel.
Por ello, esta entidad aérea recurrió a las instancias pertinentes para que se determine si hay o no deuda, dado que considera que "se ha vulnerado derechos, del debido proceso y la indefensión a TAM”.  
"Por eso no reconocemos ninguna deuda, hasta que las autoridades correspondientes se pronuncien”, afirma.
Pese a ello, sostiene que desde el 2013, "Transporte Aéreo Militar, fuera de la norma, como una muestra que es una entidad que tiene que cumplir con las obligaciones tributarias,  está pagando impuestos internos; comenzamos con IVA; el 2014 hemos comenzado con el Impuesto a las Transaciones, el IT; y el 2015 estamos con los tres impuesto IVA, el IT y el IUE”.
Sobre el supuesto daño económico que se habría cometido en  la adquisición   de repuestos (por más de un millón de bolivianos), explica que  se compró lo que requería el TAM, siguiendo el proceso administrativo debido.
 "¿Pero por qué surge desde el 2007 a la fecha este supuesto daño económico? Porque las cuatro personas a quienes se les dio la responsabilidad, no asumieron su obligación como cuenta dante al firmar el cargo de cuenta. ¿Porque? porque el cheque no salió a esos sindicados, sino más bien al contrario, salió a otra persona", asegura el director del TAM.   
En 2011, explica,  a través de un informe de la inspectoría general de la FAB  se determinó una auditoría especial, proceso  que en 2014 emitió "un informe circunstanciado en el  que se determina ciertos indicios de responsabilidad, porque no pudieron encontrar toda la documentación, precisamente porque desde el 2007, como no hubo un responsable, la documentación se ha ido archivando en distintas instancias”.
Villarroel expresa que  "la auditoría circunstanciada que se hizo fue a la documentación actual, no ha sido una auditoría final porque no tienen todo el proceso completo”.  
Agrega que:  "Entonces, sale ahí a luz de las posibles responsabilidades de las personas que han iniciado este proceso y actualmente sigue todavía en revisión; pero se ha podido determinar en principio que no hay daño económico. Las responsabilidades administrativas se determinarán, sigue todavía  no solamente  de forma interna dentro de la FAB haciendo su trabajo. Pero producto de ese informe circunstanciado el comandante general de la Fuerzas Aérea también ha hecho su acción legal, presentando una querella con aquellos supuestos que hubieran hecho ese mal proceso administrativo".
Comentarios

También te puede interesar: