García Linera anuncia que el Gobierno está "en busca de agua" para construir represas

A criterio de la ambientalista, Cecilia Requena, la apuesta del MAS implica la profundización de la dependencia de fuentes de energía.
lunes, 09 de noviembre de 2015 · 06:17:00 p.m.

 

ANF / La Paz

Este lunes, durante la firma del proyecto Planta Hidroeléctrica en Mollinedo, Potosí, el vicepresidente Álvaro García Linera anunció que el Gobierno está "en busca de ríos" para la construcción de nuevas represas, con el fin de exportar energía a la región. "Parte de nuestro objetivo a 2025 es ser un centro energético para satisfacer necesidades, que no le falten a ningún boliviano su luz y todo lo que sobre de energía eléctrica vender al extranjero. La energía eléctrica genera más plata que la petroquímica, que el gas, que los minerales, que las fundiciones", señaló García Linera.

"Más dinero se genera para Bolivia si producimos electricidad, ahí había estado el secreto. Pero lo nuevo y que viene de este gobierno, es que vamos a ser energéticos. El siglo XX (se refería al XXI) para Bolivia es producir petróleo, industrializar petroquímica, industrializar minerales. Pero también colocar una nueva ruta, la ruta de la energía eléctrica". Al respecto, la ambientalista y docente universitaria Cecilia Requena, dijo que los riegos para el equilibrip ecológico son muy frente cuando se construyen grandes represas y puso en duda la viabilidad de vender electricidad a países vecinos.

El Vicepresidente, por el contrario, remarcó en que países como Argentina y Brasil pagarían mayores precios por la compra de energía eléctrica que por el gas que ahora vende el país. "La electricidad es la fuente de todo", dijo. "Por eso es que en todo Bolivia, con el presidente Evo (Morales), hemos sobrevolado en helicópteros, observando y buscando, dónde puede haber una represa, y buscando gas. Estamos a la pesca de dónde hay más gas y dónde hay agua, dónde hay represas.

Allí donde hay agua está cayendo oro puro. Donde hay agua, donde se pueden hacer represas está guardado el oro, dinero", sostuvo García Linera. Comunicó que el gobierno tiene planes para la construcción de nuevas represas, principalmente en el norte del país, la Amazonía, donde confluyen muchos de los ríos del territorio nacional.

"Pero también vamos a hacer represas en Cochabamba, La Paz y ahora en Potosí", aseveró. Críticas A criterio de la docente y ambientalista Cecilia Requena, "la apuesta estratégica del MAS para el siglo XXI, expresada en esa noción de 'Bolivia centro energético del continente' implica más emisiones de gases de efecto invernadero, responsables del cambio climático, (CO2 por hidrocarburos y metano por las megarepresas tropicales), más destrucción de bosques, de cuencas y de biodiversidad. Implica la profundización de nuestra dependencia de fuentes de energía que debemos superar porque su inviabilidad de mediano y largo plazos las hace obsoletas".

Requena, entrevistada por ANF, señaló su preocupación por esta apuesta gubernamental, la que a su criterio solo confirma la "terrible incapacidad de entender los desafíos y las tendencias que marcan el siglo XXI y sus propias responsabilidades al respecto. Conducen a Bolivia por el camino equivocado porque ignoran factores que alterarán crecientemente las condiciones de base en las que se planteará el propio "progreso" que pretenden promover".

La docente e investigadora manifestó que "la masiva desaparición de bosques, la contaminación y alteración del ciclo del agua o la megaextinción de la biodiversidad, en pleno despliegue, son evidencia de la inviabilidad de ese camino que, de modo francamente irracional, ignora los límites de las capacidades regenerativas de la naturaleza. Lo que nos proponen (el Vicepresidente) es agravar estas condiciones desde y en el territorio nacional.

Es un callejón sin salida". Explicó que la transición hacia fuentes de energía renovable, como la solar y la eólica, es la respuesta responsable no sólo desde la perspectiva ambiental sino desde la perspectiva económica. "Las energías renovables ya son competitivas con respecto a las energías convencionales (hidrocarburos, carbón, nuclear y mega-hidroeléctricas) y no han hecho más que mejorar en términos de tecnología y precios", explicó. Requena sostiene que de acuerdo a los expertos en la materia, Bolivia tiene condiciones "envidiables" para desarrollar la energía solar y eólica.

"Es también el caso de nuestros vecinos, supuestos clientes de nuestra energía. También por ese lado el plan se presenta como inviable: ¿Por qué importarían energía los países vecinos si la pueden producir a precios bajos y de modo descentralizado en su propio territorio? La tendencia mundial es a la descentralización de la generación de energía. Los modelos centralizados, concentradores de poder y conflictivos son parte del pasado que se va", explicó.

El Vicepresidente, sobre la firma de este lunes, dijo: "el primer paso para convertir a Potosí en un generador de energía eléctrica (?) arranca hoy. Potosí consume 127 megavatios, una nada, quiero decirles que por decisión del Presidente Evo (?) hemos buscado proyectos más grandes. El proyecto Mollinedo es un megaproyecto (?) va a generar en Potosí 132 megavatios".

Agregó que solo con el proyectó Mollinedo se garantizará todo el consumo eléctrico que demanda el departamento de Potosí. Pero además anunció que se tiene previsto que dicho departamento de convierta en un generador y exportador de energía eléctrica, a partir del agua de sus cordilleras y otras. "Si vamos encontrado más represas, se hacen más estudios y se invierte y en los próximos años. Y se empieza a exportar (?) es una responsabilidad de los potosinos encontrar represas", dijo. Detalló que la represa del proyecto hidroeléctrico Mollinedo tendrá una altura de 200 metros, con cuatro turbinas y un costo de 330 millones de dólares, financiado enteramente por el gobierno nacional.