Los mayoristas y detallistas advierten con desabastecimiento

Carniceros van a paro nacional y Emapa anuncia venta de carne

Los distribuidores internan al día 170.000 toneladas de carne cruceña y beniana al país. Emapa venderá 60 cabezas de ganado que equivalen a 15 toneladas
Carniceros van a paro nacional y Emapa anuncia venta de carne
Comercialización de carne de res en diferentes cortes en el mercado Rodríguez.
miércoles, 03 de junio de 2015 · 20:42
María Mena  /  La Paz
Los internadores y detallistas de carne de res anunciaron un paro nacional indefinido desde el lunes en rechazo a la decisión  del Servicio de Impuestos Nacionales (SIN) de obligar a los distribuidores mayoristas a registrarse en el Régimen General de contribuyentes y a entregar factura por sus ventas.
 
El sector advirtió con el   desabastecimiento de los  mercados, mientras que la Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (Emapa) anunció la venta de carne para atender la demanda.

"Que se levanten las clausuras (...). Si no se llega a un acuerdo  vamos a un paro con desabastecimiento a partir del lunes a nivel nacional”, indicó   el  ejecutivo de la Confederación Nacional de Trabajadores en Carne de Bolivia (Contracabol), Pedro Yujra.
El presidente ejecutivo del SIN, Erik Ariñez, afirmó  que no se  cederá a "chantajes” de los distribuidores mayoristas que condicionaron el  normal abastecimiento de carne con el precio actual, si el SIN levanta las clausuras  y suspende los operativos de fiscalización. "Nosotros no recibimos chantajes y vamos a continuar con los operativos”, aclaró  .

El sector en conflicto interna diariamente cerca de 170.000 toneladas de carne cruceña y beniana en  el país, de los cuales 35.000 toneladas van a  La Paz.
Emapa tiene prevista la venta de 60 cabezas de ganado, con las cuales se obtiene   aproximadamente  15 toneladas de carne que se entregarán en La Paz.  Para los distribuidores  la estatal no representa   una "competencia”  ya que no tiene la "capacidad, los frigoríficos ni el personal” y menos   logística que requiere la venta de carne.
Yujra exigió a Emapa que extienda factura por kilo vendido.
 Al respecto el gerente de la firma estatal, Avelino Flores,  aseguró que "todos los productos” que comercializan  son con  este documento.
Según los internadores la distribución del alimento fue suspendida  en los mercados y tiendas de barrio y ayer el suministro  fue irregular. Algunos vendedores al detalle adquirieron en mayor cantidad la carne del altiplano.

El precio  continúa estable. El kilo  de pulpa está en 45, 46 y 47 bolivianos dependiendo del corte; con el incremento podría llegar hasta 50 bolivianos. La molida se oferta desde 28 a 36 bolivianos, según la calidad y el pecho y costilla a 26 bolivianos.

 

 Incremento de precio

Los mayoristas aseguraron que no se oponen a inscribirse en el Régimen General, pero advirtieron que el precio del kilo gancho subirá cuatro bolivianos, de 21 a 24 bolivianos.  "Va subir si extendemos facturas. Eso es lo que no queremos porque va afectar directamente a los hogares bolivianos”, manifestó  Yujra.
 Según datos de la  Contracabol, en el país hay más de 50.000 vendedores al detalle e internadores.

 Ariñez sostuvo  que se identificaron   36 frigoríficos que pertenecen al Régimen General y que extienden factura.

 SIN: Internadores que faenan carne deben pagar impuestos

 

El presidente ejecutivo del SIN, Erik Ariñez, informó que los  internadores que compran ganado parado para procesar la carne tiene la obligación de pagar impuestos.
Igualmente,  aquellos ganaderos que faenan la carne dejan  de pertenecer al Régimen Agropecuario Unificado (RAU)  y deben  migrar al Régimen General.
El ejecutivo de la Contracabol, Pedro Yujra, explicó que la mayoría de los internadores   compran carne faenada de los ganaderos a través de sus frigoríficos  y cámaras de distribución.
Sólo una pequeña parte adquiere ganado "parado” o vivo directamente de las ferias o de los ganaderos.
El 10% de los distribuidores de La Paz, Oruro y Potosí compran ganado en esas condiciones.
"Nosotros sabemos que pagan una miseria de impuestos por las miles de hectáreas de ganado que tienen y ni siquiera nos dan factura. No nos negamos a tributar dentro del Régimen General, pero que los ganaderos nos den factura”, protestó Yujra.
Los ganaderos que pertenecen al RUA   tributan anualmente hasta 4,25 bolivianos por hectárea productiva, según la Resolución Normativa 10-0027-14 emitida el 26 de septiembre de 2014.
 Además pagan 17 bolivianos por cabeza a la  Federación de Ganaderos del Beni y Pando y a  la Federación de Santa Cruz.  Al Ministerio de Salud  entregan  un promedio de 100 bolivianos al mes  por normas de salubridad.
 Los minoristas o comerciantes al detalle pertenecen al Régimen Simplificado y pagan cuotas en función a la categoría.
De acuerdo con el SIN, todas las personas que realizan actividades económicas y  generan ingresos, incluidos  frigoríficos y  mayoristas de carne, deben tributar en proporción de su capacidad económica.

Valorar noticia