La Paz, Bolivia

Domingo 30 de Abril | 20:23 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias

Tomate, uno de los productos más inflacionarios del año

Aunque en las últimas semanas el precio se estabilizó en Bs 3,50 la libra, hasta mediados de mayo se comercializaba en Bs 5 e incluso en Bs 6 en los mercados.

Tomate, uno de los productos más inflacionarios del año
Manuel Filomeno/ La Paz
 
El tomate es uno de los productos más inflacionarios de este año. Desde enero hasta  abril, todos los meses subió de precio o presentó variación positiva en el Índice de Precios al Consumidor (IPC), publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE).
 
Por ejemplo, en enero tuvo una variación de 6,40%, en febrero de 6,08%, en marzo e  17,59%, en abril de 17,92% (ver gráfica).
 
En estos meses tuvo una incidencia positiva en el IPC de 0,44%, 0,13%0,40% y 0,48% respectivamente.
 
El año pasado el precio también se mantuvo al alza en los meses de enero 14,49%, mayo 31,05%, julio 2,87%, septiembre 12,27%, octubre 1%, noviembre 0,76%. En el resto de los meses, la variación fue negativa, revelan los reportes del INE.
 
Centros de abasto
 
En un recorrido realizado esta semana por diferentes puntos de venta, se pudo evidenciar la fluctuación del valor del  producto.
 
Según vendedoras en los tambos de la zona Gran Poder de La Paz, el precio del tomate se ha estabilizado en las últimas semanas. Sin embargo, confirmaron  que  a principios de mayo sufrió un alza considerable.
 
"A principios del mes pasado (mayo) la caja de tomates costaba el doble, en algunos casos, aún más que eso” indicó Mariela Cazas, vendedora de verduras y abarrotes.
 
Sin embargo, ahora   la libra de tomate redondo cuesta 3,50 bolivianos, semanas atrás no era posible encontrarlo a menos de 6 bolivianos en ningún lugar. "Nosotros vendemos casi al precio real por que somos distribuidoras, en los mercados ha debido estar incluso más caro”, dijo.
 
Explicó que  gran parte del tomate que se vende actualmente proviene de los valles de Sorata y los Yungas, pero que un importante volumen también llega de Perú.
 
"El tomate peruano es más barato, pero no es tan sabroso como el que llega de Yungas, y ése  es el que la gente pide”, remarcó.
 
En el mercado Rodríguez,  la libra  se encuentra entre los cuatro y cinco bolivianos, dependiendo principalmente de la especie de tomate. Los redondos cuestan más y los alargados son un poco más económicos.
 
"Aquí el tomate es más caro que arriba (en los tambos), pero está garantizada la calidad y la procedencia; aquí no vendemos tomates peruanos, que no saben a nada”, aclaró la vendedora Rosa Portales.
 
En ese centro de abasto, el tomate llegó a costar seis y cinco bolivianos durante la primera quincena de mayo.
 
"La caja de tomates cuesta ahora entre 80 bolivianos y 120 bolivianos, hace dos semanas la caja costaba 200 bolivianos”, señaló la vendedora.
 
En los supermercados, donde el tomate se vende por kilo, el precio  alcanza los 12 bolivianos en algunos casos; es decir, que la libra  estaría alrededor de seis bolivianos (una libra equivale casi a medio kilo).
 
Según las vendedoras consultadas en los mercados de abasto, éste es uno de los productos cuyo precio   varía con mayor frecuencia  debido principalmente a que tiene su estacionalidad  y   requiere cierto tipo de clima para desarrollarse.
 
"Los precios van a volver a subir con el invierno, sólo nos queda esperar que los distribuidores y productores tomen las previsiones para que no suba demasiado de precio”, adelantó la vendedora Mariela Cazas.
 
Según el Gobierno, el precio del producto empieza a estabilizarse
 
El Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras,  a través del Observatorio Agroambiental y Productivo (OAP), informó el 25 de mayo que gracias  a la Feria de Peso y Precio Justo, el precio del tomate se estabilizó.

La  coordinadora general del OAP, Melisa Ábalos, señaló que por ejemplo en la feria realizada en la Estación Central de la línea Roja del teleférico se registró un precio  promedio de tres bolivianos  la libra de tomate.
 
Agregó que  incluso los de tamaño  pequeño se vendían en  2,50 bolivianos la libra  y los grandes en  cuatro bolivianos máximo la libra en los principales mercados monitoreados en  La Paz y El Alto.
 
"Se hará una evaluación de los otros productos de la canasta familiar para ver la posibilidad de realizar la segunda feria de peso y precio justo, ya sea en el departamento de La Paz o en otra región del país”, precisó.
 
Ábalos aseguró  que los precios del resto de los productos de primera necesidad se han mantenido constantes, con relación a los vigentes en anteriores semanas.
 
En el caso de las hortalizas, la cuartilla de seis libras de arveja se encontraba  en 36 bolivianos, un  9% más y la haba estaba a 14 bolivianos y se vendía en  15 bolivianos, un  7% más hasta el  pasado 25 de mayo.
 
Las ferias del precio justo se desarrollan periódicamente en diferentes barrios y tienen la característica de venta del productor al consumidor.
 
En 2015 hubo un déficit de 281 toneladas en producción
 
En la gestión 2015, la producción preliminar de tomate en el país fue  61.178 toneladas, mientras que la   demanda de este producto fue de  61.459 toneladas, según los    datos proporcionados por el Observatorio Agroambiental y Productivo (OAP).

Es decir, hubo un déficit de 281 toneladas,  sin embargo, la  oferta alcanzó a  66.850 toneladas.
 
El OAP informó que de acuerdo con datos del  Censo Nacional Agropecuario 2013,  el municipio con mayor producción de tomate es Omereque con 315.405 quintales, seguido de Mizque con 41.564,71 quintales.
 
El tomate es un producto perecedero y necesita un clima templado a cálido para poder producirse. Sin las condiciones climatológicas adecuadas la producción esperada puede sufrir reducción. "En tal sentido, la disminución o incremento de la producción de tomate está relacionada con los cambios climatológicos”, explicó el OAP, al ser consultado sobre las causas del aumento de precio.
 
Por ejemplo, cuando existen lluvias en los municipios de mayor producción, se dificulta el transporte o cuando existen heladas, el producto está en riesgo de perderse. Cuando en el mercado existe menor oferta, la tendencia de los precios es a incrementarse en los mercados.
 
De esa manera,  el aumento en el precio que se produce por una menor oferta incide en el Índice de Precios al Consumidor (IPC), añadió el OAP, instancia dependiente del Ministerio de Desarrollo Rural. Actualmente, no se evalúa ninguna norma para estabilizar el precio, remarcó.
1
0
Comentarios

También te puede interesar: