Anapo pide liberar la exportación de soya excedentaria

A la fecha, el sector negocia con el Gobierno la liberación total del grano.
Anapo pide liberar la exportación de soya excedentaria
La producción de soya en un campo de Santa Cruz. Foto:Archivo
martes, 14 de noviembre de 2017 · 12:00:00 a.m.
ABI  / La Paz

El presidente de la Asociación Nacional de Productores de Oleaginosas (Anapo), Marcelo Pantoja, informó ayer que solicitaron la liberación para exportar el excendente de soya. El tema es tratado en las mesas de diálogo con el Gobierno.

"Estamos trabajando en mesas para lograr abrir las exportaciones no solo de producto procesado sino también de grano (soya). Cuando nosotros hablamos de liberación de exportaciones hablamos también de un mecanismo para regulación del precio”, anunció.

Argumentó que la idea es que el pequeño, mediano o gran productor pueda conseguir en Bolivia el mismo precio de exportación, lo que evitaría pérdidas con sólo un mecanismo de fijación de precios que permita que la soya boliviana sea competitiva frente a otros mercados.

 Paralelamente se analizan dos formas de crecimiento: una que es un rendimiento mayor por hectárea y otra  para ampliar la superficie.

En el primer caso, explicó que  los productores necesitan acceder a la última tecnología, a nuevas variedades a  base de  la investigación y el uso de la biotecnología, y en lo otro, una planificación a mediano plazo. Se requiere implementar políticas que garanticen la seguridad jurídica, mejorar el tema de infraestructura y condiciones favorables de exportación.

 Pantoja consideró que con el trabajo que se está realizando con las autoridades se puede  lograr a corto plazo pautas que permitan crecer al sector y puedan equilibrar la balanza comercial que en la actualidad se encuentra en déficit.

 Bolivia produce de 2,7 a 2,8 millones de toneladas de soya. De esa producción, con 600 mil toneladas se cubren todos los requerimientos del mercado interno,  por lo que hay más de dos millones de toneladas para el mercado exterior.

 En 2014, el Ejecutivo prohibió temporalmente dar permiso a las industrias oleaginosas para que vendan  soya, hasta que abastezcan  el mercado interno.

 Desde entonces, el Gobierno  aprueba cupos por diferentes volúmenes. Este año, en marzo, liberó 300 mil toneladas de soya.