El Banco Unión dio Bs 9,2 millones en créditos fantasma

Mario D. Coímbra (oficial de microcréditos) aprobó 292 créditos a clientes con negocios “ficticios”, que ingresaron en mora. Sin embargo, el dinero era para él.
miércoles, 08 de noviembre de 2017 · 03:39:00 a.m.
Página Siete/ La Paz
 
El desfalco ejecutado por Juan Franz Pari no es el primer hecho irregular en el Banco Unión. En 2013 se descubrió que  un funcionario de la entidad en la  agencia en Beni otorgó créditos fantasma sin respaldo por 9,2 millones de bolivianos  para beneficio propio. 
 
 Se trata del exoficial de microcréditos Mario Daniel Coímbra Gómez, quien obtenía documentos de identidad de familiares y amigos y gestionaba los créditos con la excusa de hacer un favor personal, para lo que fraguaba  o inventaba documentación de respaldo de negocios.
 
En una entrevista con Página Siete, Juan Franz Pari habló de este tipo de créditos. Denunció que lo delataron para cargarle otros casos de corrupción en el banco como "créditos falsos”.
 
En este caso de 2013 en Beni,  Coímbra  aconsejaba a los familiares y amigos que en caso de visitas de seguimiento por parte de los funcionarios de control del banco, declaren tener un negocio lícito propio. Así, en algunos casos mostraban  negocios ajenos como propios en ausencia de los propietarios.
 
El oficial de microcréditos -según se verificó-, con sólo el carnet de identidad asignaba documentación de un "negocio ficticio”. 
 
"El exoficial de microcréditos  Mario Coímbra gestionaba créditos para beneficio propio y, consecuentemente, ponía en vigencia las cuotas morosas de estos créditos con la gestión de nuevas operaciones, ya que sólo se realizaban visitas a créditos problema y aleatoriamente créditos vigentes en colaboración con los señores Wálter Antonio Vaca Suárez, Rubén René Condori Conde (colegas de trabajo de la madre del principal implicado), Carlos Andrés Roca Coímbra (sobrino del principal implicado), Bryan Gálvez Roca (amigo de la universidad del principal implicado)”, señala el Informe de Auditoría Interna (AIN 128/2013) del 16 de septiembre de 2013 al que tuvo acceso Página Siete.
 
El mismo fue elaborado a solicitud de la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI) el 19 de julio de 2013.

 Las irregularidades  fueron corroboradas con las declaraciones de los clientes que no recibían el crédito  y después de la inspección a los  negocios mencionados. Estas fuentes permitieron establecer que el dinero fue a las manos de la madre de Coímbra.
 
La anomalía  fue detectada por dos funcionarios que se hicieron cargo de la cartera del principal acusado, cuando éste ascendió como jefe regional de Microcrédito Banca Productiva, jefatura que coloca créditos con recursos ajenos, en este caso,   del Banco de Desarrollo Productivo (BDP).
 
 Los nuevos oficiales, en el momento de realizar la gestión de cobranza extrajudicial, detectaron "irregularidades” en la otorgación de créditos por parte del exfuncionario y el 9 de julio de 2013 reportan las fallas, al indicar además la existencia de "documentación fraguada”. 
 
Incluso revelaron  la aprobación de créditos por parte de Mario Daniel  Coímbra desde su nuevo cargo.
 
Según el informe, se contabilizaron   292 operaciones o créditos canalizados por éste y  como no había la devolución de las cuotas, la cartera vencida subió a  2,9 millones de bolivianos  y los casos en ejecución subieron de tres millones de bolivianos a 113 millones de bolivianos, es decir se incrementó en un 3.667%.
 
Denuncia
 
El 12 de julio de 2013, el Banco Unión  presentó denuncia penal ante la Fiscalía contra el exoficial de crédito, su madre y Wálter Antonio Vaca por los delitos de estafa, falsificación de documento privado, uso de instrumento falsificado y manipulación informática. Se hicieron allanamientos y no se pudo dar con el  paradero de Coímbra hasta 2016, pero se fugó por un año.
 
Un reporte de  Taxi Noticias del 28 de agosto de 2017 da cuenta que   Coímbra fue recapturado por la Policía y trasladado desde Cochabamba el 18 de ese mes a Trinidad. Se encontraba en oficinas del Banco Unión, regional Cochabamba. Se lo remitió a la  cárcel de Mocoví, en Beni.
 
Ascendió de cargo después de  sólo un año de trabajo

 

 
Mario Daniel Coímbra Gómez ingresó a trabajar en la agencia central de la Regional Beni del Banco Unión el 10 de diciembre de 2008. Fue contratado para ocupar la vacante de asistente de microcréditos.
 
Un año después, el 3 de diciembre de 2009,  fue ascendido al cargo de oficial de microcréditos propios, dependiente de la jefatura regional.
 
Cuando Coímbra subió de cargo, en la agencia central de Beni se tomó la decisión de dividir la cartera de microcréditos propios entre dos nuevos oficiales, para que el funcionario recién ascendido se concentre únicamente en sus nuevas funciones.
 
Ya como jefe regional de Microcréditos Banca Productiva, Coímbra realizó las colocaciones de microcréditos con recursos del Banco de Desarrollo Productivo (BDP) y era independiente en sus deberes al área de microcréditos propios.
 
Al momento de realizar las gestión de cobranza extrajudicial, los oficiales que quedaron en microcréditos propios detectaron irregularidades en la otorgación de préstamos por parte de Mario Daniel Coímbra.
 
El 9 de julio de 2013 informaron por correo electrónico de estas irregularidades, además de la existencia de documentación fraguada y aprobación de operaciones bajo el cargo de jefe regional de Banca Productiva.

 

43
720