Uno de cada tres jóvenes en La Paz proviene de hogares pobres

Este grupo social, según el CEDLA, es uno de los afectados por el desempleo con una tasa que triplica a la de los adultos. Existe poca capacidad productiva.
Uno de cada tres jóvenes en La Paz proviene de hogares pobres
Foto: Archivo / Freddy Barragan.Jóvenes revisan su billetera en una de las calles de La Paz.
lunes, 17 de julio de 2017 · 12:00:00 a.m.
Página Siete/ La Paz
 
Uno de cada tres jóvenes en La Paz pertenece a    hogares en situación de pobreza y es el grupo social más afectado por el desempleo con una tasa que triplica la de los adultos.
 
Así lo revela  el estudio Jóvenes y Trabajo en el municipio de La Paz. Brechas y desafíos, realizado por del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA).
 
 Esta heterogeneidad social, vista a través de la educación y bienestar socioeconómico, tiene una marcada incidencia en su participación en la actividad económica y por lo tanto en la evolución de la oferta laboral juvenil, señala el análisis. 
 
El estudio propone tres hipótesis en cuanto a la demanda del empleo: i) La heterogeneidad estructural y la configuración de la estructura económica urbana que, aún en contextos de crecimiento sostenido del PIB, no permiten generar los puestos de trabajo que se necesitan para incorporar a la oferta laboral. 
 
ii) El mayor crecimiento de la demanda de mano de obra no calificada, tanto en los sectores formal como informal. Esto incide  en elevados niveles de desempleo de los jóvenes más escolarizados, es decir, profesionales y técnicos. 
 
iii) La persistente flexibilidad laboral en el mercado de trabajo (contractual, salarial, numérica, funcional) y la tendencia al aumento de los contratos temporales o bajo modalidades de subcontratación que ocasionan una mayor incertidumbre en el empleo en general.
 
Según el CEDLA,   la incipiente industrialización del municipio debilita su papel como articulador del crecimiento local cediendo el paso a otro tipo de actividades más rentables, pero menos productivas y, por eso mismo, con menor capacidad para impulsar la creación de empleos directos e indirectos.
 
Sin embargo, debido al peso de las actividades terciarias en la estructura económica del municipio, la demanda laboral estuvo concentrada en las actividades que no favorecen la estabilidad laboral y la calidad de empleo.
 
A lo anterior se suma  el avance de la flexibilidad laboral.
 
 El CEDLA advierte que si se consideran  las características técnico-productivas de las empresas y su concentración en las pequeñas unidades económicas,   la perspectiva de la demanda de trabajo juvenil  no tenderá a modificarse  y seguirá centrada en la mano de obra menos calificada.
 
Las firmas medianas y grandes son importantes, pero están limitadas por su reducida presencia en el aparato productivo. 
 
El estudio
 
  • Balance De acuerdo con el estudio del CEDLA,  el peso de las actividades terciarias en la estructura económica del municipio, además de la demanda laboral,  estuvo concentrada en sectores que no favorecen la estabilidad laboral y la mejora en la calidad de los empleos.
  • Síntesis "Si bien los jóvenes ocuparon un lugar significativo entre las poblaciones atendidas por las políticas laborales en Bolivia en los últimos 11 años, los programas y proyectos implementados fueron costosos, tuvieron baja cobertura y un reducido impacto para comenzar a resolver la problemática del empleo juvenil”, señala el análisis.
  •  Debilidad La incipiente industrialización del municipio frena su rol articulador.