Suben los precios y en mercados se ofrecen verduras importadas

El desabastecimiento de verduras nacionales en los mercados por la época invernal hizo incrementar los costos y que haya mayor oferta de productos peruanos.
Suben los precios y en mercados se ofrecen verduras importadas
Suben los precios y en mercados se ofrecen verduras importadas
Suben los precios y en mercados se ofrecen verduras importadas
Oferta de papa peruana en el mercado Rodríguez.
Suben los precios y en mercados se ofrecen verduras importadas
Una vendedora ofrece cebolla nacional y peruana.
sábado, 22 de julio de 2017 · 02:00
Manuel Filomeno /  La Paz

La última semana, los  precios del tomate, la cebolla, la arveja y  la papa se encarecieron  hasta el doble   y en los  mercados de La Paz se puede observar    una  variedad de verduras y frutas  importadas.

 En un recorrido por los principales centros de abasto  de la ciudad, Página Siete pudo constatar el alza de los precios de algunos productos, así como la oferta de verduras y frutas importadas, principalmente desde Perú.

"Tengo tomates peruanos, que están a cuatro bolivianos la libra, los nacionales que vienen de Tarija están a cinco bolivianos, la semana pasada ambos estaban a 2,50 bolivianos, pero ya no llega mucho, por eso subió”, señaló  una vendedora del Mercado Rodríguez.

En la feria instalada en inmediaciones del Cementerio, los tomates, tanto nacionales como importados, se ofrecen  a cuatro bolivianos la libra, cuando hace una semana costaban a dos bolivianos.

Respecto a las arvejas, éstas se comercializaban  en seis bolivianos el kilogramo en ambos mercados,  hace siete días su precio era de cuatro bolivianos, un 33% más.

 El precio de la papa, tanto peruana como nacional, oscila entre  45 y 50 bolivianos la arroba tanto en el mercado Rodríguez, como en el Cementerio y el mercado Yungas. La semana pasada se ofrecía en 40 y 45 bolivianos, un 20% más.

Las cebollas de tamaño mediano se ofrecían a precios que variaban entre los ocho  y los 10 bolivianos por la cuarta de docena (tres unidades) en el mercado Rodríguez y al mismo precio en el mercado Yungas, mientras que en el Cementerio éstas costaban entre ocho  y nueve bolivianos.

De acuerdo con las vendedoras, este producto antes se podía encontrar desde cuatro bolivianos, en algunos casos, pero en el último mes su precio se mantuvo en un promedio de siete bolivianos la cuarta.

El alza se debe a una menor oferta por la época invernal.

 Productos importados

En el mismo centro de abasto se promociona en diferentes puestos cebolla llegada del Perú, cuyo precio es superior a la producida en el país. "Las cebollas peruanas son más secas y duran más guardadas, las nacionales contienen mucha agua y se echan a perder, incluso antes de llegar al mercado, por eso son más baratas”, indicó una vendedora.

También se encuentra   frutas (limón, manzana, kiwi) y verduras (ají, tomate, papa)  que se internaron del exterior, ya sea de Perú o Chile.

 "El tomate peruano no es tan bueno como el nacional, es más ácido y pequeño, pero como no llega el nacional, que viene de Tarija y Sorata, sólo podemos vender éste”, explicó Jorge Montesinos, un vendedor callejero en inmediaciones de la plaza Gran Poder.

De acuerdo con María Teresa Nogales, de la Fundación Alternativas, el desabastecimiento de productos nacionales es causado por la desconexión entre productores y mercados, lo que genera distorsiones en los precios, pérdidas en el trayecto y poco abastecimiento, favoreciendo a los productos importados.

 "El productor no tiene manera de llegar a los mercados, por lo que debe confiar en un intermediario, que pone los precios y los  plazos al llegar a los mercados y como no cuenta con la tecnología adecuada, una gran parte de estos productos se echan a perder en el camino”, explicó.

 Según Nogales, a esto se suma una caída en la  productividad del campo   por la migración de la población rural a las ciudades, así como el abandono de los cultivos tradicionales por otros lucrativos.

   La Fundación Alternativas propone el establecimiento de planes integrales que generen mejoras logísticas. Por ejemplo, nuevos caminos, el establecimiento de una cadena de frío para los productos perecederos e incentivos a los productores cercanos a centros urbanos, y una  revalorización de la oferta local en mercados.

 

La cebolla peruana lleva a la quiebra a productores

 

Agricultores de dos municipios de Chuquisaca y Tarija exigen a las autoridades bolivianas restringir el ingreso ilegal de cebolla peruana, porque genera graves perjuicios a la economía de los productores nacionales, reportó la red ERBOL.

El alcalde de Las Carreras Limbert Aparicio y su colega del municipio de El Puente de Tarija se reunieron el jueves  para reiterar el pedido a las autoridades del gobierno departamental, para que puedan canalizar la preocupación de los cebolleros bolivianos.

La autoridad explicó que la producción de ambos municipios alcanza a dos millones de quintales, producidos a un costo de 38 bolivianos el quintal. Como consecuencia del contrabando se ven obligados a vender a precios menores.

"Los productores trabajan a pérdida porque entra el contrabando de  Perú”, manifestó al sugerir la necesidad de una estrategia desde el Gobierno para frenar el ingreso ilegal de la verdura, lo cual  ocasiona  perjuicios económicos a los productores.

Una propuesta es que se pueda restringir su comercialización  mientras se cosecha la cebolla y se coloca en el mercado nacional, lo cual ayudará a mantener los costos de producción y mejorar las condiciones de vida de los productores nacionales.

De acuerdo con el estudio  Tendencias de Producción y Consumo de los Alimentos Básicos, del economista  José Gabriel Espinoza, la importación legal de cebolla se incrementó de 360 toneladas en el año 2000 a 4.950 toneladas para 2016.

 

 

 
 

 

16
6