Aniversario 7 años

Página Siete, el diario que no iba a superar los seis meses

domingo, 23 de abril de 2017 · 02:00:00 a.m.
Hace siete años nació este emprendimiento. Cuando salieron sus primeras ediciones, un exministro de Comunicación previó que "no superaría los seis meses”. Otro dijo que era "un diario débil”, mientras un periodista de un medio paraestatal calificó a Página Siete como un "pastiche opositor y prochileno”. Cuando superó los seis meses de vida, demostró que no era "débil” y que mal podría denominarse como un "pastiche”, el Gobierno inició una ruda campaña de desprestigio y amedrentamiento que, sin embargo, parece haber tenido el efecto contrario: el periódico se ha fortalecido y hoy existe consenso de que Página Siete desarrolla una labor relevante e influyente y que se ubica en el centro del escenario mediático boliviano.
 
¿Cómo logró aquello? Cumpliendo varios requisitos, como tener un competente equipo de periodistas, apostar por un estilo serio y responsable, y tratar de sintonizar con los intereses de la ciudadanía. Pero esas características no conseguirían por sí solas lo que ha logrado el periódico si éste no tuviera independencia, entendida aquí como la capacidad de ese grupo de periodistas de difundir los temas que publica, y el enfoque con que lo hace, con autonomía, desarrollando su trabajo sin interferencias internas o externas ni cálculos "extraperiodísticos”. Esa independencia le permite también al periódico tener un sólido equipo de columnistas y colaboradores, que representan diversas posturas ideológicas y políticas del país. No hay mejor grupo de opinadores que el  que escribe en estas páginas.
 
Ante un panorama en el que muchos de  los medios de comunicación  han sido cooptados, controlados o comprados por el oficialismo, la independencia se convierte en un rasgo crucial.
 
Como Página Siete dice las cosas que el poder no quiere que se difundan, un público deseoso de enterarse de esos asuntos compra el periódico o lo lee en internet. Luego, miles de usuarios redistribuyen su material mediante las redes sociales. La combinación de esos soportes (papel, sitio web y redes sociales) ha convertido a Página Siete en el diario más leído de La Paz y el segundo de mayor difusión de Bolivia.
 
La paradoja es que La Razón, el diario oficialista, y que tiene masivo apoyo económico gubernamental, atraviesa por una fuerte crisis económica, traducida en despidos y malestar interno. Esa crisis se explica en su mal manejo administrativo y una creciente falta de credibilidad.

Raúl Peñaranda U. fue el director-fundador de Página Siete.
 

87
32