La Paz, Bolivia

Jueves 21 de Septiembre | 11:50 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias

El Oncológico más moderno de Bolivia trabaja “a tope”

Por su tecnología de punta, atiende a pacientes de todo el país, lo que pone a prueba la capacidad de atención del nosocomio.

El Oncológico más moderno de Bolivia trabaja “a tope”

El acelerador lineal más moderno del país está a cargo del doctor Guillermo Vargas. Fotos: Sara Aliaga/ Página Siete

Liliana Carrillo V.  / Santa Cruz


Con sede en Santa Cruz, el Instituto Oncológico del Oriente Boliviano es un hospital de cuarto nivel que se especializa en el tratamiento del cáncer. Por su tecnología de punta,   atiende a pacientes de todo el país que  cada vez son más, lo que pone a prueba la capacidad del nosocomio.
    
El Oncológico de Santa Cruz es el primer hospital del sistema público nacional que cuenta con un acelerador lineal  y otros modernos equipos para tratar el cáncer. El aparato se estrenó hace un año, junto a un búnker especialmente construido, con una inversión de 30 millones de bolivianos de la Gobernación.

Desde entonces, el equipo trabaja en tres turnos para realizar 60 tratamientos de radioterapia. "Son muchos los pacientes y cada vez son más,  debido a los convenios de atención que se han firmado con otras ciudades”, explica  Martha Alicia Arrien, directora del hospital Oncológico.

 El temor es que los pacientes sigan llegando y en algún momento sean tantos que provoquen el colapso de los equipos. "Hay aún la posibilidad de aumentar un turno pero para ello se necesita más personal especializado”,  asegura Guillermo Vargas, jefe médico del Oncológico. 

Instalado en un búnker aislado, el acelerador líneal es sometido a estricto mantenimiento después de cada tratamiento. "Es importante que sea preciso para irradiar solamente la parte del tumor”, recalca el galeno.

 Para el funcionamiento del acelerador lineal se precisa un equipo de al menos 10 profesionales: unos preparan al paciente, otros hacen los cálculos y otros más -los técnicos y físicos- emiten los rayos mediante un complejo sistema que emite simultáneamente varias imágenes del cuerpo en pantallas. 

 Hasta junio pasado funcionó aún la antigua bomba de cobalto que durante años fue la única manera de combatir los tumores. "Trabajó tres años más allá de lo recomendable, pero era necesaria”, dice Vargas. 

Aún así,  ese equipo era "una joya” comparado con  otros, como el del Hospital de Clínicas de La Paz, que se sigue utilizando -con parches y el consiguiente riesgo- desde hace medio siglo.

  En los últimos meses, el Oncológico ha incrementado  sus equipos gracias a la solidaridad de instituciones cruceñas y fondos del gobierno departamental. "La ayuda de organizaciones de la sociedad civil es invaluable para este hospital”, recalca el   gerente del hospital Oncológico de la Gobernación, Arturo Rosas.

La última adquisición es  un equipo de Braquiterapia de alta dosis, que fue donado por el Comité de Damas del Rotary Club. 

La Braquiterapia  tiene la función de emitir radiación interna; ello significa que implanta químicos radiactivos directamente al tumor.  Es especialmente útil para el tratamiento de cáncer de cuello uterino, el de mayor incidencia en el país. 
 
    El hospital atiende diariamente 150 consultas externas y tiene un área específicamente dedicada a niños. Las salas de espera están cotidianamente llenas.

"El cáncer es una enfermedad terrible y aquí tenemos las posibilidades de tratarla,  pero ojalá que tuviéramos institutos especializados como éste en todo el país. Atendemos a mucha gente de todo el país y para ello necesitamos recursos”, dice la directora.

En julio, la Gobernación de Santa Cruz suscribió convenios interinstitucionales con las alcaldías de La Paz y Cochabamba para atender pacientes con cáncer en el Oncológico. Una paciente paceña ya recibió el tratamiento del moderno equipo.
 
El gobernador cruceño, Rubén Costas,  anunció en julio  que iniciará gestiones para adquirir el segundo acelerador lineal.
 

Convenios con La  Paz y Cochabamba

Rosario Salazar, de 48 años,  inauguró hace un mes el convenio para que enfermos con cáncer de La Paz sean atendidos en el    Instituto Oncológico de Santa Cruz. Un trato similar recibirán pacientes de la ciudad de Cochabamba.

El 19 de mayo el gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas, y el alcalde de La Paz, Luis Revilla, firmaron un convenio solidario que establece que  la comuna paceña se encargará del traslado de los pacientes desde La Paz hasta Santa Cruz. "Se brinda también el now how en la atención de cáncer a los médicos que lleguen”, informó la directora del Oncológico cruceño, Martha Arrien.

La Gobernación cruceña se hará cargo de pagar la estadía de los enfermos y les asegurará el tratamiento en el Oncológico. No obstante los enfermos deben pagar los costos.

Un mes después, el Gobernador de Santa Cruz y el alcalde de Cochabamba, José María Leyes, firmaron  un  segundo convenio que también permitirá que los pacientes reciban tratamiento médico con el acelerador lineal del hospital Oncológico cruceño que ya realiza 60 tratamientos al día.

 En  Bolivia sólo hay tres aceleradores lineales: en Santa Cruz (sistema público), en Cochabamba (Caja Petrolera) y en El Alto (sector privado).  La Organización Mundial de la Salud recomienda un acelerador lineal por cada  millón de habitantes.

 
 
0
1

También te puede interesar: