Marco legal

El matrimonio precoz vulnera derechos de niñas y adolescentes

La falta de datos evita que se puedan trazar estrategias de prevención efectivas en favor de las niñas y adolescentes.
jueves, 08 de marzo de 2018 · 00:00

Página Siete / La Paz


No hay cifras oficiales en Bolivia sobre el matrimonio precoz, que se constituye en una  de las cinco vulneraciones graves a los derechos de las niñas y adolescentes. Aunque invisibilizado, el problema existe  a contra ley  - a veces tiene aval social- y con énfasis en áreas rurales. Va de la mano de los embarazos de menores de edad, de la pobreza y de la violencia.


  El matrimonio infantil es la unión  formal o informal en la que uno o ambos  contrayentes son menores de 18 años. La práctica es considerada como  matrimonio forzoso porque no  cuenta con el consentimiento pleno e informado de una o ambas partes.


 La ley establece que, de manera excepcional, se podrá constituir matrimonio o unión libre de adolescentes de no menos de 16 años, siempre que haya autorización de los padres, tutores  o a falta de ellos de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia. 


En Bolivia, hay uniones de hecho de niñas, incluso de 12 años, con hombres que les duplican o triplican la edad.  “No hay datos”  es la respuesta de los Servicios Legales Integrales Municipales (SLIM) y  Defensorías de la Niñez y la  Adolescencia  cuando se aborda el tema. 


 “Como ONU también hemos tenido dificultad en encontrar datos porque lo que existen son de estudios puntuales o de sistemas de información. Pero  si nos preguntamos cuántos o qué porcentaje  de  adolescentes viven en matrimonios  precoces, sus causas y sus consecuencias no podemos dar un cifra”, declaró  Ana Angarita, representante para Bolivia del  Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA).
   
Según un informe de    ONU-Mujeres publicado en 2016, en el mundo más de 700 millones de mujeres   se casaron o tuvieron  una unión antes   de cumplir los 18 años. De ellas al rededor de  250 millones,    antes de cumplir  15 años. 


    El informe Una aproximación a la situación de adolescentes y jóvenes en América latina y el Caribe de Unicef, publicado en 2015, señala que en la región el 24% de las mujeres entre 20 y 24 años  se casaron antes de los 18. En Bolivia el parámetro es de 22% de adolescentes que se unieron antes de los 18  y  3% antes de los 15 años, según el estudio.


Hay estadísticas  que  pueden orientar sobre el tema. Un dato  importante es que en Bolivia, la población joven (hasta los 29 años) representa, según  el censo de 2012, el 60,3% de la población.

“Estamos hablando de un contingente bastante grande que demanda más en cuanto a necesidades para desarrollar su proyecto de vida”, explicó Angarita.


Otro dato relevante es que, Bolivia ocupa los primeros lugares en la región en número de embarazos de adolescentes, aunque esa tasa ha disminuido. En cuatro años,  según datos del Sistema Nacional de Información de Salud (SNIS), el número de embarazos y maternidad en adolescentes entre 15 y 19 años bajó en un 61,2%. De 90.005 casos reportados en 2013 a  34.958 registrados hasta julio de 2017.  

“Se trata de una reducción significativa y positiva. Como Estado y como Ministerio de Salud, en un trabajo conjunto con los ministerios de Educación y de Justicia, se viene implementado campañas periódicas sobre la prevención del embarazo en la adolescencia”, afirmó entonces la ministra del área, Ariana Campero.


  El embarazo precoz es causa y consecuencia de las uniones ilegales entre adultos y infantes. En caso de estupro o violación de menores, el aborto es legal, según establece la sentencia constitucional 206/2014, aprobada en  febrero de 2014  por el Tribunal Constitucional Plurinacional. No obstante, la norma no se cumple a cabalidad; en muchos casos porque no se presentan denuncias y los padres de las niñas transan uniones con los agresores antes que demandas. 


De febrero de 2014 a enero de 2017  se registraron 120 abortos legales al amparo de la sentencia constitucional 206/2014, según un estudio en seis departamentos del país realizado por la organización no gubernamental IPAS Bolivia. 

   
Ante la falta de información sobre el número de matrimonios precoces a nivel regional, el UNFPA ha firmado un convenio con Plan Internacional para realizar un levantamiento de datos en seis países. Bolivia está entre ellos.


“Todo este esfuerzo es  para que salga una resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre matrimonios infantiles. Con ella se puede bajar a los países para empezar a diseñar políticas  que den respuesta a esta situación”, dijo Angarita.
    
  Las uniones libres tempranas  violan además todos los derechos sexuales de la mujer. A menudo resultan en embarazos no deseados,  maternidades forzadas y alto riesgo de mortalidad materna.  “Y algo que resta investigar son  los suicidios por embarazos tempranos y forzados”.

 Paola Barriga, abogada
“Ahora se puede actuar con la 348 para denunciar el delito”

Aunque  el Código de Familias excepcionalmente permite matrimonio  de adolescentes no menores de 16 años, con autorización de sus apoderados, las uniones de menores de edad  con adultos son  delitos,  explica la  abogada Paola Barriga. 


Las uniones precoces ¿son legales?  


  En  absoluto, son ilegales porque se debe precautelar al menor de edad. Incluso de forma constitucional un adolescente de 18 años tan sólo  tiene derecho a sufragar. El hecho que haya matrimonios o concubinatos con un menor de edad o entre adolescentes no está permitido.


Pero estas convivencias se dan, ¿por qué la ley no actúa? 


   Hay delitos que en materia penal llamamos intuito persona, es decir que si tú no los denuncias no tienen efecto. Los concubinatos de menores de edad con alguien mayor se califican como estupro, pero si están consentidos por papá y mamá, nadie denuncia y esa menor no se siente víctima de un hecho delictivo, no se genera  un delito a investigar. 


 ¿Las leyes de protección a la mujer no pueden ser aplicadas?


Ahora  sí se puede actuar con la 348 bajo el amparo de  violencia intrafamiliar,  por que si yo mamá o papá estoy consintiendo esa unión estoy  actuando con violencia contra mi hija. En ese caso la norma nos da la posibilidad que incluso un tercero pueda  denunciar y se constituya en un hecho delictivo.

Ahí se debe ver cuál es el motivo porque el que se está consintiendo la convivencia: No hay que olvidar que se puede estar dando al interior un tema de trata o violación.  


En países de la región se está prohibiendo esa práctica, ¿qué pasa en Bolivia?


Acá no existe una norma específica que prohíba; ni siquiera  hay  rigurosidad para los procesos y peritajes que se hacen a las menores en hechos de violación. Hay casos en los que las muchachas se arman de valor para denunciar pero al llegar a las instancias forenses no encuentran objetividad.

Lamentablemente  si bien hay leyes maravillosas no tenemos un personal idóneo para su aplicación.


   El Código de Familias determina los 16 años como  la edad mínima para contraer matrimonio, siempre y cuando haya  una autorización de los  padres y legaliza las uniones libres  que esconden a la mayoría de las convivencias tempranas.

Punto de vista
Miriam Suárez,  directora de la Casa de la Mujer


“Las niñas son  víctimas, nunca responsables”

Las uniones entre una niña y una persona adulta son ilegales. Son, en general casos, en los que la menor de edad  ha vivido una situación de estupro. Ella es la víctima y en todo momento debe ser protegida, en ningún caso culpabilizada.


  Normalmente se trata de casos en los que la menor de edad  ha sido seducida, ilusionada,  por un adulto que a veces se disculpa diciendo que ella lo sedujo. Pero una niña no tiene la madurez de un adulto. Ahí no hay justificativo de los hombres, ellos son los responsables y deben ser responder a la justicia.


Ocurre  en el oriente, en tierras bajas,  donde la gente es alegre –quizás tiene que ver con el clima– que las niñas son más despiertas y eso a veces se confunde.  No es coqueterío ni ostentación del cuerpo y ese no puede ser nunca pretexto para que un adulto se aproveche.


En los 28 años de la Casa de la Mujer hemos  ha visto decenas de casos de convivencia forzada  de menores de edad con adultos; incluso de niñas desde los 11 años, que están muy expuestas y no sólo por las condiciones económicas, sino por la violencia en los hogares y la descomposición en las familias. Por eso huyen y es cuando creen que encuentran a un “salvador”.


Ese “salvador” las convence con regalos y también convence a sus padres y termina enamorando a la niña, embarazándola y forzando un concubinato. Y ello debido también a la pobreza que se vive especialmente en las áreas rurales.


 Hay también grandes carencias afectivas de las niñas que las hacen confundir esa seguridad que le da un hombre adulto con enamoramiento. Normalmente van a repetir un círculo de violencia machista.


 En muchos casos, las pequeñas son violadas  y obligadas a casarse con su agresor. Aún pasan estas cosas pese a la existencia de leyes , como la 348 contra todo tipo de  violencia contra la mujer, que se aplica en estos casos.


Tampoco se aplica la sentencia que permite el aborto en caso de violación o estupro. Estamos en una negación de los avances jurídicos. Existen las leyes que nos sirven, pero debemos empoderarnos de ellas para defender a las mujeres, a las niñas.

Código  de Familias

  • Tres artículos del Código de Familias se refieren a los matrimonios adolescentes. Es importante señalar que  no establece ninguna diferencia ni mención a las uniones entre adultos e infantes.

  • Art. 139De manera excepcional, se podrá constituir matrimonio o unión libre a los 16 años, siempre que haya autorización de los padres, tutores  o a falta de ellos de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia. Es válida la autorización verbal  al momento de la celebración del matrimonio.

  • Art. 170El matrimonio o  unión libre entre  menores a la edad requerida, se revalida por el lapso del tiempo que hiciere falta para que los cónyuges alcancen la edad determinada por  el Código, si siendo púberes hubieren hecho vida en común durante dicho lapso o si hubieren concebido.

  • Art. 309 este articulo del Código Penal señala que incurre en estupro el mediante seducción o engaño tuviere acceso carnal con una mujer que hubiere llegado a la pubertad y fuere menor de 17 años. La sanción es la privación de libertad de dos a seis años de edad.

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

1
3