La Paz, Bolivia

Martes 25 de Abril | 22:09 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias

Masticar hoja de coca combate la obesidad

Los doctores Kunishiro Seki y Yoshito Nishi sostienen que el acullico ayuda a controlar el apetito. Además, puede prevenir el Alzheimer y la depresión.

Masticar  hoja  de coca combate   la obesidad
Tatiana Sanabria  / La Paz
Hace tres años, el doctor japonés Kunishiro Seki encontró en la hoja de coca el secreto para combatir la obesidad y alcanzar la longevidad. La práctica diaria del acullico, según afirma, le permitió disminuir la diabetes, controlar su peso y aumentar su energía y concentración.
Al experimentar estas mejorías en su propio cuerpo,  realizó pruebas y estudios sobre esta hoja milenaria, concluyendo que a través del masticado se puede reducir la ingesta alimenticia, disminuir la sobrealimentación, pero sin producir desnutrición.
"Al mascar la hoja de coca se logra incrementar la sensación de saciedad, eliminar la fatiga y aumentar la capacidad de concentración. Con ella se puede lograr una dieta diaria sin restricción calórica y, en consecuencia, reducir el peso corporal”, afirma Seki en el libro Coca: factor antiobesidad, escrito junto al doctor boliviano Yoshito Nishi.
Según explican los autores, la coca contiene factores nutricionales esenciales como proteínas, carbohidratos, calcio, fósforo, hierro y vitaminas, incluso en mayor cantidad que la leche, la espinaca y el pescado.
Nishi indica que en 1975 investigadores de la universidad de Harvard, en Estados Unidos, concluyeron  que el valor nutricional de la hoja de coca es similar al de la quinua, maní, trigo y maíz; pero además es un alimento ideal por la escasa cantidad de sales orgánicas, abundante fibra dietética, vitaminas y baja cantidad de calorías.
La Organización Mundial de la Salud estima que en el mundo, mil millones de adultos y 42 millones de niños tienen sobrepeso y más de 300 millones son obesos; esto significa  el 65% de la población total. Además, cada año mueren, como mínimo, 2,6 millones de personas a causa de esta enfermedad no transmisible.
Estados Unidos  presenta mayor grado de obesidad, con el 68% de su población, seguido por México con el 65% y Chile con el 64%; mientras que en Bolivia, se estima que el 40% de la población padece de obesidad.
"El problema de aumentar peso es no poder controlar el apetito. Hay un sinnúmero de dietas que ayudan a disminuir de peso, pero cuando la dejan de hacer, uno vuelve a engordar, lo que no pasa con la hoja de coca. La coca estimula el centro de saciedad y ya no se necesita consumir calorías extra”, explica Nishi.
No obstante, el especialista recomienda masticar la hoja porque así se aumenta la secreción salival y se ingiere la mayoría de los minerales y vitaminas esenciales para combatir una gran cantidad de enfermedades.
En cambio, cuando se consume la hoja de coca directamente, la acidez del estómago inactiva el alcaloide que potencia la capacidad de concentración y atenuación de la fatiga. Y en mates o infusiones, el efecto antimicrobiano de la clorofila se inactiva con el calor del agua.
Héctor Solares, chef y consumidor  frecuente de la hoja, asegura que acullicar desde hace 10 años no sólo le salvó la vida, sino que le devolvió la vitalidad y le ayudó a adelgazar.
"Antes tenía dependencia a la nicotina, pasé por muchas operaciones y todo porque no podía dejar de fumar; incluso me dijeron que me daría cáncer en la cara. Pero un día probé la hoja de coca y me quitó las ganas del cigarrillo; es increíble cómo me ayudó, incluso a bajar de peso porque también sufría de obesidad”, afirma.
Otros beneficios
Además de combatir la obesidad, Seki asegura que masticar hojas de coca no sólo disminuye el dolor de cabeza por mal de altura, sino también comprobó que el cloropasto que contiene elimina las bacterias periodontales para mantener una dentadura sana y también actúa como antiséptico y desintoxicante.
En sus estudios también constataron que la clorofila de la hoja de coca, que es transportada con la saliva por el tubo digestivo, se absorbe en el organismo, lo que inhibe la formación de células cancerígenas en el cuerpo.
Finalmente, y a raíz de un análisis realizado en 2012, el especialista japonés comprobó que en cada 100 gramos de coca cultivada en los Yungas se concentran 0,72 miligramos de litio, mineral que se utiliza como tratamiento de elección para el trastorno bipolar.
"Es decir que al ser un estabilizador mental, se utiliza como tratamiento preventivo para la demencia senil, el Alzheimer o incluso para combatir la depresión”, complementa Nishi.
A pesar de que estos estudios muestran una serie de beneficios por el consumo de esta hoja sagrada, que fue usada por nativos sudamericanos desde hace 4.500 años, Solares considera que, principalmente en el occidente del país, todavía es un producto que no es socialmente aceptado.
"Es interesante ver cómo en Santa Cruz y en Argentina la hoja de coca se consume en reuniones de gente joven, sin incomodar a nadie. En estos lugares, acullicar es más aceptado que fumar”, asegura.

Si bien en enero de este año  Naciones Unidas determinó despenalizar el acullico, permitiendo el consumo de la hoja de coca en otros países, los investigadores creen que la completa legalización de este producto nativo y la posibilidad de exportarlo, no sólo abriría oportunidades de negocio en el mundo, sino también ayudaría a combatir  enfermedades que aquejan a miles de personas en todo el mundo.

Incentivan el consumo de coca ecológica

La  Yungueña, una empresa nacional dedicada a la elaboración de productos a  base de coca, promueve el consumo de esta hoja milenaria, pero en su versión ecológica, es decir, libre de agroquímicos que se utilizan para fumigar hongos y acelerar la cosecha.
"La harina de coca y la hoja de coca que ofrecemos provienen de cultivos donde emplean el sistema tradicional,  usando productos naturales para fumigar las plagas”, asegura Javier Vásquez, uno de los socios de la empresa.
La hoja ecológica, explica el agrónomo Boris Fernández, es menos amarga y  no produce alergia en la piel, problemas digestivos o intoxicación, a causa de los productos químicos que se emplean en algunas parcelas de coca.
 Según indican, en la región de los Yungas cada vez es más difícil encontrar cultivos de hoja de coca orgánica, porque los productores, al usar los agroquímicos, pueden adelantar la cosecha un mes, a pesar de que esto daña la tierra y la salud de los consumidores.

Punto de vista
Elizabeth Cañipa
Nutricionista
 No es suficiente  masticar la coca
Evidentemente, la hoja de coca tiene una serie de nutrientes que pueden quitar el hambre y sed, lo que, lógicamente, permite que la persona coma menos y adelgace.  
Sin embargo, no es suficiente mascar hoja de coca para bajar de peso, porque el cuerpo también necesita calorías que la coca no proporciona. Es decir que la solución no es dejar de comer y sólo mascar coca, porque esto puede afectar la salud de la persona.
 Lo que normalmente recomendamos es que la persona que quiere adelgazar  debe realizar ejercicios, tomar mucha agua y establecer una dieta baja en grasas y carbohidratos.
    Si hay una alimentación equilibrada y se realiza  ejercicio corporal para tonificar el cuerpo, es posible ver resultados, pero para eso también se necesita perseverancia.
Ahora,  la coca no contiene sustancias que eliminan las grasas del cuerpo, pero masticarla puede reducir el apetito. Sin embargo, no recomiendo consumirla diariamente ni de forma exclusiva, porque hay estudios que establecen que los estupefacientes que contiene pueden ocasionar problemas a la larga.

36
4
Comentarios

También te puede interesar: