La Paz, Bolivia

Martes 23 de Mayo | 22:26 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Estudio detecta que empiezan a consumir bebidas desde los 13 años

Consumo de alcohol contamina a nuevas generaciones en La Paz

Los jóvenes aprenden a beber por influencia de familiares y amigos. Cada vez más adolescentes acuden a grupos de apoyo contra el alcoholismo.

Consumo de alcohol contamina a nuevas generaciones en La Paz

Fotos Freddy Barragán / Página Siete. Hay quienes consumieron bebidas alcohólicas por primera vez en el seno familiar.

 Svetlana Salvatierra  /  Especial para Página Siete
Es un viernes cualquiera. El reloj marca la una de la madrugada. Empieza un recorrido desde el Cementerio General hasta Chasquipampa. La "farra” toma las calles de la ciudad de La Paz, atrapando a los jóvenes, desde los 13 años.
Cerca del cementerio, sale corriendo un hombre. Los guardias de seguridad lo siguen y dejan libre la entrada a la discoteca. Un grupo de seis adolescentes aprovecha el incidente para entrar. Pasa una patrulla de la Policía que no ve nada. La norma prohíbe el ingreso de menores de edad y que les vendan alcohol.
En La Paz hay 1.647 lugares que venden bebidas alcohólicas. Sólo 370 tienen licencia de funcionamiento. Hasta octubre cerraron 32 establecimientos por infringir la Ley de Expendio de Bebidas Alcohólicas. En 2013 realizaron aproximadamente 4.000 operativos conjuntos, Alcaldía y Policía  (de miércoles a domingo). Un centenar de guardias municipales para seis macrodistritos es insuficiente.
 A los infractores les toca ocho horas en la cárcel, una multa y quedan libres. Leyes más duras o llenar los vacíos de la actual, sugieren quienes hacen los operativos.
El problema empieza en casa
"El 50% ha consumido por primera vez en su hogar. Es alarmante porque en realidad quienes están rompiendo las reglas son los padres de familia. Nos dicen: ‘pero mi papá me manda a comprar cerveza’ y la de la tiende lo permite. Con este pretexto el joven puede adquirir cerveza”, informa la jefa de la Unidad de Formación y Prevención, Fressya Chávez.
Esta autoridad implementa un programa municipal de prevención en escuelas públicas y privadas, en las que  el 45% de bachilleres considera que no es grave consumir alcohol.
El abuso en el consumo de alcohol se ha "naturalizado”, afirma el director especial de Seguridad Ciudadana, José Luis Ramallo.
"Cambiar el patrón colectivo pasa por una respuesta colectiva. Tiene que haber un gran consenso social para desmontar esta supuesta cultura tradicional folklórica de considerar al espacio público como un punto de encuentro donde se consumen bebidas alcohólicas”, expresa.
El "taco”, el que resiste más que los "pollos” -que no saben tomar-, y los infaltables a los "viernes de soltero” semanales, hombres o mujeres, tienen un sitial preferencial en la sociedad pero ocultan problemas de dependencia.
El siguiente paso es ser alcohólicos. La Organización Mundial de la Salud  incluye al alcoholismo en el  capítulo V de la Clasificación Internacional de Enfermedades número 10.
"El reto es reducir la demanda porque la oferta no la podemos combatir”, manifiesta Ramallo. El alcohol es una droga legal.
En la División de Menores de la Policía Departamental de La Paz y en la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia explican que los jóvenes aprenden a beber de familiares y amigos, que también vienen de familias donde siempre consumen alcohol. El riesgo es que sean víctimas o delincuentes de robos de celulares, violaciones y asesinatos.
Empiezan a los 13 años
En la avenida Buenos Aires, una vendedora ahuyenta a dos niños de   11 años que buscan más alcohol. Son las dos de la madrugada. No hay policías.
En la Tumusla, las vendedoras de comida alimentan a ebrios. Hay adolescentes entre ellos; éste es uno de los cinco principales problemas de preocupación de los paceños, según la encuesta del Observatorio La Paz Cómo Vamos.
Ahora  empiezan a los 13 años, alerta la investigación del Centro Latinoamericano de Investigación Científica (CELIN).
Juan Carlos, de Alcohólicos Anónimos, señala que en la última década acuden más jóvenes a los grupos de apoyo.
"El círculo de amigos y la falta de comunicación efectiva con la familia  son un problema”, afirma. Empezó a los 18 años y hoy ronda los 40. Aceptar ser alcohólico es decisión personal; lo contrario es seguir bebiendo, maltratando a la familia, perdiendo el trabajo, provocando accidentes, cometiendo delitos. "Hoy estoy sobrio”, es la regla de vida. En La Paz existen 12 centros de tratamiento, rehabilitación y comunidades terapéuticas.
El "Global status report on alcohol and healt” del World Health Organization (2004)  señala que en Bolivia el consumo promedio era de cinco litros por persona de alcohol puro al año, equivalente  a una botella semanal. "Si yo no tomo, tú no tomas y otras personas no toman;  eso significa que alguien está consumiendo dos o tres o más. Es un problema enorme”, alerta el doctor en Genética  Igor Salvatierra. Las políticas públicas de salud necesitan ampliarse al consumo de alcohol en menores de edad.
Cerveza, whisky, vino, pisco, tequila y otros importa Bolivia. Llegó a 62 millones de dólares el año pasado. Energizantes están en este grupo y no hay ley que alerte sobre su contenido. Además de cerveza, vino y singani, las normas nacionales permiten producir bebidas preparadas, alcohol con colorantes. Hay un registro de 36 en el Senasag. Sus precios están entre los 10 y 20 bolivianos.
Manchas de sangre. Botellas rotas. Jóvenes tratando de mantenerse en pie. Otros golpeándose. Patrullas, como la J-8, que no paran. Jovencitas embriagadas  siendo presas fáciles. Así madruga la avenida Manco Kápac, una zona roja. Y en el sur, por la plaza Humboldt, sólo cambia el valor de la bebida alcohólica. También pasa en otros barrios, en calles oscuras o en casas en las que  no están los padres.
En el módulo policial de Chasquipampa, todos los fines de semana recogen a menores de edad. No hay registro de reincidentes.
Renato Bustamante, jefe de la Unidad de Promoción y Administración de Unidades Económicas, dirige los operativos semanales caminando.
"Un grupo está en la calle Campero donde hay unos tres locales que funcionan,  cerca de unidades educativas y según la ley municipal 634 no deben funcionar a menos de 100 metros. Están infringiendo la norma. La clausura es definitiva. Y siguen funcionando. Esta noche vamos a hacer el procedimiento y las siguientes…”.
Este reportaje se realizó en el marco de los estudios del Observatorio La Paz Cómo Vamos.

 Los amigos,  quienes más ofrecen bebidas
Estudio       El CELIN realizó el estudio "Consumo de drogas en estudiantes de Bolivia 1993-1996-1999-2011. Estudio urbano-población de 12 a 21 años”.
El ofrecimiento   ¿Alguien te ofreció alguna vez alguna bebida alcohólica? El 54,8% de los hombres respondió  sí, y el 51,2% de mujeres también.
 Los amigos          ¿Quién te la ofreció por primera vez? Los amigos (76,1% hombres y 76,5% mujeres). En segundo lugar están los parientes (12%), luego gente desconocida (7%). También les han ofrecido alcohol sus padres (2%), enamorados (2%). Llama la atención en el estudio que hay profesores que ofrecieron bebidas a los hombres (0,6%) y a las mujeres (0,1%).
Preocupación  "Nos muestra una realidad preocupante, por el simple hecho de mostrarnos consumo de drogas dentro del sistema educativo formal”, advierte el CELIN.
 
 
 
 Factores  de  riesgo y necesidad de políticas
La primera vez    Por curiosidad empiezan a  los quince años, asegura un grupo de universitarios que hace dos años eran bachilleres.
El factor familia   La familia obliga a bailar en las entradas folklóricas. "Harto me han hecho tomar y después ya no he querido volver a bailar (en Chasquipampa). ¿No hay nada que podamos hacer?”, cuestiona Beatriz, una peluquera de   20 años.
Por decepción  En la División de Menores y en la Fuerza Especial de Lucha contra la Violencia, cada octubre y noviembre, enfrentan un mayor número de desapariciones, que afectan en las investigaciones de secuestros, trata y tráfico, porque hay escolares con bajas calificaciones o que perdieron el año que se reúnen en grupos y empiezan a beber y no regresan a sus casas por varios días.
Los riesgos   Son un riesgo la permisividad en el seno familiar, problemas de comunicación, maltratos, insultos, pobres estilos disciplinarios, rechazo parental, abuso físico y sexual; la disponibilidad de las bebidas alcohólicas y las modas asociadas a su bajo costo.
Políticas  Las políticas públicas de salud necesitan ampliarse al consumo de alcohol en menores de edad. 

7
0
Comentarios

También te puede interesar: