La Paz, Bolivia

Miércoles 20 de Septiembre | 23:15 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias

Medio siglo de Rock Boliviano, la historia del género en un libro

El periodista Marco Basualdo rescata del tiempo a los próceres y banda de este movimiento musical, y articula su historia y avatares hasta nuestros días.

Medio siglo de Rock Boliviano,  la historia  del género en un libro

Vladimir Pérez , Simón Luján y Omar González, miembros de Coda 3.

Alejandra Pau / La Paz
 Cuando José Vargas, del grupo cochabambino Los Pepes, se animó a enchufar por primera vez su guitarra eléctrica a un parlante, allá por la década de los años 60, marcó la pauta para el inicio de la historia del rock boliviano.  Un género musical que ha transitado por un camino accidentado durante medio siglo es exhibido en el libro del periodista Marco Basualdo Zambrana.
 Rock boliviano. Medio siglo fue presentado en la Feria Internacional del Libro de La Paz (FIL 2015) y es  resultado de un trabajo que se  inició en 2007 con una serie de artículos que el periodista escribió para el desaparecido periódico Hoy y que posteriormente derivó en una primera publicación que refleja los 40 años de este género, en 2003, de la que admite tenía algunos errores e imprecisiones.  
 
La reciente publicación contiene una articulación cronológica y documental actualizada  sobre la historia del rock en Bolivia,  que no se había hecho antes en el país. Cada década, desde los años 60 , describe el contexto mundial y boliviano que se vivía en ese momento para luego presentar el nacimiento, vida y obra de las agrupaciones nacionales, su importancia y legado. También contiene letras de las canciones representativas.     
    "A los 15 años me hago un fanático acabado del rock y desde ese momento leí muchas enciclopedias y material sobre el tema (...). Cuando llegué a Bolivia me di cuenta de que había un vacío enorme de bibliografía y crítica rockera y me empecé a ocupar en ello”, detalla Basualdo.   

El periodista, de padres bolivianos y nacido en Argentina, es amante del rock desde  su adolescencia, durante  la cual estuvo rodeado por la  música de las  bandas de ese país. En 1991 retornó a Bolivia para iniciar sus estudios universitarios.     
   
El primer grupo que hizo rock and roll  en español, con letras propias y que grabó en Bolivia fue  The Bonny Boys Hot’s. En  la  década de los años 60  las agrupaciones de la Nueva Ola se caracterizaron por la lírica ingenua y la imitación de artistas  como Bill Halley.
Un hito importante para el autor de esta década es que la comunidad "nuevaolera”, que contaba con decenas de grupos, se reunía en el Teatro al Aire Libre de La Paz para hacer conciertos que duraban todo el día.  
 Los avatares que enfrentaron  las agrupaciones en esta época se describen  en  las monografías del libro. Una de ellas fue  Four Star, banda de Tembladerani, que luchó contra los  prejuicios de una sociedad conservadora y más aún al habitar en un barrio que no aceptaba su música.
   Los arrestos o incidentes con la Policía  debido a, por ejemplo,  denuncias de vecinos sobre algún concierto también fueron parte de esa lucha por hacer rock and roll, algo que vivieron  bandas como 50 de Marzo y que  pasaría en los años 70 con Wara.
Por aquellos años   surgió una banda activa hasta la actualidad: Los Loving Dark’s y otra que  influenció el sonido de la época: Climax.
Un hito importante en la década de los 70 fue la propuesta de Wara que creó un sonido único. Sin embargo,  la dictadura dificultó desde las presentaciones hasta la producción musical. Tener el cabello largo supuso  en muchos casos ser perseguido.  
 En la década de los 80 se crea un punto de inflexión con la llegada del heavy metal, subgénero del rock, que  influencia a agrupaciones como Metal Morfosis, Trueno Azul, OM, entre otros.
La década de los 90 está marcada por el "fenómeno Loukass” que  llevó al rock nacional a otro nivel. Gracias a las nuevas tecnologías las agrupaciones a partir de entonces tuvieron mayor facilidad para grabar su material y difundirlo.  
Basualdo considera que desde el año 2000 hasta la actualidad los grupos rockeros se han mantenido al margen de los profundos cambios sociales que se han dado en Bolivia.

Para Basualdo una de las falencias del rock durante su historia es la capacidad de componer sobre  los problemas del hombre común, el rockero está un poco desconectado de lo que ocurre con la gente. "A veces creo que el músico boliviano podría vivir en una burbuja”, dice a tiempo de  nombrar algunas salvedades como Wara, Los Tuberculosos, Scoria, Wapbs o Black Jack.      

    Para Basualdo, aún existe el prejuicio de que lo que se hace en Bolivia no es bueno o de calidad, los amantes del rock están más pendientes de todo lo que rodea a la actividad de grupos foráneos, eso es algo que le molesta. Quiere que  el libro sirva como una referencia bibliográfica sobre lo que pasó en el rock en poco más de 50 años y quienes fueron los artífices.

"Me parecía  muy injusto que desconozcamos a las personas y  las bandas que fundaron este movimiento en Bolivia. Que, si bien, es un movimiento que aún está en gestación hay toda una historia detrás. Es un reconocimiento a ellos, a los próceres del rock en este país”, finaliza Basualdo.

El libro y  los gustos

Venta El libro    Rock boliviano. Medio siglo  ya está a la venta en el Pub Equinoccio (Bs  120) y en la Librería Yachaywasi (Bs 150) en La Paz.  
Preferencias Para el  autor de Rock boliviano. Medio siglo, Marco Basualdo Zambrana,   sus bandas  favoritas bolivianas  son: Wara, Climax y  OM. El mejor guitarrista: Glenn Vargas,  bajista: Javier Saldías, baterista: Álvaro Córdova y  tecladista: Nicolás Suárez.

 

3
0
Comentarios

También te puede interesar: