El café boliviano que protege 173 especies de aves

Los cafetales de Eco de las Aves, ubicados en Teoponte, zona sur de influencia del Parque Nacional Madidi, son de importancia mundial para los animales alados.
Anterior Proximo
El café boliviano que protege 173 especies de aves
El café Eco de las Aves se cultiva en cafetales de Teoponte. FOTOS: Cortesía Mileniusz Spanowicz / WCS
El café boliviano que protege 173 especies de aves
Son 66 familias de productores de café orgánico que están detrás de la marca certificada como Bird Friendly.
El café boliviano que protege 173 especies de aves
La producción contribuye a la conservación de la biodiversidad y sobre todo a las aves.
miércoles, 01 de noviembre de 2017 · 12:00:00 a.m.
Alejandra Pau  / La Paz 
 
 El aroma que emana de la taza de café  recién elaborado proviene de granos de cafetales que albergan a 173 especies de aves. Su sabor lleva las notas del bosque montano, en la zona sur de influencia  del Parque Nacional Madidi, en donde los frutos crecen rodeados de la flora y fauna de una de las áreas protegidas más biodiversas del mundo. 

 Son 66 familias  que pertenecen a la Asociación de Productores de Café Orgánico de la Región Larecaja (APCERL), las que  obtienen las variedades arábica, catuaí y catimor. 
 
 La   cosecha de este año  acaba de ser presentada  al mercado nacional. De momento, se encuentra disponible en la Feria Internacional de La Paz (FIPAZ), en el Campo Ferial Chuquiago Marka.  
 
Los cafetales que dan origen a este grano   están ubicados   entre los 1.100 y los 1.650 metros sobre el nivel del mar en siete comunidades del municipio de Teoponte, en los Yungas de La Paz.

"Desde el 2009 estamos trabajando con  café en  Teoponte, que se constituye en un área de amortiguamiento para que se ejerza menor presión hacia el parque (Madidi). Si existen alternativas económicas sostenibles alrededor del parque habrá menos presión para ingresar a las áreas protegidas”, manifiesta la coordinadora de proyectos productivos de la Sociedad para la Conservación de la vida Silvestre (WCS), Ximena Sandi Valencia.
 
Un conteo inicial identificó, en la zona  donde están ubicados  los cafetales,   más de 160 especies de aves. Sin embargo,  una nueva valoración ha  logrado identificar  173. 
 
Se estima que seis especies son endémicas, mientras que  otras migran desde el hemisferio norte, desde países como Canadá,  a través de miles de kilómetros  hasta llegar a los cafetales de Teoponte. Muchas  son clasificadas como especies vulnerables.
 
Ellas llegan para quedarse en  los árboles que rodean los cafetales que se cultivan en sistemas  agroforestales, que comprenden cultivos diversificados y sostenibles. 
 
Este año la producción llegó a   34 toneladas de café, cantidad lograda después de que los cafetales se recuperaron del ataque de dos plagas que casi acaban con las plantaciones.     
 
 
Una certificación  para las aves
 
Eco de las Aves logró,  con las gestiones de la WCS, la certificación Bird Friendly, en español amigable para aves, otorgado por el Centro Smithsoniano  de Aves Migratorias.
 
 Para obtener la certificación se requiere  una variedad de árboles de sombra nativos en toda la plantación de café y prescindir completamente del uso de químicos.  
 
"La combinación de cobertura de follaje, altura de los árboles y la diversidad necesaria para proporcionar un hábitat adecuado para las aves migratorias es la que, al mismo tiempo, mantiene las granjas productivas”, según el Centro Smithsoniano  de Aves Migratorias.    
 
Asimismo, el café cuenta con  una certificación orgánica y de comercio justo desde 2006.  

Para la obtención de un café de calidad se trabajó en el tueste del grano junto a  expertos colombianos, según detalla Sandi. La apuesta es sacar al mercado un  producto de calidad a un precio accesible.
 
  Para el proyecto de Eco de las Aves se cuenta con el apoyo del Fondo de Apoyo a la Sociedad Civil (FOSC) de la Embajada Real de Dinamarca.
 
 
Un café con alas
 
 La WCS trabaja con proyectos productivos en áreas protegidas que están enmarcados dentro de instrumentos de gestión territorial.
  
El trabajo  implica que  sus modos de producción deben contribuir a la conservación de la biodiversidad, contribuir a mejorar la economía de las familias que habitan esas áreas y brindar un producto de calidad al consumidor final. 

El propósito es  educar al consumidor para que adquiera productos  ecológicos y naturales, y que al hacerlo puedan identificar su aporte a la conservación de una de las  áreas protegidas más importantes de Bolivia. 
 
La relevancia de estos cafetales debido a su ubicación tiene importancia mundial, ya que se encuentran en un  Área de Importancia para la Conservación de Aves (AICA), un programa de la organización BirdLife International  para la identificación, documentación y conservación de sitios críticos para las aves a nivel global.    

Actualmente, el trabajo  realizado en Teoponte por la WCS se  implementa en seis comunidades que pertenecen al pueblo leco de Apolo, se trata de un paquete que incluye sistemas de producción más sostenibles. Se espera que la primera cosecha importante se obtenga el 2018.  

Al tomarse una taza de Eco de las Aves se disfruta  un café que más allá de  darse el gusto de servirse una de las bebidas más consumidas y populares del mundo,  se ayuda a mantener el hábitat de decenas de aves endémicas y migratorias. 
 
Una taza de este café se traduce en una taza por la conservación de la biodiversidad.    
 
Las  coordenadas
  • Lugar El café Eco de las Aves se encuentra en el Bloque Verde, segundo piso, stand  #82 de la Feria Internacional de La Paz (FIPAZ), en el Campo Ferial Chuquiago Marka. Asimismo, una barista   elabora diferentes preparaciones para que las personas puedan degustarlas. 
  • Costo  El precio de la bolsa de  250 gramos de  café molido y en grano es de Bs 35.