Agua, árboles y ciudadanía: las causas urgentes del activismo en Santa Cruz

Al recordarse el 207 aniversario de su gesta libertaria, las causas ciudadanas están empeñadas en dar a conocer, alertar y concienciar a la sociedad y autoridades sobre temas que consideran críticos.
Anterior Proximo
Agua, árboles y ciudadanía: las causas urgentes del activismo en Santa Cruz
Un ave se posa en material de construcción de las urbanizaciones llamadas del Urubó. Foto:Fernando Sejas.
Agua, árboles y ciudadanía: las causas urgentes del activismo en Santa Cruz
Imagen satelital de la Gran Ciudad del Urubó (Portachuelo y Colpa Bélgica). Los círculos marcan zonas donde se interrumpió el curso natural de ríos y riachuelos, según explica Sandra Quiroga.
Agua, árboles y ciudadanía: las causas urgentes del activismo en Santa Cruz
Fotografía tomada a finales de agosto en la que se observa la presencia de movimiento de maquinaria. Foto:Gustavo Castro
Agua, árboles y ciudadanía: las causas urgentes del activismo en Santa Cruz
Campaña Paso Patito que promueve la educación vial. Foto:Revolución Jigote
Agua, árboles y ciudadanía: las causas urgentes del activismo en Santa Cruz
Campaña ¡Estamos a tiempo, mi pejerrey! sobre el rescate y cuidado de las áreas verdes en la capital de Santa Cruz. Foto: Revolución Jigote
Agua, árboles y ciudadanía: las causas urgentes del activismo en Santa Cruz
Cauce de un riachuelo que fue interrumpido según indica Morón. Foto:Fernando Sejas
Agua, árboles y ciudadanía: las causas urgentes del activismo en Santa Cruz
Un dique que ha interrumpido el curso normal del río según evidenciaron los activistas. Foto:Mercedes Fernández
domingo, 24 de septiembre de 2017 · 00:00
Alejandra Pau / La Paz

 Santa Cruz es sinónimo de tierra de oportunidades. No obstante, para activistas que lideran varias causas en ese departamento su desarrollo acelerado ha creado una paradoja en la que  se invierte en el desarrollo para el futuro, pero  se atenta contra     los recursos naturales que se necesitan para vivir en él. A ello se suma la falta de articulación de una cultura ciudadana comprometida.

Hoy se conmemoran 207 años de la gesta libertaria de Santa Cruz, su destino pujante lidia en la actualidad con desafíos generados por el desarrollo que  ha sido considerado  como no planificado.
 
José Antonio Prado, director de la Revolución Jigote, y el militante por una ciudadanía responsable, Federico Morón, detallan tres de las causas urgentes que enfrenta este departamento.
 


Las áreas verdes urbanas

La Revolución Jigote es una campaña permanente de formación ciudadana que incluye  estrategias, acciones y activismo. En ese marco la conservación del "capital verde” de Santa cruz de la Sierra es una de sus causas prioritarias. 

La tala de tajibos plantados por el naturalista Noel Kempff en la avenida que lleva su nombre  por  parte del municipio cruceño  como parte de la  ampliación del tercer anillo,  y según Prado  sin ningún tipo de justificación técnica,   despertó a los ciudadanos y se convirtió en el germen de la creación del Colectivo Árbol.  

Para Prado esa visión de construir la ciudad se  ha ido acentuando. "Esto tiene relación directa con el proceso de expansión urbana de baja densidad, con la especulación inmobiliaria, con entregarle a los grandes urbanizadores todas las decisiones y la planificación de la ciudad. Entonces, la tierra la convierten  en una mercancía y obviamente a los árboles en una molestia”, argumenta Prado. 

Esta tendencia "alarmante” según el director de la Revolución Jigote han fortalecido paradójicamente los movimientos ciudadanos ambientalistas. 

Una respuesta ciudadana al problema es ¡Estamos a tiempo, mi pejerrey!, que realiza censos arbóreos de espacios públicos, operativos de arborización ciudadana  y la implementación de viveros forestales de especies nativas para que la ciudadanía conozca, valore, cuide y defienda el patrimonio arbóreo de la ciudad.
 

Urubó: construir sobre acuíferos

Son  22.000 hectáreas que fueron deforestadas en los municipios de Porongo, Colpa Bélgica y Portachuelo y reemplazadas por vías asfaltadas, parcelas y postes de electricidad para establecer 163 urbanizaciones que se ofertan como del "Urubó”, cuando en realidad muchas   están ubicadas muy lejos de Porongo. 

De ellas, 13 tienen licencia ambiental, que otorga la Gobernación de Santa Cruz, y decenas no cuentan con la aprobación municipal de proyectos urbanísticos, según reveló  un reportaje de El Deber.       

Una de ellas es la Gran ciudad del Urubó, del  Grupo Empresarial Lafuente, que ha asfaltado  miles de hectáreas en Portachuelo y Copa Bélgica y no cuenta con licencia ambiental, según la Gobernación de Santa Cruz. 

Morón explica que  en el total de las urbanizaciones en los tres municipios  podrían vivir 2,2 millones de   personas y  actualmente no viven más de 8.000.      

Sin embargo, asegura  que existe un componente crítico. Varias urbanizaciones han parcelado, hecho diques  y colocado cemento sobre la recarga acuífera, una de las principales fuentes de agua en la ciudad de Santa Cruz. 
    
 
"Está ocurriendo un desastre ecológico y nadie está haciendo nada. En dos años se han tirado 22.000  hectáreas en tres municipios (...). Estamos hablando de algo que tiene que ver con el futuro de los cruceños porque ahí abajo están nuestros acuíferos, Saguapac (Cooperativa de Agua Potable y Saneamiento Básico) ha dicho que si hacemos las cosas bien vamos a tener  agua en 2030 y estamos haciendo las cosas muy mal”, enfatiza.
 
Morón ha visitado estas zonas  e invitado a fotógrafos para que retraten cómo algunas urbanizaciones han cerrado riachuelos y hecho diques para denunciar lo que pasa en las redes sociales con  hashtags como  #TipnisCruceño. 
 
Ante este panorama, la Secretaría de Medio Ambiente de la Gobernación determinó en mayo una pausa administrativa en la zona de la recarga hídrica en Porongo, zona del Urubó, además de una auditoría ambiental en los tres municipios implicados.  

"Para eso hemos hecho informes técnicos y legales, y hemos solicitado información a los municipios y solamente tenemos conocimiento de 115 urbanizaciones en el municipio de Porongo, que ellos han aprobado como proyectos urbanísticos (...). Colpa Bélgica y Portachuelo no nos han enviado información”, sostiene la directora de Calidad Ambiental de la Gobernación de Santa Cruz, Erika Plata. 

Detalla que sobre la zona del Urubó  existe la recarga hídrica del acuífero  que comprende 18.000 hectáreas en las cuales  solamente 12 son proyectos urbanísticos y fueron aprobados, de ellos    cuatro cuentan con licencia ambiental  otorgada en anteriores gestiones. 
 

Plata  añade    que las urbanizaciones  que cuentan con licencia   ambiental serán sometidas igualmente a la auditoría ambiental y deberán adecuarse a los requerimientos del informe técnico final. Asimismo, no se tramitarán otras licencias en la zona de recarga acuífera hasta que  no concluya este proceso.

Al respecto, la jefa de la carrera de Ingeniería Ambiental de la Universidad Ecológica, Sandra Quiroga, manifestó que ninguna  urbanización de Porongo  cuenta  con sistema de alcantarillado sanitario, lo que significa que tendrán que construir pozos sépticos que  terminarán contaminando el acuífero y la zona. 
  
Pensar, además, en una planta de tratamiento en Porongo es complicado porque el sector es muy accidentado por los ríos y arroyos. "No se ha planificado correctamente,   va a crear un problema en todos estos municipios (...). Cuando yo he preguntado a las autoridades qué es lo que ha pasado  con la normativa (ambiental), ellos me  respondieron que no tienen personal para esas tareas e inspecciones”, explica Quiroga, que representa también a la Plataforma por el Medio Ambiente y la Vida.

    Morón y Quiroga visitaron en agosto y septiembre  el área del acuífero. Según denuncian,  comprobaron que los trabajos continúan y que se está construyendo una doble vía en la zona. Durante su visita filmaron lo sucedido.  
 

   Muerte  de peatones

 Otra de las preocupaciones, esta vez  centrada  en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, son las constantes muertes de peatones. 

Para Prado estos  sucesos lamentables  son absolutamente prevenibles y tienen un origen, es la renuncia casi total de la administración pública sobre las tareas de educación vial efectiva a conductores, la adecuada señalización de las vías y el control y gestión del tráfico urbano, así como  la reestructuración profunda del sistema de transporte público. 

"Así como mueren mujeres asesinadas todas las semanas en este país, mueren peatones atropellados  (...). Esto es claramente fruto de negligencia acumulada por varios factores, como la revisión técnica que la Policía Boliviana lleva adelante, que es un negocio. Muchos ‘cacharros’ que no deberían circular  tienen la certificación y no tienen frenos para evitar atropellar a una señora, por ejemplo”, detalla Prado. 

Para la Revolución Jigote el peatón es la pieza más débil de este eslabón, en donde el chofer de transporte público acelera sin miedo para llevar a más pasajeros y hacer sus rutas rápidamente. 

Para revertir esta situación que deja luto en la sociedad cruceña, se realiza la campaña Paso Patito, en la que a través de brigadas de educación vial en calles integradas por voluntarios, trabajo de comunicación en redes y  estrategias de incidencia en políticas públicas, se busca que la gente conozca sus derechos y responsabilidades respecto al tema, pero también la que tienen autoridades de la ciudad.  
 
En conmemoración al 24 de Septiembre de 1810, Prado le regalaría al departamento de Santa Cruz "coherencia y honestidad” para que se digan las cosas como son. Para él,  no se puede tener una gestión municipal que anuncie la recuperación de áreas verdes y por otro permita talas de árboles en bosques urbanos protegidos.  "Tenemos que mirarnos a nosotros mismos, porque nosotros estamos permitiendo que se nos gobierne de esta manera”, sostiene. 

Morón  le regalaría a Santa Cruz  "coraje” para actuar y revertir  la situación ambiental actual. "En septiembre el cruceño aprovecha para gritar a todo pulmón  que ama a su tierra, pero a veces vivimos en el peor concubinato con ella porque es puro amor, puro amor, pero cero compromiso”, concluye.