Apasionados por las Brasilias de todo el país se reúnen en La Paz

El Club de Brasilias Bolivia realiza su encuentro anual y recibe hoy a miembros de otros cuatro departamentos.
Anterior Proximo
Apasionados por las Brasilias de todo el país se reúnen en La Paz
Algunos de los vehículos que forman parte del Club Brasilias Bolivia. FOTOS: Freddy Barragán / Página Siete
Apasionados por las Brasilias de todo el país se reúnen en La Paz
Un interior completamente renovado.
Apasionados por las Brasilias de todo el país se reúnen en La Paz
Su pasión también llega a las Brasilias a escala.
Apasionados por las Brasilias de todo el país se reúnen en La Paz
Modificaciones de uno de los vehículos.
Apasionados por las Brasilias de todo el país se reúnen en La Paz
El Club Brasilias Bolivia se creó hace cuatro años y se ha expandido a varios departamentos del país.
Apasionados por las Brasilias de todo el país se reúnen en La Paz
Una de las transformaciones más extremas de un Brasilia, en La Paz.
Apasionados por las Brasilias de todo el país se reúnen en La Paz
El presidente del club, Rodrigo Zenteno, y sus dos vehículos.
sábado, 09 de septiembre de 2017 · 12:00:00 a.m.
Alejandra Pau  / La Paz

 Su niñez recrea muchos de sus capítulos en un lugar en común, el interior de un Brasilia. Esas memorias desarrollaron un apego por este  vehículo y  más tarde motivaron  la creación del Club Brasilias Bolivia. Hoy, propietarios  de cuatro departamentos se reúnen en La Paz para celebrar la lealtad entre hombre y máquina.  

Dueños de estos populares modelos creados en 1973 arriban a La Paz  desde Oruro, Sucre, Potosí, Cochabamba  para  reunirse en un encuentro nacional. 

La cita es en el surtidor ubicado en la esquina de la avenida Montes y Pando a las 9:00.
 
Posteriormente, los motorizados recorrerán en caravana El Prado paceño entre las 10:00 y 11:00  para luego dirigirse a Río Abajo, en donde se realizará el evento.  
 

"Creamos el club hace ya cuatro años, ahora estamos haciendo un encuentro nacional para juntar a los propietarios de  Brasilias en todo el país. En La Paz somos alrededor de un centenar de miembros, activos somos aproximadamente 40. En Bolivia sumamos unos 200 miembros”, manifiesta el presidente del Club Brasilias Bolivia, Rodrigo Zenteno. 

Se espera que el evento reúna   más de 50 vehículos. Víctor Saravia, encargado de coordinación, apunta que además de El Prado la caravana pasará por Miraflores, San Antonio, Villa Armonía, Alto Irpavi, Puentes Trillizos, Costanera, Mallasa y Río Abajo.

 "Durante el evento premiaremos a los modelos más conservados, mejor ‘tuneados’, el mayor kilometraje,  el más antiguo, el que tenga mejor modificación de sonido, entre otros. Todo enfocado en el vehículo más noble que hemos tenido ”, detalla.

Brasilias personalizadas, con modificaciones interiores y exteriores (tunning), o que  emulan a los jeeps de playa además de los que cuentan con  equipos de sonido que llegan a los 3.300 watts, compiten en cuartos de milla  o tienen lanza llamas en el escape  integran  este club.
 

Memorias sobre ruedas

 El Brasilia es un vehículo que se fabricó entre 1973 y 1982 por Volkswagen en Brasil, fue uno de los primeros  producidos por la marca fuera de Alemania. Se exportó a otros países como Colombia,  Chile, Uruguay, Filipinas, Bolivia, Honduras, Nigeria, México e incluso llegó a Portugal, en el continente europeo.

 Sin embargo, sus detratores  enfocaron gran cantidad de sus críticas en el ruido  que produce debido a que el motor está en la parte posterior de su estructura. 

No obstante, para  los miembros de este club el ruido del motor es lo de menos, los Brasilias tienen un significado mucho más simbólico.  Representan el primer automóvil  de la familia, el vehículo en el que aprendieron a conducir, sus viajes y el triunfo a las empinadas calles paceñas acompañados justamente  del rugir de ese motor. 

Muchos de los Brasilias tienen nombres como "Sarita” o "Negra”,  son como miembros de la familia. 

Es tan especial su cariño que se ha convertido en un asunto de familia, padres e hijos son miembros del club y dos palabras son recurrentes cuando tienen que definir  al Brasilia... "leal” y "noble”.
 

Raúl Mendoza ha tenido varios Brasilias desde hace 45 años. Fue el primer auto cero kilómetros que su padre compró y ahora tiene un modelo de 1979 al que ha hecho varias mejoras, pero manteniendo el espíritu sobrio de los salidos de fábrica. 

"Antes era difícil adquirir un vehículo, mi padre hizo un gran esfuerzo para comprarlo. Ahí aprendimos a manejar,  y desde entonces me encantan los Brasilias (...). Hemos cambiado los asientos, tienen ahora cuero ecológico y le estoy adaptando una consola de un (Toyota) Celica”, describe.  

  Esta organización, con miembros desde  los 24 hasta los  67 años,  realiza un viaje anual que los ha llevado incluso al salar de Uyuni. Cuentan que hasta ahora tienen entre 4.000 y 5.000 kilómetros de aventuras acumuladas  en cuatro años.  

  
 
Fidel Delgado ha destinado el espacio de los asientos traseros de su Brasilia a sus  dos consolas de audio. Ha competido y ganado varias competencias de Audio Car, enfocadas en tener la mejor calidad y potencia de audio en los vehículos. 

     "Le armé un equipo de sonido que tiene 3.300 Watts, tiene dos amplificadores, dos bajos, dos medios y dos cornetas (...). Sacrifiqué mi asiento trasero, pero no importa porque mi meta era participar en eventos de Audio Car”, comenta Delgado.
 

 Hace 35 años que este modelo de vehículo dejó de ser fabricado, pero la afición de aquellos que tuvieron un Brasilia durante 1970 y 1980 se ha transformado en un deseo de preservarlos, darles personalidad y honrar la fidelidad que siempre encontraron a bordo de ellos.