Radiografía a la salud en Bolivia: el país sigue a la cola del continente

Bolivia es la nación con el menor presupuesto destinado a salud en la región. Según el Banco Mundial, en 2013 el gasto era de 84 dólares por habitante. En 2015 subió a 92, pero continúa siendo el menor.
Anterior Proximo
Radiografía a la salud en Bolivia: el país sigue a la cola del continente
Una de las salas del Hospital de Clínicas. Su aspecto es igual al que tenía hace casi 100 años. Foto:Alexis Demarco / Página Siete
Radiografía a la salud en Bolivia: el país sigue a la cola del continente
Unas tenazas de construcción ante la falta de equipo médico.
Radiografía a la salud en Bolivia: el país sigue a la cola del continente
La precariedad en los nosocomios públicos es extrema.
Radiografía a la salud en Bolivia: el país sigue a la cola del continente
La demanda de servicios de salud es alta y constante.
jueves, 11 de enero de 2018 · 00:04

Raúl Peñaranda U. /  ANF-Brújula digital


Tras una extenuante huelga de médicos que duró 47 días, el presidente Evo Morales se comprometió a convocar a una cumbre de salud, que tendrá como objetivo hacer las reformas necesarias en este sector. La tarea será titánica, considerando que diversas estadísticas y estudios demuestran que el país marcha, lamentablemente, a la cola de la región.


 Bolivia es el país con menor presupuesto de salud de la región. Según el Banco Mundial (BM), en 2013 llegaba a 84 dólares por persona, al año; en 2015 subió a 92, pero sigue siendo el menor, seguido por Ecuador y Paraguay, que gastan 126, y Venezuela, 138. En Uruguay, Argentina, Chile y Costa Rica esa cifra supera los 1.000 dólares anuales per cápita, mientras el promedio de Sudamérica es de 715 dólares al año. Los países desarrollados destinan a salud entre 3.000 y 4.000 dólares por persona al año. El reporte del BM establece también que 10 países africanos gastan más en salud que Bolivia en términos per cápita.


Número de camas de hospital


Relacionado con lo anterior, entre los países de América del Sur, Bolivia tiene uno de los índices más bajos en número de camas de hospital. Datos del Ministerio de Salud y del Instituto Nacional de Estadística (INE) establecen que la capacidad hospitalaria del sistema de salud en Bolivia alcanza a 12.000 camas para una población estimada en 11 millones de habitantes. Esto determina una relación de 1,1 camas por cada mil habitantes, el penúltimo lugar en América del Sur, concluyó un conversatorio de la fundación Pazos Kanki.


 Perú y Ecuador tienen 1,5 camas y Paraguay 1,3. En mejor situación están Brasil, con 2,4 camas, o Chile,  que cuenta con 2,1 por cada mil habitantes”, asegura un estudio del  Programa de Investigación Estratégica en Bolivia. En ese contexto, en Bolivia la peor situación la viven los pobladores de El Alto, donde cuentan con 0,3 camas por cada mil habitantes.

 Unas tenazas  de construcción ante la falta de equipo médico.

Escaso personal de salud

Una situación similar se ve en cuanto a número de médicos y profesionales de la salud. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la existencia de 25 profesionales de salud (médicos, enfermeras, salubristas, etcétera) por cada 10.000 habitantes. Bolivia, con 14,1, es el peor de Sudamérica, asegura el Observatorio Regional de Recursos Humanos en Salud. Cuba (con 134,6 salubristas) marcha a la cabeza en este índice, seguido de Uruguay (63), Argentina (37), Chile (36), Paraguay (34,4), Brasil (31,4), Colombia (26,1) y Perú (26,1). Esos países superan la franja recomendada por la OMS.


 En cuanto al número exclusivamente de médicos (sin contar enfermeras y otros trabajadores de salud), la situación es aún más grave. Bolivia tiene 4,7 médicos generales y especializados por cada 10.000 habitantes, según el Índice de Desarrollo Humano de Naciones Unidas, el peor índice de Sudamérica y el segundo peor de América Latina.


 Cuba, con 67, Argentina, con 38,6 y Uruguay, con 37,4, lideran la región; mientras el promedio latinoamericano es de 19,6; es decir, cuatro veces más que el de Bolivia. Con 4,7 médicos por cada 10.000 habitantes, Bolivia se sitúa en una situación similar a la de algunos países africanos.

La precariedad  en los nosocomios públicos es extrema.

Subalimentación y mortalidad


 Relacionada a la salud está la subalimentación. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) señala que este fenómeno en nuestro país alcanza al 21,3% de la población en general, por lo que uno de cada cinco bolivianos y bolivianas no tiene lo suficiente para comer. Se trata de una de las cifras más elevadas de la región. 


 En números, dice la FAO, ello implica que 2,2 millones de personas sufren de subalimentación en Bolivia. La mortalidad infantil de menores de cinco años es de 43,1 por cada mil nacidos vivos, el porcentaje más alto de América Latina y el Caribe, con excepción de Haití. Ello se refleja también en el hecho de que en Bolivia la esperanza de vida al nacer es de sólo 66,7 años, la más baja de la región (excepto Haití).

La demanda  de servicios de salud es alta y constante.

Mortalidad, peor en la región

En Bolivia, la mortalidad infantil antes de cumplir los cinco años es de 38 niños por cada mil nacidos vivos, el índice más alto del continente, excepto Haití. Como comparación, esa cifra es de 20 en Honduras, 29 en Guatemala, 22 en Nicaragua y 16 en El Salvador, para mencionar a los países más pobres de la región. En Costa Rica, Chile, Uruguay y Argentina (los mejor ubicados), el índice es de 10 o menos por cada mil nacidos vivos. En Europa y Canadá es de cinco o menos.


 La mortalidad antes de cumplir el año de edad se ubica en 24 por cada mil nacidos vivos, que si bien sigue siendo alta, marca una reducción importante en el país comparada con los índices registrados hace una o dos décadas, según una publicación del Ministerio de Salud.


 El fallecimiento prevenible de los niños está relacionado también con la muerte de las madres.

Lamentablemente Bolivia también “lidera” este ranking. En el país mueren 206 madres por cada 100 mil nacidos vivos, cuando en Europa fallecen 10 y el promedio de América Latina es de 67. Como comparación, 25 madres o menos mueren en Chile, en Uruguay y Costa Rica por cada 100 mil hijos nacidos vivos. En el continente africano, Cabo Verde, Namibia y Zambia, dice el reciente reporte del IDH, tienen datos similares a los que registra el país.

Las cifras y la realidad en los hospitales

Gabriel Díez Lacunza  / ANF-Brújula digital


El 6 de enero, en uno de  sus  actos públicos, el Presidente Evo Morales entregó un hospital de segundo nivel en Riberalta, Beni. La entrega es parte del proyecto Plan de Hospitales para Bolivia, programa bajo el cual el Gobierno prevé entregar 49 hospitales de segundo, tercer y cuarto nivel en toda Bolivia. Datos del Ministerio de Salud indican que en los dos últimos  años de la gestión Morales se construyeron 1.032 establecimientos de salud en el país.


Pese a ello, existe una serie de observaciones –desde distintos sectores– a la situación de la salud a nivel nacional. La primera es la dotación de ítems. La segunda está relacionada con la baja asignación presupuestaria al sector en relación a otros países de la región.  También están bajo la lupa la calidad de infraestructura y el equipamiento de los establecimientos de salud.


Durante los días del conflicto médico-Gobierno, la diputada opositora Jimena Costa presentó información comparativa sobre la asignación presupuestaria del Ministerio de Salud y del ministerio  Gobierno, Presidencia y Defensa. Los datos, basados en información del Ministerio de Economía, muestran que el presupuesto aprobado para la cartera  Salud en 2016 fue de 2.246 millones de bolivianos; mientras que para el Gobierno llegó a 3.076 millones y para Defensa a 3.035.


De acuerdo a información de la página web del Ministerio de Economía (noviembre de 2016), en 2017 Salud recibió una asignación de 18.304 millones de bolivianos (6,9% del Producto Interno Bruto), mientras que Defensa y Gobierno tuvieron el 3,4%. “Queda claro cuáles son las prioridades del Estado Plurinacional de Bolivia”, se lee en la información oficial.


 Una realidad dura


Todos los años el hospital Viedma de la ciudad de Cochabamba es noticia, pero principalmente por el colapso que alcanza  por falta de camas . Pacientes recostados en las bancas del  nosocomio, esperando una cama,  esa es  la constante.


Durante un foro regional, organizado en la capital valluna en mayo del año pasado, profesionales en salud    de ese departamento calificaron de “dramática” y “preocupante” la situación del sector salud, según un reporte de Los Tiempos.


Esa realidad no es tan ajena a otros departamentos. En Chuquisaca, por ejemplo, un paciente tiene que esperar  hasta cuatro días para encontrar cama. En  2006 debía esperar  siete, dice información del SEDES de la región publicada en 2016.


Sobre el problema de los ítems, en junio de 2017, un reportaje de Los Tiempos titulado Falta de ítems ahonda la crisis del sistema de salud en Cochabamba expuso que en esa región existen seis médicos por cada 10.000 personas, cuando la OMS recomienda 23.


 En  Tarija,  representantes del  Servicio Departamental de Salud (SEDES) reclamaron al Gobierno que durante el 2017 no se asignó ni un ítem a ese departamento. A fines de diciembre, el Ejecutivo se pronunció sobre esta situación explicando que no se hizo la entrega porque estalló el conflicto médico.  
 Hace poco menos de un mes, durante la conmemoración del Día Mundial de la Cobertura Universal de Salud, los médicos cruceños se refirieron al tema. La secretaria general del Sindicato de Trabajadores de Salud del Hospital del Niño, Mercedes Vargas, habló de falta de ítems y de presupuesto. “Por lo menos en este hospital necesitamos dos salas más, tenemos pacientes en el pasillo, en los sillones, porque tampoco podemos rechazarlos”, dijo Vargas. Al reclamo se sumaron el director del SEDES de ese departamento, Joaquín Monasterio, y el vicepresidente del Colegio Médico, Wilfredo Anzoátegui.


Mientras tanto, durante la inauguración del hospital de Riberalta, Beni, el presidente Morales anunció 50 ítems para el nuevo nosocomio y otros 50 para el resto del departamento. “Cuando llegamos al gobierno había como 15.000 ítems entregados en 180 años. En 11 años hemos entregado 16.000 nuevos para salud”, expresó.

70
12