La ciudad escondida

Los estudios indican que la mitad de la contaminación ambiental en Skopje, capital de Macedonia, es causada por la calefacción en los hogares, la mayoría de los cuales usa leña, combustible y carbón.
Anterior Proximo
La ciudad escondida
Una vista de Skopje en Masedonia desde las montañas. La ciudad parece suspendida entre las nubes. Es la contaminación. Foto:AFP
La ciudad escondida
La calidad del aire es tan mala que se ve y se siente.
La ciudad escondida
Las mascarillas son parte habitual del guardarropas de la población.
La ciudad escondida
La contaminación ambiental se ha convertido en uno de los principales temas de protestas.
La ciudad escondida
Los rascacielos vistos desde las montañas.
sábado, 13 de enero de 2018 · 00:04

Robert Atanasovski/   Skopje , Macedonia


Cuando quiero un poco de aire fresco en Skopje, capital de Macedonia, subo a las montañas de los alrededores. Antes, desde arriba sólo se veía un manto de nubes y contaminación cubriendo la ciudad. Pero ahora tenemos algunos rascacielos en construcción que atraviesan esa capa gruesa, dejando ver que debajo hay una ciudad escondida.


Cuando era un niño, una densa neblina descendía sobre Skopje durante el invierno. A veces era tan espesa que literalmente no veías nada delante de ti. Y si tenías que conducir, necesitabas que alguien vaya delante tuyo para mostrarte el camino.


Skopje se despliega sobre un valle rodeado de montañas por el norte y sur, creando lo que se conoce como una cuenca estructural. Es como estar dentro de un bol, donde queda atrapada la neblina hasta por tres o cuatro días. Lo mismo ocurre con la contaminación.


No recuerdo que la gente conversara o se preocupara por una posible contaminación del aire cuando era joven. Ahora Skopje está entre las 10 ciudades europeas con mayor concentración de finas partículas contaminantes, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).


Desde hace dos o tres años, la contaminación ambiental se ha convertido en uno de los principales temas de conversación y de protestas no políticas, y  es difícil encontrar una persona que no tenga una aplicación en su celular para rastrear los niveles de contaminación en las ciudades de Macedonia.

La calidad del aire  es tan mala que  se ve y se siente.


Calefacción contaminante


La polución generalmente desciende sobre la ciudad en invierno, cuando los sistemas de calefacción comienzan a funcionar.


Los estudios indican que la mitad de la contaminación ambiental es causada por la calefacción en los hogares, la mayoría de los cuales usa leña, combustible y carbón, en tanto el deficiente aislamiento de las viviendas  y el desperdicio de energía se suman al problema.


Después de años de negligencia, el gobierno comenzó a abordar la situación con planes para cambiar la mayoría de sistemas de calefacción por unos a gas y  se impusieron restricciones a la circulación de vehículos durante el invierno.


La calidad del aire es tan mala que no sólo se ve, sino que se siente. Antes un resfriado se te pasaba en tres o cuatro días, pero ahora curarse toma tres o más semanas durante el invierno.


A veces cuando respiras, sientes que te quema la garganta y por eso las mascarillas son parte habitual del guardarropas de la población.  Es casi imposible ver a un ciclista sin mascarilla durante esta temporada.

Las mascarillas  son parte habitual del guardarropas de la población.


Mis colegas y yo bromeamos con que ha cambiado la moda en Skopje, por lo menos en invierno. Las mascarillas se han vuelto un accesorio de moda, cuando antes eran las bufandas.


Las guarderías y las escuelas ahora compran sistemas de filtración de aire y los hogares están comenzando a seguir estos pasos.  Antes ibas a las afueras de Skopje para respirar aire fresco, ahora ocurre lo contrario y te quedas dentro de casa.


Pero yo todavía voy a las montañas. No sólo para respirar un poco de aire fresco, sino para tomar fotografías de los rascacielos que muestran parte de la ciudad escondida bajo la contaminación.
 

  Skopje,   la capital de Macedonia

Skopje es la capital y  ciudad  con mayor cantidad de población de Macedonia. La ciudad se encuentra en  el norte de Macedonia,  que está en el corazón de los Balcanes, a medio camino entre Belgrado y Atenas. 


 Fue   fundada en el siglo III, antes de la era crisitiana. Su historia está escrita en ruinas de baños termales, teatros y cementerios que se constituyen en un  importante atractivo turístico.

La contaminación ambiental  se ha convertido en uno de los principales temas de protestas.


Pese a que en 1963 fue sacudida por un terremoto, que arrasó con gran parte de su patrimonio, Skopje aún mantiene muchos  vestigios  de su pasado.


 Uno de los barrios más simbólicos de la ciudad  es  otomano, es probablemente la herencia más  rica de la urbe histórica. Skopje también cuenta con algunos edificios contemporáneos.


A este lugar se suma la fortaleza de Skopie, construida  en una colina desde donde se tiene un gran control visual de la ciudad. La edificación tiene orígenes muy antiguos, demostrados por  excavaciones que incluso revelaron rastros prehistóricos.


 La fortaleza cuenta con enorme muralla, salpicada por torres cuadradas y puertas. Fue destruida y reconstruida en varias oportunidades. La construcción actual corresponde a la Edad Media hasta el período otomano.


Otro interesante  lugar de la urbe antigua es el acueducto, un monumento que habla de  la ocupación romana. Se tiene información de que fue construido  por los bizantinos y salvado de la ruina por los turcos. En el corazón del centro moderno de Skopje  se encuentra otro testigo de la cultura otomano, una torre feudal de aspecto  misterioso, cuya época de construcción aún se desconoce.

Los rascacielos  vistos  desde las montañas.


Sin embargo, lo que más se reconoce desde sitio del mundo es su alto grado de contaminación, que lo catalogan como una de las ciudades más tóxicas del planeta, junto a Nueva Delhi, Teherán o Pekín.

De acuerdo a estudios,  la atmósfera en esa capital alcanza niveles máximos de partículas PM-10. En lugar de los 50 miligramos máximos tolerados,