Crean un área para el manejo y protección de la vicuña en Villazón

El 25% de la superficie del municipio potosino fue declarada como un área natural de manejo integrado para el resguardo de los camélidos silvestres y la preservación de su hábitat.
Crean un área para el manejo y protección de la vicuña en Villazón
Vicuñas que habitan el Área de Manejo Integrado Municipal Pampa Tholar. FOTOS: Cortesía Mateo Tapia / PROMETA
Crean un área para el manejo y protección de la vicuña en Villazón
Vicuñas que habitan el Área de Manejo Integrado Municipal Pampa Tholar. FOTOS: Cortesía Mateo Tapia / PROMETA
Crean un área para el manejo y protección de la vicuña en Villazón
Crean un área para el manejo y protección de la vicuña en Villazón
Esquila manual de vicuñas vivas, que luego son dejadas en libertad.
Crean un área para el manejo y protección de la vicuña en Villazón
Crean un área para el manejo y protección de la vicuña en Villazón
Las vicuñas están protegidas por la Ley de Medio Ambiente.
Crean un área para el manejo y protección de la vicuña en Villazón
El “chaku” comunitario de vicuñas se realiza una vez al año en el municipio de Villazón.
miércoles, 16 de mayo de 2018 · 00:04

 Alejandra Pau  / La Paz

Las extensas praderas del municipio de  Villazón, que   se extienden más allá  de las fronteras, significan mucho más que un paisaje digno de ser admirado. En sus praderas habita una especie que hace poco más de medio siglo estuvo al borde de la extinción, la vicuña. 

Hace dos meses  el  25% de la superficie de este municipio potosino se convirtió en un área protegida de manejo integrado que promoverá la conservación de su hábitat, la protección de la vicuña y otras especies, según información del proyecto Biocultura y Cambio Climático.    

    FOTOS: Cortesía Mateo Tapia /  PROMETA

 

El Área Natural de Manejo Integrado Municipal Pampa Tholar de las Vicuñas fue creada el 8 de marzo de este año a través de una ley municipal. Se trata de  una unidad de conservación subnacional que  comprende dos polígonos el cantón Sacarí (oeste) y los cantones de Sococha y Salitre (este).

 Su creación fue una demanda de la población  gestionada por la Asociación Regional de Comunidades Manejadoras de Vicuñas Villazón. 

La presidenta de la asociación, Sandra Mamani Ramos, manifiesta que el 2014 retomaron la idea de demandar la declaratoria como área protegida con el objetivo de conservar la flora y fauna silvestre, los recursos hídricos y las praderas nativas de Villazón. 

Este objetivo debe ir de la mano con acciones que mejoren  la calidad de vida de sus pobladores a través del aprovechamiento sostenible de la fibra de vicuña. 

A ello se suma la necesidad de un plan de manejo que establezca herramientas para  enfrentar los efectos del cambio climático como la sequía, pero que además   determine ciertos  límites que protejan el área de otras actividades, una necesidad  que se ha evidenciado en  la comunidad de Yanalpa. 

“En realidad (en esa zona) estamos siendo invadidos por las llamadas cooperativas, que son las proveedoras de semilla de papa a nivel nacional. Entonces, están ampliando su frontera agrícola sin planificación y después de dos o tres años esas tierras quedan infértiles, ni siquiera brotan los pastos naturales, los grandes campos se quedan pelados”, explica, Mamani.

En esos grandes  campos que están  dentro del área de manejo, que abarca una extensión total de 58.480 hectáreas, habitan alrededor de 11.000 vicuñas, según el censo 2017 realizado entre la asociación y el municipio de Villazón. 
 

No obstante, la conservación y recuperación de su hábitat busca proteger  a otros animales silvestres como el suri, el quirquincho y el cóndor,  especies amenazadas que  habitan  esas praderas. 

 El especialista en conservación del proyecto Biocultura y Cambio Climático, Xavier Claros Roncal, destaca que al ser una iniciativa local, son  los mismos habitantes del área quienes tienen la motivación para cuidar y vigilar ese territorio, que tiene características muy particulares. 

“Probablemente, las personas identifican a Villazón como un lugar de paso con la Argentina, pero tiene otros atractivos culturales, paisajísticos, arqueológicos (...). Es una localidad que ha tenido mucho éxito con el manejo de llamas. Los manejadores  han ganado varios concursos nacionales por la calidad de sus ejemplares”, destaca Claros.


        
 En siguiente paso será  consolidar los instrumentos de gestión que garanticen la sostenibilidad ambiental, social y económica del área; sin dejar de lado la reducción de las amenazas y presiones, entre ellas la caza  ilegal.    

La aprobación de la ley edil para la  creación del área de manejo integrado se realizó con el apoyo del proyecto Biocultura y Cambio Climático, por medio de su socio ejecutor que es la organización sin fines de lucro Prometa. Todo ello con el financiamiento de  la Cooperación Suiza en Bolivia.
 

Vida silvestre y “chaku”

La  agricultura y la ganadería de camélidos son las  principales actividades que generan recursos económicos en las comunidades del municipio de Villazón.  

Una vez al año, las vicuñas son capturadas vivas  para realizar la esquila y posteriormente   son  dejadas en libertad. Esta práctica comunitaria  se conoce como “chaku”. 

En el área de manejo, esta  actividad   ocupa a  130 familias, de nueve localidades, que integran la Asociación Regional de Comunidades Manejadoras de Vicuñas Villazón, entidad  que trabaja desde 2007. 
    
 El 2016, los asociados  ganaron 355 dólares por kilogramo de fibra de vicuña. En tanto, la venta de 2017 aún no se ha concretado y  no hay indicio de que se haga efectiva,   debido a que continúan los trámites de los permisos. 

El cliente más importante de la asociación durante  la última década ha sido la empresa textil italiana Loro Piana y, en algunas ocasiones, la industria argentina Pelama Chubut, que hacía de intermediaria. 

Mamani sostiene que los compradores piden que la esquila de la vicuña se realice en forma  mecánica, pero en el área no cuentan con personal calificado ni fondos para adquirir el equipo que les permita tecnificar esta práctica. La esquila continúa siendo manual.    

El 2016, los manejadores obtuvieron 150 kilogramos de fibra de vicuña, lo que significó un descenso importante en comparación al 2015, cuando se logró 500 kilogramos. 

En cuanto al 2017, se obtuvo alrededor de 350 kilogramos, una mejora en comparación al 2016, cuando la sequía afectó a las pasturas y, por ende, a la alimentación de estos camélidos.
    
 Se estima que en los últimos años  la población conjunta de  vicuñas  ha llegado a los 500 mil individuos en Perú, Argentina, Bolivia, Chile y  Ecuador.

Para Claros, las    actividades como el manejo de camélidos son elementos articuladores de este municipio. A través de ellos se puede trabajar en forma integral con la  cultura, los saberes ancestrales y la conservación del hábitat, que como concluye Mamani, es la casa de las vicuñas   como la suya propia.

Datos y  manejo 

  • Normativa  La Ley de Medio Ambiente  1333 señala en si artículo 11,    “El que (...) comercialice el producto de la cacería, tenencia, acopio, transporte de especies animales y vegetales, o de sus derivados sin autorización o que estén declaradas en veda o reserva, poniendo en riesgo de extinción a las mismas, sufrirá la pena de privación de libertad de hasta dos años”.      
  • Programa  La conservación de la vicuña se realiza bajo el Programa Nacional para el Aprovechamiento Sustentable de la Vicuña. Al presente, sus poblaciones se encuentran en tres grandes tipos de áreas: protegidas, con aprovechamiento  y sin manejo alguno.     
  • Mercado negro  En abril de este año una investigación de Página Siete reveló que existen cinco mercados ilegales que trafican con la fibra de vicuña en la ciudad de El Alto. Los comerciantes realizan la venta en las ferias de Puente Vela, San Luis, 16 de Julio, Alto Lima y plaza La Paz. Esa  mercancía proviene de la caza furtiva.   

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí https://paginasiete.activehosted.com/f/45 o llame al número 2611749, en horas de oficina.

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

26