Ley del cableado: comenzó la lucha contra el “horror visual”

Se promulgó la norma que ordena a empresas de telecomunicación y electricidad retirar su cables en desuso hasta el 31 de diciembre de 2019.
sábado, 02 de junio de 2018 · 00:04

Maité Lemus  /  ANF-Brújula Digital

Ciudades como Quito, Santiago y Lima iniciaron hace décadas el retiro de los cables de electricidad, telefonía y otros que afectaban su aspecto. Además, en muchas zonas de esas urbes, todas las nuevas urbanizaciones deben tender los cables de manera subterránea antes de comenzar a construir viviendas.

Un obrero busca  en un poste envuelto en cables de conexiones.

En el caso de Bolivia, en ciudades como  La Paz son, desde hace años, un problema inadecuadamente enfrentado por los diversos municipios. El exceso de estas conexiones  en  avenidas y calles representa un peligro para los habitantes, pero son, además, una seria contaminación visual y un aspecto  que  muestra a la  ciudad desordenada.

Sin embargo,  después de años de debate, en mayo de este año, fue promulgada la Ley Municipal Autonómica de Ordenamiento del Sistema de Cableado Urbano. Dicha norma establece que las empresas de telecomunicación y electricidad deben retirar los cables en desuso hasta el 31 de diciembre del próximo año.

Las  conexiones  desordenadas son un peligro en la ciudad.

El cableado que sí está en funcionamiento debe ser paulatinamente retirado y luego soterrado. Para completar esa fase no existe un plazo, pero es una tarea que puede durar años.

La norma debe ser reglamentada en 90 días y pasado este lapso (a partir del 21 de agosto) entrará en vigencia y las empresas de servicio deberán comenzar a retirar los cables en desuso, explicó a Brújula Digital María Luisa Kuramoto, jefa de la Unidad de Fiscalización de Servicios Público de la Alcaldía de La Paz.

Si las empresas incumplen lo que establece la normativa, tendrán sanciones. El artículo 35 de la ley, que fue promulgada por el alcalde Luis Revilla, señala que el incumplimiento de las obligaciones dará lugar a la aplicación de multas por parte del municipio.

Kumamoto dijo que dentro de la reglamentación se van a incluir distintas sanciones. “Si las empresas no presentan sus planes o no los cumplen, tendrán sanciones; habrá 12 tipos de sanciones”, aseguró.

El concejal por Soberanía y Libertad (SOL) Isaac Fernández señaló que un  70% de los cables que forman marañas aéreas en la ciudad de La Paz están en desuso. El retiro de los mismos se iniciará en tres áreas: en el casco urbano central (macrodistrito Centro), San Miguel y Sopocachi.

Una obreras  trabajan  tendiendo más cables aéreos en la ciudad de La Paz.

“Hubieron varios accidentes en la ciudad de La Paz. Como recordarán, un motociclista fue degollado en la zona Sur. También se registraron incendios frecuentes por instalaciones deficientes”, remarcó Fernández.

La autoridad recalcó que con la nueva ley, las empresas deben hacerse responsables y tener grupos de respuesta inmediata, ya que es su obligación acudir a los lugares donde se presentan problemas.

El difícil soterramiento

De manera paralela al retiro de las conexiones, se hará que el resto de éstas sean colocadas bajo tierra. El concejal Isaac Fernández mencionó que la implementación de los planes de soterramiento se hará con la participación del gobierno municipal, la autoridad de telecomunicaciones y las empresas que prestan servicios de telefonía y TV cable.

Por otra parte, la subterranización de cables se realizará de manera paulatina. La norma da la posibilidad de que las empresas opten por cualquiera de estas formas de intervención, que la ejecución de los ductos esté a cargo de la Alcaldía, que se haga de manera mixta (empresas y municipio) o que la realicen directamente las empresas.

Las arañas de alambres  generan una alta contaminación visual.

El concejal resaltó que el 70% del casco urbano ya tiene ductos subterráneos, por lo que en ese sector será más fácil realizar el trabajo.

El concejal comentó que previamente a la aprobación y promulgación de la ley se entregó la norma a las autoridades del Viceministerio de Telecomunicaciones y Electricidad.

“Las empresas nos han hecho llegar sus observaciones, un 80% de ellas las hemos contemplado”, dijo Fernández.

El “horror visual”

El concejal resaltó que la ley se elaboró para evitar problemas de seguridad en la población y también por mejorar la estética de la ciudad.

Coincide con el concejal el director de la Carrera de Arquitectura de la Universidad Católica Boliviana, Eric Pacheco, quien adelanta que el trabajo que contempla le ley municipal será “titánico”, pero para beneficio de la población paceña.

 “Los cables en toda la ciudad son un horror visual, la nueva norma es algo extraordinario, aplaudo al alcalde Revilla”, expresó.

Las conexiones generaron  incluso accidentes de tránsito.

Varios usuarios de redes sociales demandan desde hace años que la Alcaldía de La Paz  haga algo al respecto. Uno de ellos es el comunicador y columnista Alfonso Gumucio, que suele publicar fotografías en su cuenta de Twitter de los enmarañamientos que caracterizan a la Ciudad Maravilla.

También los medios de comunicación y articulistas han hecho notar que la ciudad debe mejorar en varios aspectos, entre otros con el retiro del cableado, la recuperación de las fachadas (un 80% están dañadas por los grafiteros), el control de los perros callejeros y otros.

El presidente del Colegio de Ingenieros Electricistas y Electrónicos de Bolivia, Jaime Jiménez, comentó que el retiro de cables en desuso generará un “alivio visual” y que es una tarea relativamente fácil. Sin embargó, consideró  que el trabajo de la ejecución de ductos subterráneos será algo traumático para la ciudad porque ocasionará cortes de servicios y vías.

Los cables de electricidad y telecomunicación que tiene un domicilio, por ejemplo, deberán pasar por una caja subterránea y esa migración ocasionará cortes en el servicio. Las nuevas urbanizaciones deberán incluir estos nuevos requisitos desde su diseño para cumplir con la normativa.

“Este trabajo hay que planificarlo, coordinarlo y tomar muchas previsiones, además de que la inversión será muy alta”, afirmó Jiménez.

El ingeniero, que también es director de la carrera de Ingeniería Eléctrica de la Universidad Mayor de San Andrés, recordó que los ductos subterráneos deben ser separados y que los cables de electricidad tienen que ir por un lado y los cables de telecomunicación por otro.

En el caso de las empresas de telecomunicación se necesita varios ductos. “Como van a estar enterrados, tienen que tener un nivel de aislación mucho mayor, (a mayor profundidad, mayor tensión)”, dijo el ingeniero.

Añadió  que aparte de tener el ducto, se debe contar con un sistema de drenaje para que el agua de lluvia no dañe los cables. Por eso, después de abrir la zanja se necesita hacer todo un tratamiento de tierras y para cerrarla se  requiere colocar varias capas de tierra.

Jiménez recordó que La Paz tiene ríos y riachuelos subterráneos, un asunto que se requiere analizar con cuidado. “Existen zonas con alta presencia de humedad o terrenos inestables, entonces, habría esa dificultad porque se corre el riesgo de que haya deslizamientos y se dañen los ductos del cableado subterráneo”.

Finalmente, existen sectores donde hay ductos de gas natural, y ello requiere trabajar con aun mayor cuidado.

 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

59
9