Conservación: 76 pichones de paraba barba azul volaron de nidos artificiales

Los esfuerzos de la Asociación Armonía para salvar a esta ave boliviana de la extinción lograron un importante incremento en su población en los últimos 12 años.
domingo, 03 de junio de 2018 · 00:07

Alejandra Pau / La Paz

Cuando un pichón de paraba barba azul  vuela por primera vez  desde uno de los nidos artificiales para internarse en  la naturaleza beniana, el batir de sus alas representa la esperanza de vida de  una especie en peligro crítico de extinción. En los últimos 12 años 76 pichones  han nacido y volado desde estas cajas  para tener una  vida silvestre.    

El momento en el que César Flores Aguilar descubre a uno, dos o tres  pichones de paraba barba azul (Ara glaucogularis) en uno de los nidos artificiales, que ha  colocado en lo alto de un árbol, contiene el aliento por un segundo. Inmediatamente después,  siente orgullo... satisfacción. 

FOTOS: Cortesía de  Rodrigo Soria Auza y Asociación Civil Armonía

Es el momento culminante  de un trabajo en equipo, una labor  que  hace posible  la reproducción exitosa de esta especie endémica de Bolivia en nidos construidos con madera en el municipio  de Loreto, en el  departamento de  Beni, como parte del programa  Nidos Artificiales  de la Asociación Civil Armonía.   

Estas cajas  emulan las condiciones naturales en las cuales sucede este proceso; es decir, en  los huecos de los árboles  donde anidan estas aves, que por su belleza han sido traficadas y cazadas para utilizar sus plumas  en  trajes de   danzas autóctonas. 

“Estamos cuidando algo que nos pertenece (...). Yo no conocía a esta paraba, pero me gustó mucho la idea de hacer algo por esta ave. Al igual que yo, la gente de Loreto y del campo comprendió su valor y nos colabora”, describe Flores, oriundo de esta localidad, que forma parte del personal del programa Nidos Artificiales. 

La paraba barba azul habita en los llanos de Moxos, en   Beni. Hasta hace poco se estimaba que existían menos de 300 individuos, según datos de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). 

No obstante,  un censo poblacional realizado  por Armonía en 2015 estimó que existen  como mínimo 450 individuos; estos  datos serán publicados en un artículo científico.  

Anidar en lo alto

Uno de los problemas que enfrenta la especie  es la falta de lugares donde anidar. Los ganaderos realizan quemas de pastizales para renovarlos y  el fuego arrasa con todo, incluido el árbol de sujo y las palmeras totaí y motacú.    

En los huecos de estos árboles   anida la paraba  barba azul entre  los meses de noviembre y diciembre  permaneciendo en ellos hasta abril del siguiente año. 

El programa Nidos Artificiales comenzó hace 13 años. Las primeras cajas fueron instaladas en Loreto y hoy existen  80 de ellos en la zona.

Según destaca Armonía, este trabajo se inició gracias al apoyo de Laney Rickman, fundadora de Bird Endowment, que falleció en agosto del año pasado.  
    

El director ejecutivo de Armonía, Rodrigo Soria Auza,  recuerda que en  2005 se inició este programa  inédito en  Bolivia y que por esa razón existía incertidumbre sobre su éxito.  

“El primer año no tuvimos ni una sola paraba. Fue al año siguiente que nació el primer pichón en uno de los nidos artificiales. Desde entonces hemos tenido  cierto número de parejas de parabas barba azul que han estado usando los nidos”, destaca  Soria. 

Los últimos meses del año pasado varias   parejas de parabas barba azul que nacieron en los nidos artificiales regresaron   para anidar y tener a sus pichones en ellos, convirtiéndose en  la segunda generación que llega al mundo en estas cajas-nido. 

Ello se debe a la inteligencia de estas aves que  hace que aprendan unas de otras a través de la observación, la copia de ciertos comportamientos y su transmisión de generación a generación.

 Según explica Flores, el monitoreo constante de los nidos requiere recorrer la zona y observar si los pichones están bien y son saludables, lo que de ninguna forma implica tocarlos o manipularlos. “Cada pareja puede tener desde uno hasta tres pichones (...). Nosotros no generamos un vínculo con ellas, no son mascotas, no tienen que acostumbrarse a los humanos o su olor. Son silvestres y se trata de mantenerlas así”, asegura.  

 Una reserva para protegerlas

 Los cazadores, los traficantes, los   coleccionistas de especímenes vivos y  la pérdida de su hábitat disminuyeron peligrosamente la población de la paraba barba azul.

En la búsqueda de revertir este panorama, se estableció la Reserva Natural Barba Azul, en el municipio Santa Ana de Yacuma, que tiene una extensión de 11.000 hectáreas.

 A diferencia de lo que ocurre en Loreto, la población de parabas que están en la reserva tiene diferentes hábitos de reproducción y no se ha tenido éxito con los nidos artificiales. 

 Con las diferencias  ya registradas y varios cambios previstos, como la altura de los nidos, este año se volverá a intentar extender a esta zona el programa Nidos Artificiales.

 Los esfuerzos por salvar a esta especie de su extinción a través de diferentes programas a cargo de Armonía datan de 1995. El año que mayor cantidad de nacimientos se produjeron fue en la temporada 2014-2015, en   que llegó  al mundo una decena de ellos.

“Ellos empiezan a volar, poco a poco se alejan del nido hasta que un día no vuelven. Los pichones permanecen por lo menos un año con sus padres”, explica Soria.   

El impacto de los 76 nuevos pichones de paraba barba azul cuya existencia peligra  ofrece un panorama alentador para su conservación. 

Con cada nacimiento se renuevan los esfuerzos para que el batir de un par de alas  sea el vuelo  de toda una especie hacia su permanencia en el planeta.  
    
El apoyo al  programa

  • Patrocinadores   El  éxito del programa  Nidos Artificiales ha sido posible con el apoyo de  Bird Endowment y Loro Parque Fundación (hasta 2016) y   Mohamed bin Zayed Species Conservation Fund. 
  • Este año A partir de 2018  nuevos patrocinadores se sumaron a este   programa  como la IUCN Netherlands y Artis Amsterdam Royal Zoo.
  •   Fondos Después del fallecimiento de  la fundadora de Bird Endowment, Laney  Rickman, American Bird Conservancy y la Asociación Civil Armonía  establecieron  un fondo fiduciario en su memoria para recaudar fondos que ayuden a mantener activo su legado a favor de la conservación de la paraba barba azul. La información está disponible en el link: https://abcbirds.org/rickman-memorial-fund/.  
  •   En la  web Para saber más sobre el trabajo de Armonía y los programas que implementa en Bolivia se puede ingresar a: http://armoniabolivia.org/es/.

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

80