Javier Ibañez-Guzmán, un experto en el desarrollo de vehículos autónomos

Trabaja como experto en sistemas autónomos de la división de investigación de Renault. Dio una conferencia en una cumbre especializada en Shangai, China.
martes, 05 de junio de 2018 · 00:04

Gonzalo Díaz  / La Paz

Actualmente todos los fabricantes de automóviles del mundo desarrollan sistemas que permitan a los motorizados circular de forma autónoma. Hay tres razones principales para esta competencia tecnológica: dar movilidad a gente que no conduce por alguna razón; aprovechar el tiempo que se pierde, por ejemplo, en un embotellamiento,y, brindar mayor seguridad a las personas.

“Queremos ser más eficaces, queremos aumentar la seguridad, pero también democratizar el acceso a personas que no pueden manejar, a las personas de mayor edad, a personas minusválidas y a las personas que no saben manejar. Los vehículos autónomos van a darles esa oportunidad”, afirmó desde Francia el experto boliviano Javier Ibañez-Guzmán, PhD.

Foto: Javier Ibañez-Guzmán

Ibañez-Guzmán trabaja en la compañía automovilística Renault hace 12 años. “Yo trabajo como experto de los sistemas autónomos en la división de investigación de la Renault, aquí en Francia”, señaló por Skype. Él incursionó en este campo de investigación en Singapur alrededor de 1998 y 1999, luego de concluir un doctorado en robótica para la construcción en Inglaterra.
 
DARPA Grand Challenge

El interés por el desarrollo de vehículos autónomos es relativamente reciente. Fue motivado por un evento realizado en Estados Unidos: el DARPA Grand Challenge de 2004. “Pusieron vehículos robots para que crucen un desierto”, contó el boliviano. Los resultados fueron modestos, pues el vehículo que más avanzó recorrió 12 kilómetros. Sin embargo, lo importante fue que se dio un primer paso.

En la siguiente versión organizada en 2005, ocho vehículos autónomos lograron recorrer una distancia de más de 200 kilómetros. Y dos años después, se realizó la tercera versión conocida como Urban DARPA Grand Challenge 2007. Los vehículos participantes debían estacionar solos y pasar por intersecciones de manera autónoma.

El impulso definitivo data de 2010, cuando Google mostró sus automóviles robot. Este acontecimiento obligó a “ponerse las pilas” a las grandes compañías del mundo para desarrollar sistemas autónomos de conducción.

Foto: Javier Ibañez-Guzmán

Inició sus estudios en Inglaterra

Tras graduarse del Colegio Angloamericano de Oruro, su ciudad natal, Ibañez-Guzmán tuvo la oportunidad de irse a Inglaterra. Allá estudió ingeniería de control en cibernética en la Universidad de Reading. Posteriormente retornó a Oruro, donde trabajó en la empresa Ferrari Ghezzi por tres años. En ese tiempo también enseñó en la Facultad de Ingeniería de la Universidad Técnica de Oruro (UTO).

Luego ganó la Beca Fulbright, conocida en Europa como “el pasaporte de oro”, que le permitió hacer una maestría en ingeniería eléctrica en la Universidad de Pennsylvania, EEUU. 

Después de dos años retornó a Inglaterra, donde además de trabajar obtuvo un doctorado en el área de la robótica aplicada a la construcción, también en la Universidad de Reading. 

Foto: Javier Ibañez-Guzmán

Posteriormente, en 1997, junto a su familia, se fue a Singapur, donde fue parte del proyecto Ulises, que fue un hito en el desarrollo de la tecnología militar de ese país. “Ulises era un vehículo blindado M113 que automaticé en Singapur”, recordó. “El vehículo se podía mover de forma autónoma en la selva tropical. Ese trabajo me ha marcado bastante”, señaló.

Tras ocho años en el país asiático, Ibañez-Guzmán y su familia retornaron a Francia por motivos familiares. Comenzó a buscar trabajo y tuvo la oportunidad de hablar con el director de investigación de Renault. “Escuchó todos mis sueños de vehículos autónomos y me dijo: ‘puede ser interesante en el futuro’. Así llegué a la Renault”, recordó.

El otro proyecto que lo llena de orgullo lo ejecutó en esta compañía con un equipo pequeño entre 2014 y 2015. Se trataba del valet parking, desarrollado en un vehículo eléctrico, que es un prototipo.

Con este sistema se puede llamar al vehículo y acordar una cita. Cuando llega la hora, el vehículo sale de su garaje y se dirige a un punto de encuentro. En el lugar, el pasajero se identifica para luego subir al carro que lo conduce a otro punto. Luego de descender el auto, éste se estaciona por sí solo.

Foto: Javier Ibañez-Guzmán

La percepción es el mayor reto

Ahora Ibañez-Guzmán trabaja en un proyecto que permita conducir a la gente sólo en los tramos difíciles de una ruta, dejando a la máquina las partes sencillas. Todos estos proyectos se realizan en prototipos.

El mayor problema actual para el desarrollo de estos sistemas es la percepción. Cuando un humano conduce, no sólo entra en juego su visión, sino también los sonidos y otros factores subjetivos. Uno de estos últimos, por ejemplo, es la negociación por la que dos conductores deciden en cuestión de segundos quien cederá el paso.

Replicar esto en los sistemas autónomos es muy difícil. “La computadora no tiene todavía esa intuición, no puede adivinar”, afirmó el experto. A pesar de ello hay grandes avances logrados gracias a una nueva técnica de inteligencia artificial conocida como deep learning.

Equipo de colaboradores

Otra de sus satisfacciones consiste en la formación de un sólido equipo de investigación. “Hasta el año pasado yo dirigía al equipo que hizo los vehículos autónomos de la Renault. El equipo es joven, todos tienen menos de 30 años, todos han tenido una formación de investigación, muchos de ellos han sido mis alumnos porque yo superviso doctorados”.

En Francia se puede hacer un doctorado trabajando en una empresa. Y quienes optan por esta modalidad tienen un supervisor de una universidad y un supervisor industrial de la compañía, donde lo realizan. Ibañez-Guzmán ejerció esta función con muchos jóvenes, que ahora trabajan en Renault y otras multinacionales.

Foto: Javier Ibañez-Guzmán

El boliviano también dirige un laboratorio creado por Renault y la Universidad Tecnológica de Compiegne con el auspicio del CNRS (Centro Nacional para la Investigación Científica, por sus siglas en francés). “Hacemos rotación, un año el director es alguien de Renault y otro año es alguien de la universidad”, aclaró. “A partir del primero de abril yo soy el director por este año”.

Ese mes también dio una conferencia en la Segunda Cumbre de Vehículos Autónomos de Shangai, China. Pero, antes visitó Silicon Valley, a donde va al menos una vez al año. Por todo ello tomó cierto tiempo acordar una entrevista. Días antes de hacerla, en el mes de mayo, estuvo en Finlandia para discutir sobre algunos proyectos colaborativos de los que Renault es parte.

Ibañez-Guzmán vive fuera del país por casi 35 años. Actualmente vive con su esposa en Raizeux, al oeste de París. Tiene dos hijos jóvenes que los visitan regularmente. “Yo vuelvo a Bolivia, casi tres veces al año”, afirmó al aclarar que lo hace con un miembro de su familia para visitar a su padre en Cochabamba.

“Poder cambiar de países nos enriquece, apreciamos más lo que nosotros tenemos, apreciamos más lo que había en el país donde estábamos. Por ejemplo,  yo siempre pongo música boliviana en mi auto, en la mañana y en la tarde. Y siempre cuando voy a Bolivia me traigo discos, hay un lazo con la tierra”, concluyó.

Foto: Javier Ibañez-Guzmán

 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

28
2