La Paz, Bolivia
Martes 28 de Junio
18:13 hs

Actual Min Máx

Análisis La encíclica del papa Francisco y el discurso Pachamamista del Gobierno

Justo cuando en el país se conocía que el Ejecutivo puso en vigencia tres decretos que allanan el camino para la explotación en áreas protegidas, el Vaticano dio a conocer la más reciente encíclica del Papa, que pone énfasis en el medio ambiente. Tres especialistas analizan este asunto.

Análisis La encíclica del papa Francisco y el  discurso Pachamamista  del Gobierno
Pablo Peralta Miranda

 Periodista

Casualidad. No puede considerarse más que una coincidencia que cuando el Vaticano publicó la más reciente encíclica del papa Francisco, aquí en Bolivia se conociera tres decretos que allanan  la explotación  de petróleo en áreas protegidas.  

Ese documento papal, denominado  Laudato Si, pone  énfasis en el cuidado y defensa de la "casa común”; salvando distancias, es lo que en términos del lenguaje del Gobierno vendría a significar   lo que es la  defensa de   la Madre Tierra.
Sin embargo, los analistas consultados sostienen que el documento papal  pone en evidencia un contraste respecto del discurso que el gobierno de Evo Morales pregonó con fuerza, durante sus primeros años en el poder, frente al discurso  que últimamente se ha manifestado desde esferas del Ejecutivo sobre el tema.   
"Obviamente hay una similitud entre la encíclica papal y la posición inicial que demostró el Gobierno, desde 2006 hasta finalizar su primer mandato, respecto al cuidado a la Madre Tierra y a la protección de los recursos naturales y de los pueblos indígenas”, sostiene el analista político Jorge Dulón.
"Esa concepción -agrega el investigador- así  como socialismo comunitario, como economía plural, como justicia comunitaria han sido postulados, que nacieron al inicio de este proceso,  en 2006 específicamente”.
Desde que el Movimiento Al Socialismo alcanzó el Gobierno, el presidente Evo Morales hizo gala de un discurso de defensa de la Madre Tierra, que se exteriorizó, sobre todo, en las intervenciones que tuvo en foros internacionales.
La primera, registrada en La tierra nos pertenece, nosotros pertenecemos a la Tierra -publicada por la Cancillería-  ocurrió en Nueva York  el 19 de septiembre de 2006, cuando Morales planteó el tema en el debate general del 61 periodo de sesiones de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).
En esa oportunidad, afirmó: "Esperamos que este milenio realmente sea para defender la vida y para salvar a la humanidad, y si queremos salvar a la humanidad tenemos la obligación de salvar al planeta Tierra”.
De ahí en más seguirían no sólo discursos, sino también propuestas concretas sobre el cuidado y defensa de la Madre Tierra, como la sugerencia de los Diez Mandamientos para salvar al planeta, a la humanidad y a la vida, que planteó en abril de 2008; o el referendo mundial que propuso en diciembre de 2009,  durante  la Conferencia sobre el Cambio Climático en Copenhague (Dinamarca), celebrada entre el 7 y el 18 de diciembre de 2009.
La primera pregunta que planteó Morales fue: "¿Está usted de acuerdo con restablecer la armonía con la naturaleza reconociendo los derechos de la Madre Tierra?”.

Y  llegó la  encíclica...
"Esta hermana (nuestra casa común) clama por el daño que le provocamos a causa del uso irresponsable y del abuso de los bienes que Dios ha puesto en ella. Hemos crecido pensando que éramos sus propietarios y dominadores, autorizados a expoliarla”, dice parte del texto que escribió Francisco. 
"Esta encíclica es lo mejorcito que ha escrito el Papa”, sostiene el antropólogo y sacerdote jesuita Xavier Albó. Y coincide con los especialistas consultados que sobre los postulados  "el Gobierno en la práctica es un poco más ambiguo”.
Desde el Ejecutivo, una de las autoridades  que se refirieron  al respecto  fue el viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales, Alfredo Rada, quien la calificó de una "buena noticia”.
"Un tercer aspecto -aseguró- es que debe haber una reacción de toda humanidad en defensa de la vida, en defensa de la naturaleza, que está expuesta al avance insaciable del capitalismo. Entonces creo que también eso constituye una gran coincidencia desde el punto de vista que nosotros hemos venido defendiendo en los foros internacionales a través de nuestro  presidente Evo Morales”.

Coincidencias y divergencias
Un punto coincidente con la postura del Gobierno -por citar alguno- es el de la "deuda ecológica”. Al respecto, la encíclica del Papa establece: "La inequidad no afecta sólo a individuos, sino a países enteros, y obliga a pensar en una ética de las relaciones internacionales. Porque hay una verdadera ‘deuda ecológica’, particularmente entre el Norte y el Sur, relacionada con desequilibrios comerciales con consecuencias en el ámbito ecológico, así como con el uso desproporcionado de los recursos naturales llevado a cabo históricamente por algunos países”.
Entre las divergencias, los analistas anotan la intención del Gobierno de construir la carretera a través del TIPNIS. "(...) Ese camino se realiza; primero va a liberar al departamento de Beni; segundo, va a haber mayor integración entre (los) departamentos. Estamos convencidos de ese tema”, sostuvo el presidente Morales el 4 de junio pasado.
A ello se suman a  los tres decretos que el Ejecutivo puso en vigencia, los cuales allanan la explotación petrolera en áreas protegidas.  
"Estamos hablando de exploración de campos para encontrar petróleo, gas, etcétera,  y esa es una medida contradictoria, porque además de ser una medida que daña la ecología, es totalmente neoliberal, extractivista. Están un poco dando el visto bueno para que se pueda ir hacia búsqueda de nuevos campos”, explica Dulón.
Un punto referido a este tema en la encíclica papal  establece lo siguiente: "Los recursos de la Tierra también están siendo depredados a causa de formas inmediatistas de entender la economía y la actividad comercial y productiva”.
El Presidente también advirtió el pasado 18 de junio con expulsar a las ONG  y fundaciones que "perjudiquen” a la exploración de recursos naturales en áreas protegidas. En ese marco, el Jefe de Estado planteó:  "No es posible que algunas ONG, algunas fundaciones, manden o decidan a nombre del movimiento indígena, no comparto. Quiero decirles que cualquier ONG o fundación que perjudique la exploración de los recursos naturales se va a ir de Bolivia, compañeras y compañeros. No necesitamos instituciones del extranjero que vengan a perjudicarnos”.
El documento papal plantea al respecto: "Es loable la tarea de organismos internacionales y de organizaciones de la sociedad civil que sensibilizan a las poblaciones y cooperan críticamente, también utilizando legítimos mecanismos de presión, para que cada gobierno cumpla con su propio e indelegable deber de preservar el ambiente y los recursos naturales de su país, sin venderse a intereses espurios locales o internacionales”.

Evoca discurso Pachamamista
Hay que partir de la premisa de que la encíclica marca un posicionamiento de la Iglesia Católica sobre el cuidado -para decirlo en términos del Papa- de la "casa común”, un factor importante para el analistas Iván Arias. 
Al respecto, sostiene: "La encíclica Alabado Sea marca una posición de la Iglesia sobre el tema del medio ambiente, el cambio climático y, por lo tanto, que   debe hacer con relación a eso los seres humanos”.
En segundo lugar, los analistas consultados coinciden en que el texto recuerda el discurso Pachamanista del Gobierno.  
"Hablando positivamente, el Papa está con el discurso del año 2005-2010 del Gobierno, un discurso pachamamístico, un discurso que ganó mucho eco en el mundo. Era un discurso de respeto a la naturaleza”, afirma Arias.

Éste sostiene que Morales está con "un discurso marcado por la construcción de la carretera del TIPNIS, marcado por la tolerancia hacia los cocaleros, marcado por la tolerancia hacia los cooperativistas. Está a contrarruta”.

 

Las palabras de Francisco 

 

 "Los recursos de la Tierra también están siendo depredados a causa de formas inmediatistas de entender la economía y la actividad comercial y productiva. La pérdida de selvas y bosques implica al mismo tiempo la pérdida de especies que podrían significar en el futuro recursos sumamente importantes, no sólo para la alimentación, sino también para la curación de enfermedades y para múltiples servicios. Las diversas especies contienen genes que pueden ser recursos claves para resolver en el futuro alguna necesidad humana o para regular algún problema ambiental”.

- Punto 32 de Laudato Si, la reciente carta encíclica que publicó el papa Francisco.

 "Cuando se analiza el impacto ambiental de algún emprendimiento, se suele atender a los efectos en el suelo, en el agua y en el aire, pero no siempre se incluye un estudio cuidadoso sobre el impacto en la biodiversidad, como si la pérdida de algunas especies o de grupos animales o vegetales fuera algo de poca relevancia. Las carreteras, los nuevos cultivos, los alambrados, los embalses y otras construcciones van tomando posesión de los hábitats y a veces los fragmentan de tal manera que las poblaciones de animales ya no pueden migrar ni desplazarse libremente, de modo que algunas especies entran en riesgo de extinción”
- Punto 35 de Laudato Si, la reciente carta encíclica que publicó el papa Francisco.

Las expresiones de Morales I


"Esperamos que este milenio realmente sea para defender la vida y para salvar a la humanidad, y si queremos salvar a la humanidad tenemos la obligación de salvar al planeta Tierra. Los pueblos indígenas vivimos en armonía con la Madre Tierra, no solamente en reciprocidad, en solidaridad con el ser humano.  Sentimos muchísimo que las políticas, las competencias hegemonistas estén destrozando al planeta Tierra. Siento que es importante, que todos los países, las fuerzas sociales, los organismos internacionales, empecemos a debatir de verdad”.
- Del discurso que pronunció el presidente Evo Morales en el debate general del 61 periodo de sesiones de la Asamblea General de la ONU, el 19 de septiembre de 2006. 

  "Por ejemplo, ¿quién podrá privatizar o alquilar, fletar a su madre? Por eso la tierra no puede ser entendida como una mercancía. Lamentablemente, el sistema capitalista nos trae y convierte, espero no equivocarme, a la Madre Tierra como una materia prima, por tanto, como una mercancía, y cambiar esa mentalidad siento que va a costar”.

- Tomado del punto Respeto a la Madre Tierra de la presentación al mundo de los Diez Mandamientos para salvar al planeta, a la humanidad y a la vida, durante  el foro permanente para las Cuestiones indígenas de las Naciones Unidas; Nueva York, 23 de abril de 2008.

 Las palabras de Morales II


 "En el tema de integración, buenas voces de los nuevos gobernadores de Beni (Álex Ferrier, MAS) y Cochabamba (Iván Canelas, MAS). El camino Villa Tunari-San Ignacio de Moxos, ese camino, compañeros y compañeras, se realiza; primero va a liberar al departamento de Beni, segundo, va haber mayor integración entre (los) departamentos, estamos convencidos de ese tema”.

La frase corresponde  al discurso que brindó Morales el 4 de junio pasado, durante la sesión de honor conjunta que congregó a representantes de  la Asamblea Legislativa Departamental y del Concejo Municipal de Villa Tunari.

  "No es posible que algunas ONG, algunas fundaciones, manden o decidan a nombre del movimiento indígena, no comparto. Quiero decirles que cualquier ONG o fundación que perjudique la exploración de los recursos naturales se va a ir de Bolivia, compañeras y compañeros. No necesitamos instituciones del extranjero que vengan a perjudicarnos (...).  Los recursos hidrocarburíferos son patrimonio de todos los bolivianos y su aprovechamiento como recurso estratégico  corresponde al Estado, sólo así tendremos un Estado fuerte”.
La declaración la efectuó el presidente Evo Morales el 18 de junio, en  Yapacaní (Santa Cruz), en el que anunció el descubrimiento de un reservorio de petróleo en el campo Boquerón.

 

 

 

 

También te puede interesar:


¿ TE GUSTA ESTA NOTICIA ?
Comentarios
Copyright 2016 · paginasiete.bo | Todos los derechos reservados

Copyright 2016 · paginasiete.bo | Todos los derechos reservados