Análisis

¿Cambios en el transporte? Una oportunidad para mejorar el servicio

Especialistas y autoridades analizan la necesidad de hacer cambios y mejoras en el servicio de transporte en La Paz. “Se está dando un paso con el tema de las tarifas”, afirman, pero reconocen que será un proceso largo y complejo.
domingo, 06 de marzo de 2016 · 00:00
Pablo Peralta Miranda 
Periodista
 
"El transporte público paceño vive su peor hora y su mejor oportunidad”, así titula un estudio  del Observatorio La Paz Cómo Vamos, en el  que analiza las  facetas  que hay en torno a este problema y este servicio elemental para la calidad de vida de los paceños.

"Varios indicios apuntan a que las soluciones intermedias ya no funcionan. Ni siquiera las megaobras, buses modernos, legiones de ‘cebras’ o más puentes colgantes serían suficientes;  lo único que queda es una reforma total”, dice el texto del estudio.
 
Total o no, en la coyuntura nos encontramos en una etapa en la que se está dando un paso en ese sentido, con gran auspicio de especialistas y  autoridades, aunque con el reconocimiento de que será un camino de largo plazo. El proceso comenzó en febrero, cuando la Alcaldía y los dirigentes del sector llegaron a un acuerdo después de un largo periodo de conflicto. 
 
El municipio estableció nuevas tarifas a condición de que los choferes se comprometan a cumplir la normativa municipal, se eliminen los trameajes, coloquen los tarifarios en el interior de los vehículos, pongan en marcha los controles sindicales, mejoren las condiciones internas de los vehículos y  otros aspectos. 
 
"(Los choferes del transporte público) han nacido en este modelo informal, entonces para llevarlos a un sistema formal no podemos esperar un cambio de la noche a la mañana. Esto va a ser un proceso y creo que debemos tener paciencia”, explica Freddy Koch, director del Proyecto Aire Limpio  de la  Cooperación Suiza.

El origen del problema 
 
El sistema de transporte público que hoy prevalece en la urbe nació "informal” y durante mucho tiempo no tuvo un control efectivo desde instancias del Estado.  La tarea que  ha iniciado el municipio paceño, junto con los dirigentes de los choferes, encaja en la fiscalización de la que hablan los especialistas.
 
Pero el problema está enquistado en el mismo origen de este sector.  "Las formas en las que los transportistas se organizan para prestar el servicio y proteger sus rutas  están basadas en una estructura sindical, quizá como una herencia de las estructuras sindicales mineras, y es a base de ella que los trabajadores se organizaban y organizan actualmente para defender los intereses de sus afiliados”, dice   Breve historia y retos del transporte público urbano del Observatorio La Paz Cómo Vamos. 
 
En ese texto se agrega que desde ese elemento se puede detectar  "un error conceptual histórico en el transporte”, dado que "en este caso cada transportista es propietario de su propio negocio (no es asalariado) y el sindicato sirve solamente para el control de una o varias rutas y el poder de negociación con las autoridades sobre rutas y tarifas”.   
 
¿Cuál es la clave para cambiar este panorama? "Cambiar de filosofía”, sostiene Koch. Este especialista considera que es necesario pasar de un sistema de negocios del transporte a un sistema de servicio del mismo. 
 
"Tal vez eso es lo que a los transportistas les cuesta más entender, que ellos tienen que brindar un servicio a la población y no necesariamente pensar  que esto es un negocio. Nadie les quita el principio de que tienen que ganar plata, pero a cambio de eso lo que la población espera es un servicio con cierta frecuencia,  periodicidad y cumpliendo con los horarios; y eso es precisamente lo que tiene que asegurar el Estado a través de los municipios”, agrega Koch.

Leyes y jurisdicción
La Ley Marco de Autonomías establece que los gobiernos municipales tienen como una competencia exclusiva el planificar y desarrollar el transporte urbano, incluyendo el ordenamiento del tránsito urbano.  
 
En ese marco, el municipio implementó una "tarifa plana”, puso en vigencia la Ley Municipal de Rutas y Recorridos, y hasta  creó la  App Tramicida para denunciar las infracciones de los choferes. 
 
Las dificultades   
Pero con la puesta en marcha de la "tarifa plana” y el control para evitar los trameajes se han registrado algunos problemas, y también fenómenos, como aquel  que se dio  cuando en ciertas rutas  "escasearon”  minibuses con espacio para llevar pasajeros. Ante ello, los  taxistas aprovecharon  para realizar el servicio con una tarifa de cinco bolivianos.  
 
Pedro Susz, presidente del Concejo Municipal de La Paz, confirmó que se está evaluando este asunto y que se está trabajando también en regular  este tema.  
 
La coincidencia entre especialistas y autoridades es que se trata de un proceso de transformación del transporte, al cual hay que darle tiempo para ver sus resultados.   "Es difícil que de un día al otro haya cambios. Los transportistas están acostumbrados a un sistema informal sin control, han vivido siempre así. De hecho ha nacido el sistema de los minibuses sin un medio  de control por parte de Estado”, afirma Koch.  
 
Al respecto, Franklin Durán, exejecutivo de la Confederación de Choferes de Bolivia, afirma: "Va a demandar un tiempito esto. Yo creo que hay que darnos el tiempo necesario. Se ha dicho 90 días y en esos 90 días considero que se va a imponer completamente el orden que se ha propuesto la Alcaldía y los dirigentes”.

90 días y mejoras 
Se estableció 90 días para que el transporte cumpla  con ciertos  parámetros que se establecieron para mejorar el servicio. Pero más allá de ello, autoridades y los especialistas consideran que para esto hay que   incidir más en la formación  de los choferes  y en  las multas. Sólo así  el cambio será un éxito. 
 
Durán considera que primero se debe "imponer la formación interna” dentro de los sindicatos. "Ahí vamos a ver cuánta gente acata disciplinadamente la disposiciones de los dirigentes sindicales y a los acuerdos a los que ha llegado con la Alcaldía”.
 
El exdirigente considera que si los problemas continúan "va a tener que ponerse multas fuertes para que puedan cumplir porque ya la población ha cumplido con aceptar el tema de las tarifas”.  Koch también   considera que la clave es mayor control y las multas. "El sistema de multas y sanciones debe ser muy riguroso para garantizar que la gente empiece a entender que tiene que brindar un servicio”.

Valorar noticia