Letra 7

Eisejuaz, de Sara Gallardo

Un comentario irónico sobre la movida cultural que se produjo en torno a la publicación de esta buena novela argentina.
Eisejuaz, de Sara Gallardo
Sara Gallardo, nuevo clásico argentino.
domingo, 16 de julio de 2017 · 12:00:00 a.m.
Mauricio Rodríguez Crítico

 

Dios me habló: en realidad, no (no habla cuando uno está viendo la serie de televisión Legión, de Fox, altamente recomendable: no les diré que trata del hijo del profesor Charles Xavier que no sabe que es mutante y piensa que le hablan los demonios o tal vez Dios [¿da lo mismo?]).

 Luego leí Eisejuaz (de Sara Gallardo); y Dios guardó silencio.

Aquí un resumen corto (quiero dejar de lado el análisis sesudo que hizo Mónica Velázquez   ["Estamos frente a la extrañeza de un mataco elegido por Dios, un personaje con delirios místicos que ya no halla lugar entre su tribu ni en las fisuras que le ha dejado el mundo occidental. Eisejuaz, portador de tres nombres, transita y desmiente todos los sitios de "civilización” históricamente reforzados y ejercidos por los poderes hegemónicos”] que es un refrito de Martin Kohan y si quieren leerlo allá ustedes: mejor vean Legión): Eisejuaz dice que Dios le habló y hará su voluntad (¿matar es su voluntad?, ¿ayudar a Paqui?, ¿revelarse contra la civilización? (¿Quién es Paqui?).

Esta novela se publicó en 1971: Rulfo ya había publicado, García Márquez también, Guimarães Rosa, etc. Entonces podemos situarla como una novela tardía del boom latinoamericano (algunos dirán que es copia de Rulfo: ¿acaso no es inevitable copiar a Rulfo?). 

¿Por qué pasó desapercibida hasta que Ricardo Piglia la incluyó en los 24 libros clásicos argentinos que publicó Clarín? Posibles respuestas: a) la autora es mujer (redundancia inútil). b) La autora es mujer y se iba en contra del capitalismo (dictadura incluida, terratenientes incluidos, presidentes peronistas incluidos). c) La autora es mujer y se iba en contra de la Iglesia Católica (¡machismo-ortodoxo go home!). 

Entonces la escritora cruceña Liliana Colanzi decide crear una nueva editorial (Dum Dum). O está loca o Dios le habló (también debe estar viendo Legión). Y decide hacer una primera publicación (la presentó en la feria del libro de Santa Cruz): Eisejuaz (una acertada primera publicación en Bolivia aunque en Argentina y en el extranjero ya se realizaron publicaciones de esta novela; la más recomendable, la edición de tapa dura de La Nación).

Y me surgen algunas preguntas: ¿por qué lo hizo? ¿Dios existe? Debo   dejar de leer a Philip Dick o dejar de ver a Andréi Tarkovski. 

Daré algunas posibles respuestas: a) Liliana Colanzi quiere borrar de un trazo a los escritores bolivianos-machistas-mediocres de inicios del siglo XX (Nataniel Aguirre, Céspedes, etc.) e iniciar un nuevo canon para justificar su escritura (sería la mejor respuesta y la más aceptable). b) Liliana Colanzi quiere convertirse en una capitalista-imperialista vendiendo libros originales a bajo precio en un país donde el 80 por ciento de viandantes no lee. c) Liliana Colanzi quiere justificar que la mujer escribe de otra forma (¿con estilográfica?, ¿bajo la luz de la luna?, ¿en cuadernos?).

En alguna charla un amigo me dijo: "El verdadero machismo es creer que la mujer escribe como mujer”. Debo decir que es cierto: no existe literatura femenina o masculina o no debería existir (la saga de 50 sombras de Grey es una excepción a la regla, ¿pero acaso es literatura?).

En todo caso: un aplauso a Liliana Colanzi por la valentía de publicar Eisejuaz (una novela bien escrita). Y termino con unas palabras de Faulkner, cuando recibió el Premio Nobel (que viene bien, a propósito de Eisejuaz): "Considero que el hombre no sólo habrá de resistir, sino también de prevalecer. Y es inmortal no por ser el único entre los animales que está dotado de una voz inextinguible, sino por el hecho de poseer un alma, un espíritu capaz de compasión, sacrificio y resistencia. Escribir acerca de estas cosas es el deber del poeta, del escritor”.