La Paz, Bolivia

Viernes 18 de Agosto | 01:01 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Letra 7

VIDEOS

VIDEOS
Rey Arturo. La leyenda de la espada es la última película del llamativo director Guy Ritchie, autor del díptico sobre Sherlock Holmes que vimos hace más o menos un lustro. 

 A diferencia de éste, ha tenido un destino catastrófico. Para comenzar ha sido lo que los angloparlantes llaman un box office bomb, esto es, un desastre de taquilla. Durante el primer –y definitivo– fin de semana en las salas de Estados Unidos, la película sólo recuperó un tercio de sus costos de producción. Además, ha sido muy mal acogida por la crítica.

Ésta ha rechazado el contraste entre la venerable leyenda del Rey Arturo, que suele situarse en el siglo VI, en medio de una guerra entre bretones y sajones, y la peculiar forma de contar de Ritchie -muy dinámica y sintética, basada en el estilo de los documentales y videoclips–, así como la ambientación excéntrica y teatral, anacrónica, de la película, y la muy modernista caracterización de los personajes. 

Como Ritchie no ha respetado el canon artúrico, ni el literario ni el cinematográfico; como ha presentado al héroe como un guerrero bizarro, de baja estofa, individualista; y a los caballeros como una pandilla de peleadores callejeros y conspiradores; y a la bruja Morgana como una consumidora de ayawasca… en fin, que todos lo odian. Los espectadores, quizá por otras razones, como la duración del filme, la falta de romance… y quién sabe qué más.

En mi opinión, si miramos esta película como debe ser, es decir, separada de sus antecedentes, como un proyecto artístico de valor independiente, entonces constataremos que es entretenida, emotiva, aunque también demasiado rápida y cambiante, demasiado llena de esas a menudo molestosas síntesis de acontecimientos que caracterizan el cine de Ritchie. 

En todo caso, se trata de algo digno de verse. Con su forma modernista, sabe capturar el aliento mítico de la leyenda y reproducirlo con un discurso interesante y lleno de alusiones a la política contemporánea. (F.M)

¿ TE GUSTA ESTA NOTICIA ?

También te puede interesar: