La Paz, Bolivia

Jueves 21 de Septiembre | 12:02 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Análisis

Bannon: “No hay solución militar posible para Norcorea”

No es posible que los Estados Unidos inicie una guerra contra su enemigo porque la victoria demanda daños humanos enormes o una tecnología con la que no cuenta, “por culpa de Obama” (dicen los analistas republicanos).

Bannon: “No hay solución militar posible para Norcorea”

Steve Bannon, exasesor principal de Trump.

Álvaro Zuazo Periodista
 
La otrora eminencia gris detrás del trono de Trump, Steve Bannon, considera que  el mandatario de Estados Unidos no sabe lo que dice cuando afirma que su país podría devolver con un ataque masivo cualquier nueva detonación producida por Norcorea, simplemente porque "no hay solución militar posible” para enfrentar al régimen de King Jon Un.

En declaraciones off the record  (fuera de registro) conocidas pocos días después de haber sido despedido del puesto de Estratega Jefe de Trump, Bannon dijo que "no hay forma alguna de eliminar con armas convencionales a 10 millones de habitantes de Norcorea (tiene 25 millones de pobladores) en media hora”. La única opción es el uso de armas nucleares pero, en su criterio, hacerlo es imposible porque así Estados Unidos destruiría también parte de Corea del Sur.

Bannon, un exmilitar ahora de regreso a su antiguo cargo de editor general de la influyente publicación digital Breitbart, se manifestó en ese sentido poco antes de que Norcorea detonara por sexta vez, hace una semana, un artefacto nuclear. En esta ocasión, con la proclama de que se trató de una bomba de Hidrógeno (H). 

La explosión subterránea causó un sismo de 5,3 grados en la escala que Richter, cuyos coletazos se sintieron en China y Rusia, los principales aliados de Norcorea. Aunque expertos militares de Estados Unidos disienten en cuanto a que Pyongyang ya tenga esa tecnología en sus manos, el poder del artefacto fue de hasta 10 veces superior a la bomba lanzada por Washington en Hiroshima.

Incluso peor

Para el subsecretario de Defensa del fallecido Ronald Reagan, Frank Gaffney, el asunto es incluso peor: Estados Unidos no sólo que no tiene hoy un sistema capaz de interceptar eficazmente a misiles intercontinentales balísticos (ICBM) lanzados desde Norcorea, sino que ese país posee la tecnología suficiente para dañar el sistema eléctrico norteamericano mediante la explosión de un misiles sobre su atmósfera, una alternativa bélica conocida como Electromagnetic Pulse (EPM) o pulso electromagnético.

En un artículo publicado esta semana en Breitbart, Gaffney, quien actualmente es Presidente del Centro de Política de Seguridad, asegura que Estados Unidos cometió la ingenuidad de ceñirse a los tratados de no proliferación nuclear con la antigua Unión Soviética y que eso los obligó a dejar de lado la instalación de baterías antimisiles de gran eficacia. 

Sostiene que Washington debería desarchivar de inmediato un algoritmo escrito y probado hace varios años por organismos militares de su país, que podría garantizar el desarrollo de un sistema de defensa de altísima precisión con el lanzamiento de misiles hipersónicos, es decir de entre 6.150 hasta 12.300 kilómetros por hora. 

Gaffney acusa también a Obama y a los Bush de no haber hecho nada para fortalecer en los hechos los sistemas de defensa, y que es tal la debilidad de EEUU en Asia Oriental, el escenario del posible conflicto, que es muy probable que el misil lanzado en agosto por Norcorea que surcó cielo japonés no haya sido interceptado no porque el ejército estadounidense no quisiera hacerlo, sino porque no estaba en condiciones técnicas de lograrlo.

En su columna, titulada "La paciencia estratégica ha permitido el chantaje estratégico”, Gaffney fustiga a Obama por haber permitido con esa su llamada "paciencia estratégica” desarrollar a Corea del Norte armas nucleares cada vez más poderosas, al punto de poner hoy en riesgo a la seguridad de Estados Unidos.

"Las amenazas escalonadas (de Kim) ahora incluyen explícitamente un pulso electromagnético capaz de atacar la vulnerable red eléctrica de Estados Unidos”, afirma. Ante esto, hace dos recomendaciones urgentes: utilizar cuanto antes el algoritmo predictivo archivado por Obama, que habría tenido fobia al desarrollo de este sistema de defensa, del que -según Gaffney- Trump ya fue puesto al tanto en mayo. En segundo lugar, hacer todos los esfuerzos para proteger "la infraestructura crítica de los Estados Unidos, con el imperativo de proteger el sistema de distribución de energía, conocido como ‘La Red’”. 

Lo que busca Kim

¿Qué es lo que busca Kim con su escalada de detonaciones y amenazas? Aparentemente, tres cosas: 1) Demostrar a sus súbditos, dado que él ostenta un cargo de monarca, que tiene la fuerza disuasoria suficiente para impedir que alguien se revele dentro de sus fronteras. 2) Dinero, negocios, combustible, etc., para promover el desarrollo de su país, que tiene un ingreso per cápita inferior al de Bolivia; en buena medida por sus gastos militares. 3) Llegar finalmente a un acuerdo de paz con Corea del Sur que enderece al armisticio de 1953 firmado por ambas partes, de forma tal que le garantice mantener sus armas nucleares, lo cual estaba vetado, y al mismo tiempo que Estados Unidos retire las suyas del territorio de su vecino. 

Todo indica que, en los hechos, Trump no tiene posibilidades reales de enfrentar hoy bélicamente a Kim y que su única alternativa es sentarse a negociar en una mano de un juego de naipes, donde su par parece tener todos los ases, pero no está claro si Trump ha entendido el mensaje, la situación de debilidad de Estados Unidos y su imposibilidad de utilizar armas nucleares contra Corea del Norte. 

Su reciente anuncio de castigar a los países que hagan negocios con Kim, una advertencia dirigida especialmente a China -que también ha censurado el reciente ensayo nuclear- ya ha motivado la airada protesta de Pekín y un tuit de hace pocos días parece hablar de lo contrario: "Corea del Sur está percatándose, como yo se los dije, de que sus conversaciones de pacificación no funcionan, ellos (Norcorea) solo entienden una cosa”, ha escrito, en clara alusión a la posibilidad de llegar a una guerra.

18
1

También te puede interesar: