Divulgación

La naturaleza del régimen norcoreano

Corea del Norte, en conflicto con Estados Unidos, está en los titulares todos los días. Para entender mejor su comportamiento puede ser útil recordar la peculiaridad del régimen que rige en este país.
Anterior Proximo
La naturaleza del régimen norcoreano
Kim Il Sung (arriba y arriba a la izquierda).
domingo, 10 de septiembre de 2017 · 02:00:00 a.m.
Fernando Molina

 

¿Por qué existen dos Coreas y una es el exacto opuesto de la otra? ¿De dónde surge el poder de la dinastía Kim?

 ¿Qué clase de poder ostenta un líder de Corea del Norte? ¿Qué ideología permite su control sobre vidas y haciendas? ¿Se trata de un país comunista o de otra cosa distinta?

Para ayudar a la lectura de los hechos más relevantes de la actualidad internacional de este momento, respondamos en este artículo a éstas y otras preguntas relacionadas.

El surgimiento de las dos Coreas

A fines del siglo XIX y comienzos del siglo XX la historia de Asia se tuerce por la irrupción del imperialismo japonés. Tanto China como la península coreana, que Pekín había controlado tradicionalmente, quedaron en manos de los japoneses. 

Tanto en China como en Corea la invasión iría a conducir, en último término, a la instalación de gobiernos comunistas. 

Esto ocurrió primero en Corea. Como parte de los acuerdos aliados, al final de la Segunda Guerra Mundial la Unión Soviética le declaró la guerra a un Japón que ya estaba vencido y se hizo dueña de la parte norte de Corea. Por su parte, las tropas de Estados Unidos ocuparon la parte sur, fijando como línea de demarcación el paralelo 38. Esto dejó a la capital de la península, Seúl, en área estadounidense. 

Como hizo también en otras partes del mundo, Stalin no respetó la promesa que hizo de dejar que los países ocupados se gobernaran a sí mismos y forzó la creación, en el área bajo control soviético de la República Democrática de Corea, comunista, frente a la República de Corea, democrática, en el sur. Ésta comenzó a ser gobernada por los viejos político "burgueses” que luchaban contra la ocupación japonesa. Corea del Norte, a su vez, por el partido comunista, bajo el liderazgo de un factótum soviético llamado Kim Il Sung.

¿Quién fue Kim Il Sung?

En coreano el apellido va primero. "Kim” es el nombre de familia de uno de los líderes de las guerrillas coreanas que apoyaron a los comunistas chinos, hasta la Segunda Guerra Mundial, y que durante ésta pelearon con el ejército rojo. (El lector debe tomar en cuenta que Corea es fronteriza con China y que China lo era con la Unión Soviética). 

Kim se llamó a sí mismo "Il Sung”, lo que significa algo así como "él que nace con el sol”. Se supone que hizo esto en honor a un combatiente fallecido, pero retrospectivamente se puede especular que el hecho mostraba que tenía otras ideas además del marxismo que decía profesar. 

A diferencia de Mao Zedong, Kim no era un intelectual ni mucho menos, pero sí un líder popular entre sus hombres. Pese a que había vivido la mayor parte de su vida fuera de Corea y apenas sabía escribir en el idioma de su país, los rusos decidieron que dirigiera el Partido del Trabajo del Corea y, por tanto, rigiera sobre el país organizado, a imagen de la Unión Soviética, como un régimen de partido único.

La alianza con China

En 1946 Kim Il Sung gobernaba Corea del Norte desde la norteña Piongiyang. Desde esa posición ayudó a Mao, a favor de cuya causa había luchado en su juventud. Le envió  armamento y hombres, y dio refugio seguro a su tropas. Este su aporte a la Revolución China sellaría la alianza entre el gobierno izquierdista a la que ésta daría lugar en 1949, y su "casa”. 

En este momento, sin embargo, Kim todavía era un representante de Stalin, mientras el comunismo soviético seguía siendo el tutelar para todos los marxistas del mundo, inclusive Mao.

La "Guerra Patria”

Con el mismo nombre con que Stalin bautizó a la guerra contra los nazis, la "Guerra Patria”, Kim inició en 1950 la conquista de Corea del Sur, con el propósito de reunificar su nación. Stalin le permitió hacerlo y le dio cierto apoyo, pues pensaba que el presidente estadounidense de entonces, Harry Truman, no respondería; en cambio, Mao se mantuvo inicialmente al margen.

Tomadas por sorpresa, las tropas de Corea del Sur fueron barridas y casi desalojadas de la península. Pero Estados Unidos sí reaccionó. Logró que las recién creadas Naciones Unidas intervinieran en defensa del país derrotado y mandó tropas -comandadas por el general MacArthur- las que, pese a las deficiencias presupuestarias que les hicieron sufrir, primero recuperaron el territorio perdido y luego avanzaron al norte, llegando casi al río Yuan, en la frontera con China, haciendo escapar al gobierno de Kim. 

Éste hubiera desaparecido de la historia si sus amigos chinos, asustados por la cercanía del ejército estadounidense, no hubieran entrado en el territorio coreano a defenderlo. Pagando un alto precio en vidas, obligaron a las tropas estadounidenses y sureñas a retirarse hasta el paralelo 38, es decir, a la frontera anterior. Al final, el "empate” en la guerra consolidó esta división. El tratado de armisticio, firmado en 1953, estableció una "zona desmilitarizada” entre ambas Coreas. 

La guerra que Kim había empezado y con la cual no había logrado nada costó alrededor de 2,5 millones de vidas, casi medio millón de ellas de nacionalidad china.

Pese a ello, Kim volvió al poder con el apoyo de Pekín y de Moscú.
 
El contenido de la ideología "Juche”

Después de la Guerra de Corea, ambos países tenían que reconstruirse. Corea del Norte lo debía hacer, se esperaba, con ingente ayuda soviética y china. 

En ese momento, Stalin murió y su sucesor Jkrushov decidió desembarazarse de Kim Il Sung, el cual había imitado el "culto a la personalidad” de Stalin, queJkrushov combatía por considerarlo incompatible con el comunismo. Si el líder ruso había sido el "padre” de la Unión Soviética, Kim lo era de Corea del Norte.

El ataque a Kim provino de la facción pro-soviética y de la pro-china del partido coreano. A diferencia de Kim, los líderes de estas facciones, aunque de probada trayectoria comunista, eran percibidos como "no coreanos”. Entonces, para enfrentarlos, Kim elaboró un discurso ideológico alternativo al estalinismo y al maoísmo, que en su posterior desarrollo se denominaría "Idea Juche”. 

La "Idea Juche”

"Juche” es la palabra coreana para "sujeto” y se entiende como "sujeto centrado en sí mismo”, lo que tiene un sentido humanista (lo importante es el ser humano, no las fuerzas económicas impersonales del marxismo) y otro nacionalista, pues este sujeto no puede ser otro que el pueblo norcoreano, que encuentra la forma de rehabilitarse y vencer con sus propias fuerzas, sin depender de extraños. 

Fue con esta ideología, sumada a las artimañas políticas ordinarias, que Kim Il Sung respondió al desafío de los "foráneos” y los purgó del partido. Su victoria le dio el poder absoluto. 

Aunque más adelante se aliaría con Pekín en contra del "revisionismo” de Jkrushov (el ataque de éste al estalinismo), solo lo haría para consolidar su independencia nacional frente a las corrientes marxistas internacionales.

El aislamiento Juche

Poco a poco Corea del Norte se fue aislando del resto del mundo. Al principio la "Idea Juche”, de autosuficiencia, se presentó como la versión más avanzada del marxismo-leninismo, como otras corrientes ya habían hecho antes con sus propios "ismos”. Kim señaló que el fracaso del socialismo en Europa se debía al intento de "repetir mecánicamente” la experiencia rusa, mientras que los coreanos harían un "socialismo a nuestro estilo”.

Pero luego esta ideología comenzó a defenderse como algo separado del marxismo-leninismo, como el pensamiento para "una nueva era de la humanidad”. El marxismo-leninismo, se dijo, había quedado obsoleto; la Idea Juche conservaría protegida a Corea frente a desviaciones como la reforma capitalista de China luego de la muerte de Mao.

La "Idea Juche” propone una sociedad colectivista, cuyos medios de producción estén en manos del Estado, pero además autárquica, es decir, aislada e independiente; también señala que el motor de la transformación social no son las fuerzas transindividuales estudiadas por Marx, sino las masas: es una ideología de "auto-confianza” política; empero, reconoce que para lograr sus objetivos las masas necesitan de un "gran líder”. 

Este "gran líder” es, se piensa, una reencarnación del dios creador del mundo, alguien que lo manifiesta. Esta reencarnación, que dio inicio a la "era Juche”, se dio en 1912, año de nacimiento de Kim Il Sung. 

El "gran líder” es el padre de las masas. Uno y otras forman la "familia” coreana, tienen un compromiso inexorable con la propia comunidad. Realizan su felicidad  por sí mismos y al centrarse en sí mismos. Al encarnar el destino de la patria, tanto el "gran líder” como las masas no pueden ser menos que infalibles, puros y perfectos. 

Un "nacionalismo religioso”

Se trata, en suma, de una ideología ultra-nacionalista, de exaltación de un pueblo por encima de todos los demás, que establece una jerarquía indiscutible y que sustituye la visión económica y clasista del marxismo por una concepción social organicista y personalista: el líder y las masas se expresan mutuamente y forman un "organismo”.

Lo lógico es que un poder de este tipo se renueve por medios dinásticos: si los Kim gobiernan es porque han nacido para mandar. Los demás, en cambio, han nacido para obedecer y deben hacerlo gozosamente, a fin de asegurar que la nación se libere.

A imagen de las de la Antigüedad, esta sociedad está formada por tres clases, que no se espera disolver: la obrera, la campesina y la de los letrados, que incluye a los funcionarios, los militares y los intelectuales. Todas las clases valen lo mismo, haciendo otra diferencia con la ideología comunista ordinaria. Todas obedecen de igual manera al monarca-secretario general y a la casta directiva del partido. 

Puesto que el "pueblo elegido” siempre está amenazado por enemigos externos e internos, debe ser un pueblo en armas. De ahí que la expresión máxima de su autoconfianza sea la política "Songun” o "Lo militar es primero”, por la cual el colectivismo norcoreano, que comienza en la economía estatal, se consuma finalmente en la "defensa militar de la revolución en cualquier circunstancia”. Debido a la Songun, la Comisión Nacional de Defensa se constituye en la principal y más elevada institución del poder norcoreano; el partido no se distingue de las Fuerzas Armadas (que con sus más de dos millones de efectivos son las más grandes del mundo) y el Gran Líder es sobre todo un jefe militar.

Puede verse que la "Idea Juche” constituye, más que en una concepción política, en una religión que lleva consuelo nacionalista y ofrece alimento espiritual a un pueblo despojado de sus antiguas creencias por las guerras y la revolución. Igual que en la Edad Media, esta religión asegura, con argumentos racionalmente incontrastables, el dominio de un estamento dominante, que en este caso es la dinastía Kim.
 
 
 

 

27
40