La Paz, Bolivia

Jueves 21 de Septiembre | 12:02 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Ensayo

Sobre el amor

El amor en todos los tiempos, todas las formas y todas las perspectivas: un revelamiento que dice algo sobre su esencia.

Sobre el amor
Jorge Bolaños Gamarra Ensayista

El amor pertenece a la esfera de lo inexpresable. Está lleno de silencios que no pueden ser superados. Rebasa nuestra capacidad de ponerle palabras. 

Superar la barrera de lo indecible es una meta difícil de alcanzar para la ciencia. Si bien el amor es una cuestión esencial para disciplinas como la sociología y el psicoanálisis, la indagación de los sentimientos humanos no puede ser realizada sin acudir a la literatura. 

Hacer literatura sobre el amor, abordándolo de manera frontal u oblicua, implica darle voz literaria a las fantasías del individuo. Escribir es reinventar el mundo a través del texto. Cuando escribimos un poema a la persona amada, estamos intentando reordenar la relación existente entre realidad y fantasía a favor de nuestro ego, de nuestro yo que se enamora y que se siente crónicamente incompleto. Amamos aquello en lo que queremos hallar una respuesta sobre nosotros mismos. 

Amar algo es empeñarse en que exista. Es rehusarse a admitir la posibilidad de un universo en el que la cosa amada, persona o idea, no esté presente. 

Una experiencia atópica

La palabra deseo tiene origen en la expresión latina "de-sidera”, la cual era utilizada para referirse a la imposibilidad de los adivinos de hacer adivinaciones a causa de la ausencia de estrellas en el cielo. Desear es carecer de puntos de referencia, y no porque éstos hayan desaparecido, sino porque nosotros, por alguna razón, nos hacemos incapaces de asirnos de ellos. San Agustín decía: Mi amor es mi peso; por él voy dondequiera que voy.

Estar enamorado es una experiencia atópica. No importa cuántas veces nos suceda, el sentimiento de incomprensión siempre será experimentado como algo nuevo. La fuente del misterio nunca se agota. La ilusión de necesitar a alguien siempre será una fábrica de fascinación. 

La incapacidad de amar, el rechazo al "poder-querer”, es uno de los mayores males de nuestro tiempo. 

En la tradición anterior al romanticismo, el amor era considerado una enfermedad. Incluso se tenían identificados ciertos síntomas asociados a él. Era natural en el enamorado el experimentar ansiedad, dispersión mental, encandilamiento y confusión. Si es cierto que el amor hace que tengamos una percepción distorsionada de la realidad, eso tiene que deberse a la naturaleza psicológica y corporal del fenómeno amoroso. Estar enamorados afecta nuestro cuerpo y nuestra mente.

Diversidad amorosa

El amor puede tener múltiples objetos. Es común que se hable del amor al prójimo, el amor a la patria, el amor materno, el amor filial. El amor de los esposos, una formación social estrictamente moderna, es el nexo creado entre la vida emocional del sujeto y el régimen de relaciones sociales que el liberalismo creó. En las sociedades contractuales, amar es contraer matrimonio, es decir, amar es asumir un compromiso exhortativo. 

Jung decía que el amor es una de las grandes potencias del destino que se extienden desde el cielo hasta el infierno. Se trata de una interpretación platónica del amor. Para el idealismo filosófico el amor es una idea pura que nos gobierna desde afuera. Para el materialismo científico  el amor es una fuerza que nace en la psique del individuo y que se manifiesta a través de ciertas estructuras sociales como el noviazgo, la familia e incluso la infidelidad. 

El amor pasional es diferente del amor romántico. Mientras el primero está referido al amor como éxtasis religioso, el segundo es la reconversión del delirio sentimental en un elemento más de la vida cotidiana. El amor romántico, organizador, está regido por ciertas prácticas (el cortejo, la unión de pareja, la sexualidad monogámica) que son definidas de antemano por la sociedad. El amor pasional, desorganizador, es creativo y es destructivo. Es por eso que constituye una amenaza para el orden social. Conduce a la destrucción de las instituciones sociales existentes. Es revolucionario. Raoul Vaneigem decía: "Quien habla de revolución y no sabe lo que es el amor, tiene un cadáver en la boca”. 

Sociología del amor

El amor surge del llamado "impulso necio” del hombre. Es una fuerza pulsional, biológica incluso, que está subordinada a las fuerzas impersonales del capitalismo y el patriarcado. Todo lo que hacemos es intrínseco a nuestro cuerpo y también a la sociedad.  

En la Europa anterior al Renacimiento, los matrimonios se realizaban por contrato por circunstancias económicas. En la clase trabajadora, el matrimonio servía para organizar el trabajo agrícola y asegurar la subsistencia familiar. La pasión sexual no tenía mucho espacio en esta forma de unión de pareja. 

La licencia sexual y la liberación pasional es un producto estrictamente aristocrático. En el pasado, la expresión de la individualidad a través del juego romántico con múltiples parejas fue una práctica propia de los estratos aristocráticos, separados el mundo del trabajo rutinario. Hoy en día, esta tendencia es dominante. Ha habido una transformación de la intimidad que ha hecho que las personas construyan su historia personal teniendo sucesivas parejas con las cuales no se tiene un compromiso duradero asociado a la subsistencia económica.  

Si bien el amor romántico es más racional y rígido que el amor pasional, incorpora algunos de los ideales de éste: el sentimentalismo, la atracción física, el novelismo. 

El amor romántico, el que hoy en día es practicado por todos nosotros, surgió en el siglo XVIII como resultado de la asimilación entre la cultura romanticista y la concepción católica de las relaciones de pareja. Llegó a nosotros a través de la colonización. Tiene una importante dimensión novelesca porque apareció junto a la novela romántica. El consumo cultural tiene una influencia determinante en nuestra forma de practicar el amor. En el novelismo, las personas tratan de darle un cariz novelesco a su vida personal: ven su vida como una narrativa romántica. 

La amalgama entre amor y libertad individual está dando lugar a una nueva forma de construir nuestra intimidad. 

3
1

También te puede interesar: