La Paz, Bolivia

Jueves 21 de Septiembre | 11:51 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Letra 7

Superhéroes de Netflix

Los aportes del “sub-universo” con superpoderes de Netflix. Un análisis de Daredevil, Jessica Jones, Luke Cage y otras series.

Superhéroes de Netflix
Rodrigo Ayala Bluske Director de cine
 
Un "universo compartido” es el término que se ha acuñado para describir un determinado conjunto de películas que poseen determinados elementos comunes (personajes, lugares, estilo, etc.). 

Gracias a estos "universos”, las empresas pueden reforzar las películas intercambiando personajes, realizando anuncios de los siguientes productos a ser lanzados, estableciendo nexos que den cierta continuidad a las historias, y en definitiva, construyendo una unidad conceptual y estilística que contribuya a asegurar la fidelidad de la taquilla. 

El "universo” más exitoso en estas épocas es el formado basado en los personajes de la Editorial Marvel (producidos por Disney), como IronMan, Thor, Capitán América, El Hombre Araña, Hulk, etc.  Unos pasos atrás en cuanto a iniciativa (y con algunos traspiés, sobre todo en las adaptaciones de Superman) se encuentra el "universo” basado en los superhéroes de Detective Comics (DC); vale la pena remarcar que a este conjunto pertenece la trilogía sobre Batman realizada por Christopher Nolan, elogiada en forma unánime por la crítica. 

En este contexto, lo que ha hecho Netfilx es desarrollar una especie de "sub-universo”, utilizando a determinados personajes de Marvel aunque sin una conexión evidente (por lo menos hasta ahora) con el universo cinematográfico de esta misma empresa. 

Eso sí, la propuesta tiene algunos puntos en común con la visión que Nolan dio a sus diferentes  Batman. Las miniseries de Netflix optan también por tener un carácter realista y cierto aire orientalista, centrado en las artes marciales y las logias milenarias (elementos presentes sobre todo en la primera cinta de la serie de Nolan,  Batman Inicia, de 2005).

Uno de los grandes méritos de este "sub-universo” ha sido el delimitar geográficamente sus historias, identificando a sus personajes con la ciudad de Nueva York (especialmente con los barrios pobres y conflictivos como Harlem y HellsChicken). De ahí que varias de las historias, especialmente las de Daredevil y las de Luke Cage, tengan cierto contenido "cívico-ciudadano”.

Ambos son superhéroes preocupados por los problemas de la gente de la calle: la pobreza, la delincuencia, la marginalidad. Esta ligazón de los personajes con la realidad permite a los guionistas darles una identidad de la que generalmente carecen en las películas (Daredevil es católico en serio, Luke Cage es reivindicacionista negro), y, por tanto, dotar de mayor verisimilitud a sus contradicciones y su accionar. 

Tampoco es casual que en estas series los villanos generalmente estén escudados en las grandes empresas, donde las corporaciones multinacionales se asocian con las logias siniestras; de alguna manera entonces se trata de una versión más del hombre de a pie, luchando contra los ejecutivos de cuello blanco. 

Daredevil, Jessica Jones,  Luke Cage

Las cuatro miniseries en las que se desarrollan estos tres personajes constituyen lo mejor de la propuesta. 

En Daredevil, primera temporada (2015), encontramos a un abogado ciego, que ha adquirido poderes especiales y que junto a su amigo Foggy Nelson tiene un bufete que se especializa en ayudar a los pobres. En el camino se enfrenta al poderoso y sofisticado hombre de negocios Wilson Fisk, que insinúa una incipiente conexión con un entramado criminal mayor. 

En la segunda temporada (2016) la propuesta se desarrolla plenamente; el mundo de la calle se funde sin traumas con el entramado fantástico milenarista, que da vida al conflicto principal de la serie: la vieja logia  La Mano que lucha por el dominio del mundo contra los justicieros de  La Casta. En esta segunda temporada es donde también aparecen otros superhéroes clave que contribuyen a enriquecer la historia: la ambivalente Elektra y el confundido y violento Punisher. 

Si Daredevil es un héroe con espíritu cívico, Jessica Jones tiene una personalidad dañada y sufre de estrés postraumático, lo que la conduce al alcoholismo. La mayor parte de quienes rodean a Jessica son marginales y ella, junto a su hermanastra Trish, lucha por encontrar estabilidad emocional.

Jessica Jones tiene una fuerza física excepcional y por eso su enfrentamiento con Kilgrave, un villano que posee la capacidad de dominar su voluntad, es interesante; de alguna manera la serie nos ilustra sobre la crueldad y las frustraciones del poder absoluto.

Luke Cage, un convicto sometido a experimentos químicos, también es fuerte y además posee una piel resistente a cualquier tipo de impacto. Cage vuelve de la cárcel a su barrio, Harlem, y entabla una pelea contra los gangsters que distribuyen droga y corrompen a mansalva. El ideal de Cage es el mismo de los dirigentes reformistas negros de los 60 y 70: luchar por la igualdad racial y en definitiva la integración pacífica pero igualitaria de la sociedad del norte. 

 Puño de Hierro, Los Defensores

En  Puño de Hierro  (2017) y Los Defensores (2017) el conflicto general que plantea el sub-universo, la lucha contra La Mano termina de desarrollarse; sin embargo, a pesar de, o quizás por ello, nos encontramos con un marcado declive de la propuesta narrativa. 

El mayor problema de  Puño de Hierro  es que su personaje principal, Danny Rand, es plano y carece de la profundidad de los restantes protagonistas. Rand es un multimillonario, devenido en un luchador místico de kung fu, que retorna a Nueva York después de varios años de ausencia.
 
Pero si podíamos entender las acciones de los otros héroes merced a sus historias personales y el contexto en que se encontraban, en  Puño de Hierro  las contradicciones del protagonista terminan reducidas a diversas rabietas. 

En  Los Defensores  el pecado es mucho mayor; no solo se trata de superficialidad, sino de una narrativa trunca, simplemente aburrida. A veces da la impresión de que guionistas y realizadores solo se preocuparon por "cumplir” con el "crossover”, la reunión del conjunto de superhéroes. Si en las anteriores propuestas las calles eran parte del planteamiento dramático, en ésta la ciudad podría haber sido cualquiera. Inclusive la villana principal, interpretada por SigourneyWeaver, es una mala versión femenina de Wilson Fisk, el memorable antagonista de Daredevil, interpretado por Vincent de Onofrio. 

En todo caso, vale la pena destacar las ventajas que una vez más la televisión comercial ha mostrado, frente a muchos de sus pares del cine. Las películas de superhéroes, debido a su necesidad de llegar al "gran público”, finalmente terminan siendo simples collages de efectos especiales, escenas de acción y gags de humor (en el mejor de los casos). 

El mayor margen de metraje y la ausencia de una presión comercial tan intensa, posiblemente sean los factores que posibilitan el que series como las reseñadas puedan desarrollar propuestas interesantes, con algo de novedad en esta época de productos globalizados.

9
6

También te puede interesar: