La Paz, Bolivia

Miércoles 18 de Octubre | 17:58 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias

La importancia del registro de marcas

Según la Decisión 486 de la Comunidad Andina, el derecho al uso exclusivo de una marca se da cuando el titular la registra o inscribe ante el Servicio Nacional de Propiedad Intelectual (SENAPI).

La importancia del registro de marcas
Arturo W. Franco *

En Bolivia existe una baja cultura del registro de marcas de empresas. A pesar de que muchos emprendedores han logrado crear su marca e introducir su producto a mercados nacionales e internacionales, han olvidado un proceso muy importante, y a la vez simple, como es el registro de su marca.

Pero, ¿a qué nos referimos con una marca? La marca es cualquier signo apto para distinguir productos o servicios en el mercado, siendo posible registrar los signos susceptibles de representación gráfica compuestos por dibujos, combinaciones de palabras, letras, envases, figuras y formas tridimensionales.

No hacer el registro de la marca acarrea consecuencias para el emprendedor, puesto que otra empresa, al hacer el registro de la misma, podría interponer una demanda a la empresa creadora de la marca, con lo cual llegaría a cerrarle mercados.

De acuerdo con la revisión de la Decisión 486 de la Comunidad Andina, se manifiesta que: "El derecho al uso exclusivo de una marca se adquirirá por el registro de la misma ante la respectiva oficina nacional competente”.

Es así que, el nacimiento del derecho a una marca de forma exclusiva se da cuando el titular registra o inscribe ante Servicio Nacional de Propiedad Intelectual (Senapi). En este sentido el derecho de ese registro le confiere al titular la posibilidad de impedir que terceras personas usen su marca sin autorización e incluso impedir que usen marcas idénticas o similares a la suya.

Sin embargo, cuando no se realiza este registro otras empresas secundarias pueden hacerlo ante la autoridad competente (Senapi), con lo cual empresas originales se verían perjudicadas y además obligadas a cambiar su marca y, de no hacerlo, son susceptibles de sanciones económicas por hacer uso de una marca.

Por otra parte, en relación a la Decisión de la CAN, se observó la existencia de un vacío legal respecto a la territorialidad y la delimitación del uso exclusivo de la marca, aspecto que el Tribunal de Justicia de ese Organismo Internacional, mediante Proceso 33-ip-2000, definió que en aplicación del principio del ius prohibendi, la única forma de adquirir el derecho al uso exclusivo de la marca es por medio del registro, el cual le permite a su titular ejercer el derecho de propiedad para impedir que terceros utilicen su marca  sin su expreso consentimiento en bienes o servicios idénticos o similares. 

En ese sentido, el registro marcario confiere al titular de la marca, en el país de inscripción, el derecho al uso exclusivo de la misma y con las limitaciones y excepciones establecidas por la ley comunitaria.

Es por ello que el registro de la marca confiere al titular en el país de inscripción el derecho al uso exclusivo y al ejercicio de impedir que terceros la usen sin su autorización, haciendo prevalecer su derecho. 
Si el titular desea exportar su producto a otros países necesariamente deberá registrar su marca en todos los lugares en los cuales usará la misma.

Siguiendo la señalada Decisión, se establece que las marcas registradas tienen una vigencia de 10 años y al vencimiento de dicho plazo pueden ser renovadas por periodos similares de forma indefinida.

En estos años de ejercicio profesional, he sido testigo de muchas ideas de negocio que se ponen en marcha. No obstante, desafortunadamente la viveza criolla hace que otras personas se adueñen de esa marca y realicen su registro efectivo, con lo cual el creador ya no puede hacer uso de su marca.

Así, por ejemplo, el caso de una empresa exportadora de prendas de vestir con mercado en los Estados Unidos al cabo del tercer año fue desplazada por una empresa peruana que  hizo su registro en dicho país, quitándole el mercado al emprendedor boliviano por la falta de información de registro de marca.

Este hecho, como muchos otros, generan desventajas a los emprendedores, que por la desinformación y/o la falta de asesoramiento sobre el registro de marcas se ven perjudicados, por lo que es preciso que las personas dedicadas a actividades empresariales de exportación tomen muy en cuenta la importancia que conlleva  hacer un registro de marca.
 
10 años es la vigencia que tienen las marcas que se registran en el Senapi. La renovación se puede hacer de forma indefinida.

* El autor es administrador de empresas con especialidad en comercio internacional.

12
0

También te puede interesar: