La Paz, Bolivia

Miércoles 24 de Mayo | 11:38 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias

La banca y el espíritu emprendedor

Estas inversiones del sistema financiero, por el ritmo acelerado de crecimiento, no están siendo acompañadas por una política adecuada en la gestión integral de los recursos humanos.

La banca y el espíritu emprendedor
Jorge Velasco *

La banca nacional se ha convertido en una industria intensiva en capital. En efecto, en la última década los bancos han hecho importantes inversiones: en tecnología de la información y comunicación, en  nuevas plataformas informáticas, en la apertura de nuevas sucursales y agencias bancarias, así como  en la instalación  de  cajeros automáticos, con el objeto de dar un mejor servicio y  llegar a más clientes a lo largo y ancho de todo el país, como parte de su estrategia  comercial y  de bancarización. 
 
La mayoría de los bancos múltiples han renovado sus plataformas informáticas y están instalado fábricas de créditos para  procesar sus operaciones con costos más bajos un mayor volumen de transacciones, con la visión de que, en mercados maduros, gana quien tiene ventajas en costos, dispone de productos innovadores  y posee mayores redes de distribución.
 
Sin embargo, estas inversiones del sistema financiero, por el ritmo acelerado de crecimiento, no están siendo acompañadas por una política  adecuada  en la gestión integral de  los  recursos humanos, más bien se aprecia  un deterioro, puesto que en esta industria la calidad de los servicios que se brindan, la adecuación de los productos / servicios que se comercializan y las órdenes que se procesan dependen de quienes intervienen y se relacionan con los clientes, es decir, de los empleados que están en contacto directo con ellos. Este hecho se puede percibir por el creciente número de quejas a la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI) y la alta rotación de personal que se tiene en la banca.
 
Por eso es pertinente a estas alturas cuestionarse cómo afrontar el crecimiento futuro de la banca y la gestión de sus recursos humanos,  si es mejor bajo el modelo tradicional "por objetivos” o más bien apostar por un nuevo modelo basado en los "valores”. 
 
En el modelo tradicional, los empleados tienen objetivos que cumplir anualmente para posteriormente ser evaluados y ver su grado de cumplimento, con el fin de   recibir  algún tipo de compensación adicional. En este modelo muchas veces la presión y la rutina pueden perjudicar el desempeño de los empleados que se ven limitados y puede tener más bien un efecto contrario que el que se busca, alentando la rotación de personal.
 
En  un mercado maduro, altamente competitivo y con márgenes financieros que se tienden a estrechar, la alternativa es gestionar los recursos humanos bajo el modelo de valores, donde uno de los pilares es la confianza y el espíritu emprendedor, donde la clave es crear un ambiente de libertad  para que surja la iniciativa y que se encuentren soluciones más creativas.
 
Por mi experiencia en la banca, soy un convencido de que cuando se siembra el espíritu emprendedor y se crea un ambiente que motiva  la innovación, la respuesta de los empleados es altamente positiva. Esto es así porque aflora el talento y son capaces de percibir las oportunidades que se dan en el mercado, así como  los problemas de la organización, planteando soluciones creativas como nuevos productos o servicios, nuevos modelos de negocio o mejoras en los procesos. Después de esta etapa es importante continuar con  la implementación y ejecución de estas iniciativas para llegar al mercado que, en último término, pueden convertirse en éxito o fracaso.
 
Así  todo depende del esfuerzo, la ilusión que se ponga en el trabajo y la perseverancia para alcanzar las metas y objetivos propuestos.
 
Los bancos se distinguen por la calidad de sus empleados y ellos desean que su trabajo tenga sentido, retos  y sueños, porque como bien decía Víctor Hugo: "Las ilusiones sostienen al hombre; las alas, al pájaro”.  
 
Por ello, es hora de sembrar el espíritu emprendedor y descubrir  el talento  en la banca.

*El autor es especialista en cultura emprendedora.
¿ TE GUSTA ESTA NOTICIA ?

También te puede interesar: